Asturias defenderá sus térmicas en las alegaciones a la Ley de Transición Energética

El consejero de Industria asegura que cumplen «con holgura» las exigencias actuales, por lo que no es necesario poner fecha a su cierre sino «adaptarse a su vida útil»

Vista de la central térmica de Soto de Ribera, de la empresa EDP, en las proximidades de Oviedo
Vista de la central térmica de Soto de Ribera, de la empresa EDP, en las proximidades de Oviedo

La continuidad de las centrales térmicas de carbón -Soto de Ribera y Aboño, ambas de EDP- será uno de los principales caballos de batalla entre el Gobierno asturiano y el Ministerio de Transición Energético en las alegaciones que el Principado tiene previsto presentar al anteproyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética. Así lo ha anunciado el consejero de Industria, Isaac Pola, quien ha reiterado que el Gobierno autonómico pretende que dicha transición se lleve a cabo de forma «equilibrada en lo ambiental, lo económico, lo técnico y lo social» y adaptándose a la realidad de cada territorio.

Según Pola, el Gobierno de Javier Fernández ha empezado a estudiar el contenido del borrador de planificación que se trasladará a la Comisión Europea para valorar el posible impacto del proceso sobre la economía asturiana. Son «documentos extensos» que, ha advertido el consejero, hay que durante el periodo de alegaciones en el que el Principado mantendrán los criterios que ha defendido hasta ahora. Para Pola, las térmicas asturianas no sólo cumplen «con holgura» las exigencias actuales, sino que están en condiciones de adaptarse a futuras modificaciones, lo que hace inncesario a su juicio imponer la limitación de su funcionamiento hasta una fecha determinada «en lugar de adaptarse a su vida útil». Pola recalca que ya han realizado las «cuantiosas inversiones» requeridas para adaptarse a la normativa ambiental eurocomunitaria.

Al margen de estas diferencias, según recoge EFE, el consejero ha considerado positivo que de forma paralela el Gobierno anuncie un Plan de Acción Urgente en el periodo 2019-2021 para la reactivación de comarcas afectadas por el cierre de minas, centrales térmicas de carbón y las nucleares de Garoña, en Burgos, y Zorita, en Guadalajara. «Esperemos que en las próximas semanas se concreten algunas de estas actuaciones para paliar los posibles impactos negativos en las cuencas de la desaparición de la actividad minera», ha añadido.

En la misma línea se ha expresado respecto al trámite de urgencia que el Gobierno ha anunciado para el futuro estatuto de la industria electrointensiva que incluirá, ha apuntado, medidas que afectan a los peajes y la configuración de los costes del sistema eléctrico y que debe servir para conseguir un precio competitivo estable y predecible de la electricidad « como demanda la industria»

Comentarios

Asturias defenderá sus térmicas en las alegaciones a la Ley de Transición Energética