La contaminación pone de nuevo en alerta a Oviedo y Gijón

El Principado activa el protocolo en el nivel 1, que incluye restricciones de tráfico, control de empresas contaminantes y prohibición quemas vegetales, además de posibles medidas adicionales desde los ayuntamientos

Nube de contaminación, de Archivo, sobre la zona limítrofe entre Gijón y Carreño
Nube de contaminación, de Archivo, sobre la zona limítrofe entre Gijón y Carreño

El protocolo por contaminación del aire vuelve a estar activo en Oviedo y Gijón. Finalmente, y como habían solicitado ya ayer para la comarca gijonesa y Carreño colectivos ecologistas, el Principado ha decidido poner en marcha en en nivel 1 las medidas previstas ante episodios de contaminación del aire, al superarse los límites de las partículas en suspensión y ante la previsión meteorológica de una ventilación desfavorable para los próximos días. El protocolo ya había estado activo a finales del pasado año y comienzos de 2019 en Oviedo y en las comarcas mineras durante 12 jornadas, situación que se reactivo durante una jornada pocos días después, recuerda EFE.

Lo que hay y no hay que hacer

Este nivel de aviso del protocolo incluye numerosas actuaciones informativas, a las que se suman algunas limitaciones al tráfico (especialmente el pesado y a las operaciones de carga y descarga en zonas urbanas), al uso de la calefacción en edificios públicos, y a obras y actividades que generen contaminación atmosférica. Además, prohíbe también la quema de restos vegetales y, en lo que respecta a la industria, todas las empresas deben extremar las precauciones en los procesos susceptibles de generar emisiones difusas.

El puerto de Gijón deberá, por su parte, reducir al mínimo indispensable las operaciones con material susceptible de levantar polvo y se aconseja restringir el uso del coche y que las personas con problemas respiratorios o cardíacos no realicen actividades que requieran esfuerzo físico al aire libre.

En el resto de la región hasta el momento no se han dado las condiciones para la activación, según ha anunciado el Gobierno regional, que mañana reunirá a la comisión de valoración y seguimiento para estudiar cómo aplicar las distintas medidas de tráfico previstas y otras como las informativas o las restricciones a las quemas y a las actividades industriales.

En las últimas semanas organizaciones ecologistas venían reclamando al Gobierno regional que activase el protocolo y desde la Viceconsejería de Medio Ambiente se advirtió de que esa medida se atiene a una regulación muy estricta y que hasta ahora no se habían dado las condiciones establecidas para ponerlo en marcha. De acuerdo con lo establecido en el protocolo, para proceder a su activación deben darse de forma simultánea dos condiciones, que se superen los umbrales fijados durante al menos 3 días consecutivos en una estación y que exista previsión de fenómenos meteorológicos que dificulten la dispersión de contaminantes en la atmósfera.

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

La contaminación pone de nuevo en alerta a Oviedo y Gijón