A Folixa, la charanga que arrasa

En cuatro años de vida no ha parado de acumular premios; este carnaval ganó en los desfiles de Foz, Ribadeo y Tapia


/ la voz

En su corta trayectoria (se presentó en el carnaval de 2016) la charanga A Folixa de Vegadeo no ha parado de acumular premios. Este carnaval ha vuelto a arrasar, ganando en los desfiles de Foz, Ribadeo y Tapia (y cuartos en Gijón), volviendo a sobresalir por el espectacular vestuario. Es el fruto del buen hacer y del entusiasmo, de mucho trabajo que se refleja en una semana de carnaval. Y aún queda más. La próxima cita a la que acudirán será mañana mismo, al desfile de Barreiros, y seguirán Lourenzá y Mondoñedo. Para la siguiente semana les quedarán los desfiles de Navia, Trabada y Castropol.

A Folixa cuenta con unos 70 socios, casi todos de Vegadeo, y algunos integrante de A Pontenova y Taramundi. «Tenemos la ventaja de tener unas buenas cabezas pensantes. Victoria Abuín diseñó el traje de este año y con la ayuda de algunos socios lo sacó adelante», comenta Arantxa Fernández, socia fundadora de A Folixa. Una de las señas de identidad de A Folixa son los tocados. Este año hicieron una pequeña variación, optando por colgar los adornos principales de la espalda. Son cambios para seguir renovando, consecuencia de un trabajo que cada temporada se inicia en mayo, cuando se elige el traje y comienzan los ensayos.

Un traje cuyo valor ronda los 300 euros: «Solo el calzado ya vale 55», explica Arantxa Fernández. Lo que ganan en premios no es suficiente. Por eso organizan alguna cena, venden lotería y actúan en otras localidades (en la Noche Blanca de Vegadeo y Navia, el carnaval de verano de Ribadeo...): «Lo que ganamos nos da a veces para una cena al final», apunta Arantxa con una sonrisa.

A Folixa suena. Por eso no extrañan los ánimos que recibieron por ejemplo en Foz tras el infarto sufrido por uno de sus componentes, el alcalde de Vegadeo, ahora ya recuperado.

«El ganar viene y va, lo importante es pasarlo bien, nosotros y la gente»

«Nunca pensamos ganar tantos desfiles. Estamos subiendo muy rápido y tememos que la gente que está entrando ahora en A Folixa piense que siempre vamos a ganar, cuando no es lo importante. Tratamos de inculcar humildad, saber ganar, pero más importante es saber perder. Empezamos de cero, con un traje que costaba 30 euros y nos lo pasábamos tan bien como ahora. El ganar viene y va, lo importante es pasarlo bien, nosotros y la gente», apunta Arantxa Fernández. Y concluye: «Cuando empezamos queríamos hacer algo diferente a lo que había, y creo que lo hemos logrado. Antes ganaban siempre las mismas charangas, pero ahora han surgido muchas. Ha sido como un despertar».

Comentarios

A Folixa, la charanga que arrasa