Alimerka refuerza su apuesta por las energías renovables

La cadena de supermercados instalará más de 7.500 paneles fotovoltaicos en su centro logístico de Lugo de Llanera

Instalaciones centrales de Alimerka
Instalaciones centrales de Alimerka

Redacción

La cadena de supermercados Alimerka refuerza su apuesta por las energías limpias y renovables. A su flota de camiones propulsados por Gas Natural Licuado, se une la instalación de más de 7.500 paneles fotovoltaicos en su centro logístico de Lugo de Llanera. Se trata del proyecto de este tipo de mayor tamaño en Asturias, y entrará en funcionamiento en junio. La inversión del proyecto está estimada en dos millones de euros.

La intención de la compañía es que este sistema de energía se adopte de aquí a octubre de 2020 en 16 tiendas de la región, además de instalarla en el cebadero de IGP ternera asturiana que la empresa tiene en Villaviciosa. La suma total de todos estos paneles alcanza los 1,65 MWp instalados, lo que reducirá en 655 toneladas las emisiones de CO2 a la atmósfera, según indican desde la empresa. Alimerka busca mediante estos proyectos disminuir el consumo energético de su red de distribución y alimentar entre otras, y proporcionalmente, el frío industrial de sus instalaciones, mover su maquinaria de proceso e, incluso, iluminar sus oficinas y demás consumidores del centro logístico, con lo que reducirá en torno a 1028 toneladas al año el CO2 emitido a la atmósfera gracias a sus 2,41 MWp instalados.  

Se trata de una apuesta que Alimerka inició ya en 2017 en su tienda de Laguna de Duero (Valladolid) que cuenta con 322 paneles fotovoltaicos, la primera en incorporar este sistema que extenderá a otros supermercados del grupo a lo largo del próximo año. Estos últimos proyectos retoman las medidas llevadas a cabo por la empresa para avanzar en la reducción de emisiones contaminantes. 

Camiones propulsados por Gas Natural Licuado

La movilidad sostenible es una de las apuestas principales de la compañía, y prueba de ello ha sido una de sus últimas apuestas. La empresa ha culminado un proceso de renovación de todos sus vehículos, algo en lo que han invertido más de 12 millones de euros. En total, son 66 camiones, todos ellos propulsados por Gas Natural Licuado (GNL) que van a reducir las emisiones de CO2 en 2.640 toneladas al año.

¿Qué características de la nueva flota de Alimerka? Los 66 vehículos que componen esta flota, todos ellos de la marca Scania, reducen hasta en un 30% su nivel de emisiones de CO2 -es decir, 40 toneladas menos por vehículo y año, un total de 2640-. Cuentan con una autonomía de 1.000 kilómetros gracias a sus dos depósitos de GNL, que recargan en el centro logístico de la compañía en Lugo de Llanera, donde tienen su propio tanque. En total, recorren más de tres millones de kilómetros anuales, y pueden transportar un promedio de 6 a 12 toneladas de mercancía por vehículo en cada desplazamiento.

Comentarios

Alimerka refuerza su apuesta por las energías renovables