Abascal apela al «simbolismo» de Pelayo en Covadonga

El candidato de Vox visita la cueva, deja una ofrenda floral a la virgen y carga contra los «enemigos de España» antes de su mitin en Oviedo

;
Santiago Abascal, a los pies de Pelayo El líder de Vox inaugura su campaña electoral en Covadonga, donde ha protagonizado unas breves palabras y ha realizado una oferta floral a la virgen en la cueva

El líder de Vox, Santiago Abascal, ha vuelto a elegir Covadonga, cuna de la Reconquista, para iniciar una campaña en la que apostará por la defensa de la unidad de España y buscará dejar claro que nunca va a pedir perdón «por las obras que hicieron nuestros mayores a lo largo de los siglos». Como ya hiciera hace cuatro años, Abascal ha querido que su primer acto electoral tras la pegada de carteles de anoche fuese en este rincón del parque Nacional de los Picos de Europa donde ha llevado a cabo una ofrenda floral ante la Virgen de Covadonga, «La Santina», a cuyos pies se ha arrodillado y rezado.

Mientras que en la campaña de 2015 el acto pasó inadvertido, en esta ocasión las expectativas depositadas en Vox se han reflejado en la presencia de más de medio millar de seguidores congregados frente a la basílica del Real Sitio con banderas, paraguas o gorras de España.

A ellos se ha dirigido, entre gritos de ¡Viva España!, ¡Viva la Guardia Civil! y «Abascal presidente», para advertirles que en las elecciones del 28 de abril no están en juego un puñado de diputados, sino la unidad del país y la libertad de los españoles, «cuestionada por separatistas, progres, comunistas e islamistas».

Bajo la estatua de don Pelayo que se erige frente a la basílica, Abascal ha asegurado que, aunque haya quien se ría de los símbolos y piense que Vox solo quiere hacer un debate histórico, en su partido no tienen vergüenza en reivindicar los símbolos.

«Estamos hoy en Covadonga para decir que nunca vamos a pedir perdón por las obras de nuestros mayores sino que las vamos a tener como guía de lucha, resistencia y de unos valores asentados en el sentido común que nos han enseñado en nuestras casas», ha afirmado.

Junto a José Antonio Ortega Lara, que vivió un largo secuestro a manos de ETA; al presidente de Vox en Asturias, Rodolfo Espina, y a cabeza de lista por Asturias, José María Figaredeo, Abascal ha avisado de que inician la campaña desde la calma y sin ninguna exaltación y teniendo claro que la unidad de los españoles y su libertad «nunca van a estar en riesgo» y que no están dispuestos a negociarlas.

«Ese es el eje de nuestra campaña: la defensa de las cosas normales, decir que estamos orgullos de nuestra patria, que su unidad no es negociable y que las libertades, frente a quien quiera empequeñecerlas, van a estar garantizada», ha apuntado.

El líder de Vox ha destacado que la campaña del partido verde «está tomando tintes de gran movilización» y que no cesará hasta teñir el país de rojigualda y representar a la buena gente que son los españoles, pero no a quien «para acceder al poder pacta con los separatistas o con los amigos de los terroristas», en referencia al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Desde este enclave donde, según la leyenda, se inició la Reconquista en el año 722 con la derrota de las tropas musulmanes a manos de don Pelayo, Abascal se ha desplazado a Oviedo donde esta tarde ofrecerá su primer mitin de campaña en el Palacio de Congresos de Oviedo, con capacidad para más de 2.100 personas.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Abascal apela al «simbolismo» de Pelayo en Covadonga