Los jóvenes claman contra el cambio climático y exigen un transporte público gratuito

Decenas de estudiantes secundan en Oviedo y Gijón la huelga climática internacional. Diez enumeran medidas inmediatas que los Gobiernos deberían poner en marcha

Collage 15-M
Collage 15-M

Oviedo/ Gijón

«¡Ni un grado más ni una especie menos!», «el planeta no se vende», «el capitalismo mata el planeta», «¡si no hay planeta no hay futuro!» o «¡si no hay solución, habrá revolución!» son solo algunas de las consignas con las que este mediodía decenas de jóvenes en Gijón y Oviedo advertían de que no están dispuestos a sufrir en el futuro las consecuencias de que no se tomen de inmediato medidas drásticas para combatir un cambio climático sin freno.

En Asturias, el Sindicato de Estudiantes promovía las dos concentraciones de Oviedo y Gijón para sumarse a la huelga climática internacional convocada por el movimiento Fridays for Future y que está siendo secundada en más de 100 países siguiendo los pasos de la joven activista sueca Greta Thunberg.

En Oviedo, decenas de estudiantes, pensionistas y Kellys se unieron en La Escandalera, en donde el movimiento, transversal y trasngeneracional, pidió a los poderes públicos mayor contundencia hacia los «verdaderos culpables de la contaminación: las multinacionales y el capitalismo». El sindicato estudiantil pidió la nacionalización de las compañías que, a su juicio, «priman los beneficios y las ganancias frente al planeta». Los pensionistas y las kellys apoyaron esta movilización y denunciaron el sistema que daña a estos colectivos.

Luis Fernando Guevara, portavoz del sindicato estudiantil de Oviedo, alertó de que «solo tenemos 12 años para salvar al planeta de una catástrofe», a la vez que puso nombre y apellidos al principal culpable de la contaminación y el cambio climático: el sistema capitalista. Un capitalismo que, añadió, copa las emisiones de CO2. «En Europa, el 60% de las emisiones de CO2 corresponden a cinco multinacionales, y a nivel mundial, el 63% de las emisiones las realizan 90 multinacionales».

Sara Picado Quevedo, del Movimiento de Pensionistas de Oviedo, lanzó una proclama de lucha contra el sistema capitalista, al que acusó de «estar robando el futuro y la posibilidad de vivir dignamente» y conminó a jóvenes y mayores para combatir juntos este sistema «que destruirá el planeta». 

Por su parte, Ana María Nuñez, vicepresidenta de Kellys Unión Asturias, defendió la necesidad de que las empresas de limpieza «utilicen productos ecológicos» y reiteró el compromiso del colectivo de kellys para luchar contra el cambio climático. Una vez realizadas las proclamas, los tres colectivos partieron desde La Escandalera hacia la plaza del Porlier, donde portavoces del sindicato de estudiantes leyeron un comunicado en el que pedían la nacionalización de las grandes multinacionales y remarcaron la lucha que, a nivel global, están teniendo lugar en miles de ciudades contra el cambio climático. Una iniciativa que, según el sindicato, ha vaciado de estudiantes numerosas clases en Asturias.

Pese a que en algunos institutos de Gijón la convocatoria no ha sido bien vista e incluso se llegaron a enviar circulares instando a los alumnos a no participar en ella, en la plaza del Parchís fueron reuniéndose varias decenas de jóvenes estudiantes que, además, estuvieron acompañados por miembros de la Plataforma contra la Contaminación de Xixón. Todos ellos iniciaron una marcha hacia la plaza Mayor, en donde también se encontraban los participantes de la concentración contra el envenenamiento de perros en los parques de la ciudad, que recibieron a los jóvenes entre aplausos.

Por el camino, muchas miradas de sorpresa y alguna que otra sonrisa por parte de adultos que, tarde o temprano, tendrán que acabar entendiendo por qué los jóvenes, que además se muestran incansables, salen a la calle en todo el mundo para luchar por su futuro.

Diez testimonios

Diez de esos jóvenes estudiantes que hoy se manifestaban en Oviedo y Gijón enumeran algunas de las medidas que los gobiernos deberían poner en marcha de forma inmediata para frenar el aceleramiento del cambio climático. La gratuidad del transporte público gana por goleada.  

Llara González
Llara González

1. Llara González. 17 años. Alumna de la Escuela Bellas Artes de Oviedo

«Es necesario reducir los envases y tratar de disminuir el consumo de aquellos productos que utilicen el plástico en su conservación. No se hace lo suficiente para suprimir el uso de este material como envasado, y se debería acelerar las medidas para eliminarlo», asegura.

