Detenido por cuarta vez en cinco años el líder de una banda «asalta casas» en Asturias

El grupo criminal se movía por todo el norte de España

Imagen de archivo de un agente de la Policía científica de la Ertzaintza
Imagen de archivo de un agente de la Policía científica de la Ertzaintza

San Sebastián

La Ertzaintza ha detenido por cuarta vez en cinco años al presunto líder de una banda criminal que se dedica a robar en viviendas de zonas rurales de Gipuzkoa, Álava, Navarra, Cantabria y Asturias, según informa el Departamento vasco de Seguridad y recoge Efe. Este hombre, un argelino de 47 años, está considerado por la Ertzaintza como el cabecilla de una banda a la que se le atribuyen más de 200 robos en zonas rurales desde 2013, todos ellos con la misma operativa, que se iniciaba con la sustracción de vehículos que encontraban con las llaves puestas, en los que se desplazaban para cometer robos con fuerza en viviendas.

La primera detención, resultado de una operación denominada «Kaiku», tuvo lugar en 2013, cuando la Ertzaintza desarticuló este grupo, que había sustraído 28 vehículos, siempre con las llaves puestas, y habían cometido presuntamente 130 robos con fuerza en Gipuzkoa, Álava, Navarra y, en algunas ocasiones, en puntos ubicados en Asturias y Cantabria. La Ertzaintza logró recuperar todos los vehículos sustraídos, que normalmente eran abandonados por la banda por diferentes motivos, como accidentes, falta de combustible o para esquivar persecuciones policiales. En 2014 la Policía Vasca volvió a detectar actividad de este grupo y de nuevo logró desarticularlo, tras contabilizar 58 robos con fuerza en viviendas, para lo que utilizaron 12 vehículos sustraídos, todos ellos recuperados posteriormente. En aquella operación, la Ertzaintza detuvo al cabecilla y a otros dos miembros de la banda, que tenía su base en Errenteria (Gipuzkoa).

Más golpes

Tras este nuevo golpe policial, la actividad del grupo fue inexistente en el siguiente año, aunque de nuevo se reactivó a lo largo de los años 2016 y 2017, hasta que un nuevo operativo, el 26 de mayo de ese año, logró arrestar de nuevo al cabecilla de la banda y esclarecer tres robos con fuerza cometidos en Navarra. Después de una nueva interrupción de la actividad de esta banda, a partir de octubre de 2018 se vuelve a detectar la comisión de sustracción de coches con las llaves puestas en Navarra, Gipuzkoa y Álava, acompañados de robos en viviendas de zonas rurales y pueblos pequeños de estas provincias. Entre octubre de 2018 y marzo de 2019 los investigadores de la Ertzaintza atribuyen a este grupo la comisión de 10 robos en viviendas y la sustracción de 16 vehículos en localidades como Bera de Bidasoa, Oitz, Saldías, Zubieta, Lesaka, Eulate y Akai Arakil, en Navarra, Larraul, Elduain, Usurbil, Legazpi, Mutiloa y ErrenterIa, en Gipuzkoa, y Arraiz-Maetzu en Álava. La Ertzaintza detectó el mes pasado en Usurbil (Gipuzkoa) la presencia de un vehículo Citröen C-4 sustraído en Navarra y estableció un dispositivo de vigilancia sobre él, hasta que el 27 de marzo observó que tres hombres accedían a él.

Los agentes trataron de interceptar el coche, pero los presuntos ladrones se dieron a la fuga y, tras realizar una maniobra que puso en «grave riesgo» la integridad física de los agentes, huyeron del lugar «a gran velocidad en sentido contrario a la circulación», por lo que acabó impactando contra otro vehículo conducido por un vecino de la localidad. Tras el accidente, los tres ocupantes del Citröen huyeron a pie, pero la Ertzaintza logró capturar a uno de ellos, el líder de la banda, al que detuvo por cuarta vez en los últimos cinco años. El presunto ladrón fue puesto el pasado jueves a disposición del Juzgado de Guardia de San Sebastián, que decretó su puesta en libertad provisional con cargos. La Ertzaintza mantiene abierta la investigación para arrestar a los dos individuos que acompañaban al detenido en Usurbil.

Así cayó la banda que robó con violencia en viviendas de Gijón y Villaviciosa

La Voz
;
La Guardia Civil desarticula una la banda que operó en Gijón y Villaviciosa Imágenes de la detención de los imputados por robos a domicilios en el concejo y en Villaviciosa

La Guardia Civil detiene en Albacete a nueve personas especializadas en delitos en viviendas aisladas que robaban con sus moradores en el interior, y que operó en Fano, Quintes y Quintueles

La Guardia Civil ha desarticulado una organización delictiva, especializada en la comisión de robos en casas habitadas mientras los moradores en su interior, que cometió delitos el pasado año en la parroquia gijonesa de Fano y en las localidades de Quintes y Quintueles, en el vecino concejo de Villaviciosa. La 'Operación Carcosa' ha concluido con la detención nueve personas detenidas, de edades comprendidas entre los 18 y los 45 años, a los que atribuye la comisión de 62 delitos en los que, desde marzo de 2018, habrían obtenido un botín valorado por encima de los 200.000 euros por las víctimas. La operación continúa abierta y no se descartan más detenciones o el esclarecimiento de nuevos hechos. Ha sido desarrollada de forma conjunta por las unidades de Policía Judicial de Albacete y de Requena (Valencia), además de por componentes de la Comandancia de la Guardia Civil de Gijón, del Grupo Rural de Seguridad (GRS) de la Guardia Civil de Barcelona, de la USECIC de la Comandancia de Madrid, así como por efectivos del Puesto de Almazora (Castellón). Las investigaciones han sido dirigidas por el Juzgado de Instrucción número cuatro de Requena, interviniendo también los Juzgados de Instrucción número dos de Almansa (Albacete) y número tres de Albacete.

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Detenido por cuarta vez en cinco años el líder de una banda «asalta casas» en Asturias