¿Beneficia el órdago de Escotet a Liberbank?

La oferta de Abanca influirá en el futuro de la operación que afronta la entidad de raíz asturiana y Unicaja

La sede central de Liberbank en Oviedo
La sede central de Liberbank en Oviedo

Liberbank afronta un nuevo cortejo financiero aunque aún se desconoce el novio definitivo e incluso si la boda cuajará. La oferta de Abanca para hacerse con la entidad de raíz asturiana ha irrumpido en pleno proceso de fusión entre Liberbank y Unicaja, una operación que seguía su curso, aunque ahora con cambios en el guion. Porque Liberbank y sus accionistas podrían ser los grandes beneficiarios de este órdago de Juan Carlos Escotet, el asturvenezolano (su madre es asturiana) que está dispuesto a ofrecer 1.700 millones a los accionistas por Liberbank.  En plena disputa por el peso que Unicaja y Liberbank deberían tener en la fusión, la opa puede forzar a la entidad andaluza a rebajar sus pretensiones en beneficio de la asturiana.

La hoja de ruta de la fusión entre Unicaja y Liberbank sigue en teoría su rumbo, aunque la negociación sobre el canje de acciones puede variar. Marzo podría haber sido un mes clave en el proceso, aunque la propuesta de Escotet interfiere y mucho. Según las cotizaciones en bolsa, en verano el peso de la fusión habría dado un 60% a Unicaja y solo un 40% a Liberbank. Sin embargo, ayer mismo, tras la fuerte subida en bolsa, la ecuación se modifica hasta un 53% para la entidad andaluza y un 47% para la de raíz asturiana. La valoración que el empresario asturvenezolano realiza de Liberbank aporta fortaleza y relevancia en la negociación a la entidad de la plaza de La Escandalera. Incluso, según algunas fuentes, le permite abordar el futuro de la sede social, que Unicaja siempre situó en Málaga. Hay otro factor al margen: la convocatoria de elecciones del 28-A y la incertidumbre sobre el ejecutivo que pueda dar luz verde a la operación.

La visión de Unicaja

Unicaja sostiene que la oferta de Abanca no implica «ningún cambio significativo» que haga variar la hoja de ruta anunciada el pasado diciembre. Y se aferra a la comunicación que ha hecho este viernes Liberbank a la CNMV de que no ha recibido «hasta la fecha» ninguna oferta de compra por parte de Abanca, y que sigue trabajando en la fusión con la andaluza. Unicaja ha intentado restar importancia a la propuesta de Escotet: las mismas fuentes señalan que los principales accionistas de Liberbank -las tres fundaciones bancarias y el fondo Oceanwood- sumarían una participación del 32%, de manera que, al superar el 30% la ley de opas obligaría a que la entidad sacara una oferta por el 100%, de 1.700 millones. Y fuentes de Unicaja dudan que la entidad gallega pueda poner esa cantidad sobre la mesa. Liberbank cerró ayer con un valor de 1.441 millones, mientras que Unicaja, que bajó un 4% en bolsa, tiene una capitalización de 1.578 millones.  

Los analistas coinciden en señalar que algunos accionistas de Liberbank pueden estar llevando un juego a dos bandas en el proceso de integración y que buscarían otras vías para ganar peso en la operación. Abanca no ha querido especificar con qué accionistas ha contactado (con «alguno», especifica en un comunicado). Liberbank ha puntualizado que no ha recibido ninguna oferta concreta y según fuentes financieras Escotet  ni se habría acercado a negociar con las fundaciones de Cajastur, Caja Extremadura y Caja Cantabria, que controlan más del 24% del banco. Aunque eso no quita para que Abanca haya contactado con algún otro accionista significativo de Liberbank: el fondo Oceanwood, dueño de un 17%; el mexicano Ernesto Tinajero, con un 7,4 %, o la familia Masaveu, propietaria de un 5,5 %.

Accionistas millonarios

Eso supone ofrecer unos 289 millones de euros a Oceanwood, unos 126 millones a Tinajero y casi 94 millones a los Masaveu, pero también obligaría a Abanca a lanzar una opa si cualquiera de los dos primeros acepta y consigue el visto bueno de las fundaciones, pues pasaría a controlar más del 30% de Liberbank. Al resto de los accionistas, en ese supuesto caso, les debería proponer la compra de sus títulos también a 0,56 euros, por lo que Abanca acabaría pagando casi 1.300 millones por la participación de más del 75 % que no controlan las fundaciones bancarias.

La unión de Liberbank y Abanca crearía un grupo con más de 1.300 oficinas y cerca de 8.600 empleados, más pequeño que la fusión que ultima Liberbank con Unicaja Banco, que superaría las 1.800 sucursales y más de 10.000 trabajadores. En el aspecto territorial, hay que recordar que Liberbank solo dispone de cinco oficinas en Galicia y Abanca tiene 13 oficinas en Asturias.

Comentarios

¿Beneficia el órdago de Escotet a Liberbank?