Así es la Asturias que sale de la crisis

La región se concentra aún más en Gijón y Oviedo, próximas a recuperar los niveles previos a la crisis. Las ciudades medias y zonas rurales pierden peso y las Cuencas no logran remontar y continúan a la cola

Carril de tren de Arcelor, en Veriña.Carril de tren de Arcelor, en Veriña
Carril de tren de Arcelor, en Veriña

Diez años después de la gran recesión que dejó bajo mínimos la economía asturiana, la región empieza a acercarse a los niveles que registró en 2008 pero con dos velocidades. La Asturias que sale de la crisis se concentra en torno a Gijón y Oviedo, núcleos que están muy cercanos a recuperar los niveles previos a la crisis, mientras que las ciudades medias y zonas rurales pierden peso en términos de empleo. Las Cuencas mineras no consiguen remontar, no son capaces de engancharse a los aires expansivos y continúan a la cola. Estas son algunas de las conclusiones de un estudio elaborado por Regiolab, el centro de investigación económica de la Universidad de Oviedo.

El informe, elaborado por Esteban Fernández y Fernando Rubiera, compara los datos de 2008 con los de 2018 desde el punto de vista de los municipios y constata que el peso de Oviedo y Gijón ha crecido en este lapso de tiempo mientras que el de las comarcas mineras se ha venido abajo y no han sido capaces de aprovechar la fase expansiva (cuatro años consecutivos de crecimiento)

Mercado laboral

Las ciudades de Oviedo y Gijón, junto con los otros municipios de la zona central, concentran una mayor proporción de empleo. Esta ganancia relativa se nutre fundamentalmente de la pérdida relativa sufrida por las Cuencas y en menor medida por Avilés. La tesis del estudio es que la recuperación económica no se ha trasladado completamente al mercado laboral, aunque existen marcadas diferencias dentro de Asturias. Si Asturias había perdido el 10% de afiliados a la Seguridad Social entre 2008 y 2018, Gijón, Oviedo y los municipios del área central superan la media regional y se encuentran más próximos a recuperar los niveles de empleo previos a la crisis.

En el otro extremo se sitúan los municipios situados en las cuencas mineras del Caudal y Nalón, que al finalizar 2018 habían perdido más de un 20% del nivel de empleo registrado en esas mismas localidades en 2008», contrapone el informe. En una situación similar, aunque no tan marcada, se encuentran los casos de Avilés y del grupo formado por los restantes concejos. En el caso de este último grupo, comparten con los municipios mineros una tendencia menos dinámica que la observada en otras zonas que han logrado aprovechar la fase expansiva de la economía experimentada desde 2014 en adelante.

Tendencia

«En general observamos que, tras acumular varios años de moderado crecimiento económico, el conjunto de Asturias empieza a recuperar los niveles de empleo y afiliación existentes hace una década, antes de iniciar la recesión internacional. Sin embargo, la Asturias que sale de la crisis refuerza el proceso de concentración en torno a sus principales núcleos urbanos: Gijón y Oviedo. Nuestras ciudades medias y zonas rurales pierden peso en términos de empleo». Mientras las dinámicas residenciales muestran una tendencia a la dispersión a lo largo de la geografía del área central, el empleo mantiene una tendencia a la concentración en torno a los principales núcleos urbanos y sus áreas de influencia. Es un indicio que confirma la existencia de una dinámica metropolitana dentro del área central de la región.

Valora este artículo

5 votos
Comentarios

Así es la Asturias que sale de la crisis