La escasez de fármacos se multiplica por tres en Asturias

ASTURIAS

MARCOS MÍGUEZ

La Agencia Estatal del Medicamento notifica la escasez nacional de hasta 487 presentaciones. La Administración sanitaria y los farmacéuticos aseguran que el suministro está garantizado

15 mar 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

Aspirina, Adiro,  Primperan, Terbasmin, Trankimazin, Dalsy, Almax, Betadine gel, Urbason, Lorazepam, algunos de ellos en diversos formatos. La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios tenía ayer, jueves, un listado de 487 presentaciones de fármacos con «problemas de suministro activos». Daba por resueltos, en los últimos tres meses, otros 168. Entre los que siguen activos, ofrece una fecha aproximada de resolución. En algunos es solo cuestión de días y en otros de semanas. Pero hay unos pocos que no tienen ni fecha o que lo retrasa al 2020. Ese es, por ejemplo, el caso de un formato del corticoide Solu-Moderín. Por su parte, el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacia dispone de un Centro de Información sobre Suministros de Medicamentos, conocido como Cismed, que publica un listado con posibles problemas de suministro elaborado con las notificaciones de las farmacias de todo el país -unas 80 asturianas- que se han suscrito de manera voluntaria. El último boletín, que comprende del 4 al 10 de marzo, incluye 91 medicamentos diferentes, de laboratorios tan fuertes como Bayer, Pfizer o Novartis. 

Tanto la Administración sanitaria como los propios farmacéuticos reconocen que la escasez de medicamentos en Asturias se ha disparado en los últimos meses, sobre todo, en productos de consumo elevado, lo que ha elevado las quejas de los pacientes. Ambos admiten que están preocupados pero también matizan que la población no tiene que alarmarse. El 80% tienen sustitutivo con el mismo principio activo. Del 20% restante, otro porcentaje muy elevado cuenta con un equivalente terapéutico que el médico puede prescribir. El paciente tan solo debe pedir cita con su facultativo. Sí existe un pequeño número sin alternativa. En ese caso, el sistema sanitario público dispone de otros recursos. Cabe la posibilidad de reclamar ese fármaco al extranjero. En el Principado, cada área sanitaria puede realizar los trámites necesarios para cursar la solicitud de ese producto sin sustitutivo en otro país. Tarda unos días más pero este método es eficaz.

La distribución

Juan Ramón Palencia, presidente de la Cooperativa Farmacéutica Asturiana (COFAS), reconoce que en el último año ha habido un incremento de faltas y también lo que denomina suministros erráticos «pero sin llegar a ser una falta de suministro total». No obstante, esta situación ha obligado tanto a las farmacias como a la propia COFAS a pedir de manera continua. Palencia señala que solo se están produciendo problemas sanitarios en casos muy puntuales, porque hay alternativas. «Lo que sí ocurre es que el paciente tiene que ir al médico a cambiar el tratamiento, como sucede con el caso del Terbasmin, el Adiro 300 y otros mucho más. También es un trastorno para la farmacia porque tiene que estar buscando quién lo puede tener y debe dar explicaciones al paciente de las posibles causas del desabastecimiento. Los responsables de la distribución están en la misma situación porque reciben quejas continuas y, al mismo tiempo, deben estar gestionando los canales de emergencia que habilita el laboratorio y que no funcionan», explica.