Cecilia Albella
Cecilia Albella

2. Cecilia Albella. 18 años. Alumna de la Escuela de Bellas Artes de Oviedo

Esta joven quiere que se potencie el reciclaje: «Debería apostarse por bolsas de papel que se reutilicen para evitar usar las de plástico. Esta medida serviría para poco a poco ir eliminando las bolsas de plástico de nuestro consumo diario y decicidirnos por alternativas reciclables».

Max Martín
Max Martín

3. Max Martín. 16 años. Estudiante de Bachillerato en el IES Aramo

Este estudiante propone nacionalizar las multinacionales: «Es clave que los gobiernos tomen las compañías clave que son las que más contaminan. El objetivo de esta medida es el progreso y mejorar las condiciones medioambientales controlando las empresas que más contaminan.

Carlos Mastache
Carlos Mastache

4. Carlos Mastache. 18 años. Estudiante del Módulo de Gestión Administrativa en el Flemming

«Hay que disminuir el consumo de carne y de todos los productos cuyo envasado implique el plástico. Además, se debería apostar por el reciclado mediante bolsas reutilizables para, de esta forma, ir acabando con el plástico», considera.

Yaneva Rivas
Yaneva Rivas

Yaneva Rivas Fernández. 19 años. Biología 

En su opinión, deben reducirse las emisiones de CO2, así como fomentar el transporte público eléctrico, las ayudas a la compra de vehículos de este estilo y la extensión de los puntos de recarga para esta forma de transporte. «Y también promover otras formas de desplazamiento, como las bicicletas».

Tomás Albarenque
Tomás Albarenque

6. Tomás Albarenque. 20 años. Estudiante de FP de Informática y Ciencias Políticas y miembro del Sindicato de Estudiantes

Propone la nacionalización de las industrias estratégicas y un control exhaustivo de las emisiones. «Esa es la consigna principal por nuestra parte», dice, considerando que no se debería culpabilizar a los trabajadores con medidas como la reducción de la velocidad en las carreteras a 90 kilómetros por hora, sino «ofreciendo otras alternativas como el transporte público gratuito y de calidad».

Anahí López
Anahí López

7. Anahí López. 23 años. Estudiante de Pedagogía y miembro del Sindicato de Estudiantes

En su opinión, debe acometerse una nacionalización de la tierra, de la industria ganadera y de las industrias de procesamiento de los alimentos. «Queremos que se nacionalicen todos los sectores en favor de los trabajadores», y no beneficiando únicamente a unos pocos a costa de seguir perjudicando al medio ambiente y a la calidad de las condiciones de vida de las personas.

Álvaro Trancón
Álvaro Trancón

8. Álvaro Trancón. 17 años. Alumno de 2º de Bachiller

Estudia la rama de Ciencias de la Salud y quiere que se creen más empresas de reciclaje públicas que estén dirigidas por los trabajadores porque considera que «sería una medida muy buena» para combatir el cambio climático. «Si las dirigen los políticos, según quien gobierne funcionarían o no», asegura.

Lucía Corte
Lucía Corte

9. Lucía Corte. 14 años. Alumna de 3º de la ESO

«La red de transporte público debe ser gratuita y ecológica. Ahora mismo, sobre todo con la contaminación de los coches, me parece fundamental que el transporte sea ecológico para que no se siga contaminando en exceso», asegura esta estudiante.

Miguel Gutiérrez y David Rodríguez
Miguel Gutiérrez y David Rodríguez

10. Miguel Gutiérrez y David Rodríguez. 17 años. Alumnos de 2º de Bachillerato de Ciencias Sociales en Avilés

Ambos son de Avilés y acudieron a la concentración de Gijón con sus propias pancartas. En la de David Rodríguez se podía leer «mis hijos también se merecen comer pescado». Concienciado por la presencia de plásticos en los mares y de microplásticos en el pescado, propone que los barcos de pesca dejen de actuar como industrias y «dejen de tratar al animal como un producto». Gutiérrez, por su parte, también insiste en que los transportes públicos deben ser gratuitos o tengan un precio simbólico, como ya ocurre en Luxemburgo o Eslovaquia, para impulsar su uso en detrimento del vehículo particular: «Hace falta que la gente se conciencia de lo que está en juego».

Comentarios

Los jóvenes claman contra el cambio climático y exigen un transporte público gratuito