Ha sido uno de los debates de la semana la petición del líder del PP, Pablo Casado, para que Vox no se presentara en las circunscripciones pequeñas en favor de su propio partido, como una forma de agrupar el voto de la derecha. En las informaciones incluso se recogió un vídeo, usando metraje de Barrio Sésamo, con Epi y Blas como improbables protagonistas, y que corría por los WhatsApp del PP, para reforzar el argumentario de que que la competición con el partido de Santiago Abascal podría terminar por beneficiar a los socialistas.

La propuesta de Casado fue despachada por parte de Vox de forma tajante en tuiter, antes de iniciar toda una serie de difusión de artículos y gráficos para tratar de contrarrestar los argumentos del PP sobre el «voto útil» de la derecha, con un mensaje en el que el partido ultra afirma que el presidente del PP les «cae bien» pero que le preferían «cuando hablas de reconquista, de proteger nuestras tradiciones y de defender la vida».

Pero lo cierto es que, pese a las protestas de Vox, el partido tiene precedentes, y además totalmente voluntarios, en eso de desistir de presentarse a unas elecciones para tratar de agrupar el voto conservador. Lo hizo en Gijón y lo hizo además para reclamar el apoyo a la entonces alcaldesa de la ciudad y actual candidata a la presidencia asturiana por Foro, Carmen Moriyón.

Fue en el año 2015 y a través de un comunicado, el presidente del partido en Asturias, Rodolfo Espina señalaba que «ante el peligro inminente de que la ciudad más poblada de Asturias caiga en manos de la izquierda y del populismo más virulento, hemos decidido aunar esfuerzos y concentrar el voto del sentido común y la sensatez en la candidatura de Doña Carmen Moriyón, que ha traído el aire fresco que aportan los profesionales en política y no a profesionales de la política, profesionales como los que propone VOX al Principado de Asturias y a los ayuntamientos de Oviedo y Siero». El apoyo a Moriyón en Gijón se lo negaban en cambio al candidato del PP en Oviedo, Agustín Iglesias Caunedo por, según aseguraban, haber aumentado los impuestos y el gasto público «destinado en su mayoría a subvenciones encubiertas y a la financiación de proyectos disparatados y megalómanos innecesarios para la ciudadanía».

El presidente de Vox Asturias se deshizo en elogios hacia Moriyón señalando que «entendemos que el camino iniciado por la actual alcaldesa es el indicado» y reclamando que esperaba «que los gijoneses y todos los asturianos entiendan esta decisión, y lo vean como un acto de generosidad». Por aquel entonces, en abril de 2015, la prensa local de la ciudad recogió la reacción de la alcaldesa y actual candidata de Foro en Asturias afirmando que agradecía esa petición de voto y la valoraba «como un reconocimiento del trabajo realizado». En el presente, en 2019, Moriyón participó de buena gana en la manifestación de Colón que agrupó a los partidos de derecha en protesta contra Pedro Sánchez, con el PP de Casado, Vox de Abascal y un incómodo Albert Rivera por parte de Ciudadanos. En medio de todos estaba la alcaldesa de Gijón.

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

Cuando Vox desistió de presentarse y pidió el voto para Moriyón