El 80% de los fuegos son intencionados

El Principado señalá que sólo dos de los incendios podrían estar relacionados con la caída de tendidos eléctricos


La mayoría de las decenas de incendios que en las últimas horas se han registrado en Asturias, y que han obligado a la intervención del Ejército, tienen un origen intencionado y sólo un par de ellos podrían estar relacionados con la caída de tendidos eléctricos.

Según el consejero de Presidencia del Gobierno asturiano, Guillermo Martínez, aún es pronto para tener datos precisos, pero las estadísticas ya indican que más del 80 por ciento de los fuegos forestales son provocados de forma intencionada.

Después de que esta noche llegasen a registrarse de forma simultánea 139 incendios, la situación mejoró esta mañana, con menos de un centenar de focos activos, aunque las previsiones meteorológicas son malas para las próximas horas ya que no se esperan lluvias y sí que continúen los vientos fuertes de componente sur.

De los 99 fuegos activos, las labores de extinción se están concentrando especialmente en 15 y sobre todo en los declarados en Naves, en el concejo de Llanes; Llordón, en Cangas de Onís, y Soto de los Infantes, en Salas.

En estos tres incendios están desplegados los 211 efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) que el Gobierno del Principado requirió anoche para que colaborase con Bomberos de Asturias en la extinción de estos incendios.

En total, son más de 300 efectivos los que están trabajando directamente en la extinción de estos incendios, ninguno de los cuales tiene la categoría de gran incendio, aquellos que afectan a más de 500 hectáreas.

Nueve medios aéreos, entre los propios del Principado y los aportados por el Ministerio de Agricultura, se encuentran hoy operativos y podrán trabajar -ayer no lo hicieron- a pesar de que aún se están registrando ráfagas fuertes de viento, según el consejero.

Por el momento, el incendio más extenso es el que se ha declarado en Belmonte, donde en los últimos días han ardido unas 200 hectáreas de monte.

El fuego no amenaza por el momento ninguna localidad, aunque anoche tuvo que ser desalojada una familia en Allande por la cercanía de las llamas, ya extinguidas, y otra abandonó voluntariamente su casa por precaución.

No obstante, el consejero de Presidencia del Principado ha advertido de que la evolución de estos incendios puede ser muy rápida y que hay que mantenerse alerta y con todo el operativo desplegado

Martínez ha vuelto a apelar a la responsabilidad ciudadana y ha recordado que quemar en estas condiciones «está absolutamente prohibido y que es un delito» con el que, además, se pone en riesgo la vida de las personas que están trabajando en su extinción.

Martínez ha recordado que con estos incendios, y después de un año y medio en el que prácticamente no había habido superficie quemada en la región, se está corrigiendo la estadística y acercando a la media de incendios anuales, que en Asturias tienen especial incidencia en febrero y marzo, y a finales del verano y principios de otoño.

Las últimas oleadas de incendios forestales registradas en Asturias fueron en diciembre de 2015 y octubre de 2017, cuando quedaron arrasadas 16.048 y 12.916 hectáreas, respectivamente; según recogió EFE.

Según la serie histórica elaborada por la Sociedad Asturiana de Estudios Económicos e Industriales (Sadei) desde 1990, el de 2017 fue el peor año al contabilizarse un total de 1.749 incendios que afectaron a 28.182 hectáreas.

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

El 80% de los fuegos son intencionados