Este es el asturiano que aspira a presidir la Comisión Europea

Nico Cué, mierense de nacimiento que emigró a Bélgica con su familia durante la dictadura, es el candidato del Partido de la Izquierda Europea (PIE) para suceder a Jean-Claude Juncker

Nico Cué es el candidato del Partido de la Izquierda Europea (PIE)
Nico Cué es el candidato del Partido de la Izquierda Europea (PIE)

Redacción

En la carrera para presidir la Comisión Europea se ha posicionado con fuerza un asturiano. Se trata de Nico Cué, un mierense afincado en Bélgica que después de 40 años como líder sindical en ese país que se ha decidido a dar el salto a la política ante la intranquilidad que le genera la subida de la extrema derecha. «Uno no se puede estar tranquilo en casa cuando en la calle se vuelven a oír ruidos de botas», ha manifestado en una entrevista. Sabe de lo que habla porque la historia de su familia y la suya propia estuvieron condicionadas por el franquismo, ligadas a la clandestinidad y a la lucha obrera y sindical. Cué  es uno de los seis aspirantes a suceder a Jean-Claude Juncker

Nicanor Cué nació en el barrio mierense de Santa Marina en 1956. Cuenta él mismo que le pusieron ese nombre porque así se llamaba el hermano más joven de su padre, que desapareció en 1934 en el Hospital de Oviedo y del que nunca encontraron el cuerpo. Siendo muy niño vivió la clandestinidad de cerca: su padre fue uno de los primeros de la minería asturiana en introducirse en Comisiones Obreras y colaborar en el desarrollo del sindicato. De hecho veía cómo detenían a cada vez más gente de su barriada tras las huelgas del año 62 hasta que un día su padre dejó de estar en casa. El PCE, partido en el que también militaba, le había advertido que si no salía del país acabaría en la cárcel de Carabanchel, como su tío Pepe, hermano de su madre, que fue detenido y enviado a esa prisión.

El ahora candidato a presidir la Comisión Europea llegó a Bélgica en 1963, una vez que su padre ya había conseguido trabajo en la mina, aunque posteriormente fue mecánico electricista. Un accidente de tráfico truncó la vida de su progenitor en 1968. Fue a partir de entonces cuando la familia se enteró de que había sido el responsable de organización del PCE en Lieja y cuando Cué se empezó a interesar por la política. Eso lo llevó a entrar en las Juventudes Comunistas, donde militó hasta los 19 años, cuando empezó a hacer sindicalismo en la organización sindical belga FGBT. Entonces dejó de tener carné de partido y se ha mantenido al margen de cualquier trayectoria política hasta ahora, después de 40 años como líder sindical y cuando ya había abandonado esta labor.

Obrero del metal, además de secretario general de la federación metalúrgica del sindicato FGBT, Cué reconoce en Diario.es que fueron «dos o tres asuntos» los que le llevaron a decidirse cuando desde el Partido de la Izquierda Europea (PIE) le propusieron que fuera el candidato a la Comisión Europea. Uno de esos asuntos es la subida de la extrema derecha a nivel europeo y su entrada en el parlamento andaluz. «Viniendo de un país que ha sufrido una dictadura con un padre que combatió el franquismo, para mí es algo que no puede dejarnos tranquilos en casa: hay que seguir con la lucha», dice en una entrevista concedida al periódico digital. Además, consideró interesante que al mismo tiempo le propusiera a una artista ser la cocandidata, a la eurodiputada eslovena Violeta Tomic. En su opinión, «personas que están muy pegadas a la realidad de la gente», y es que, si un objetivo tiene en su aspiración a presidir la Comisión Europea es el de impulsar otra Europa, una que apueste por la clase trabajadora. Para ello, trasladará los principios que han guiado su actividad como líder sindical al debate sobre el futuro de Europa.

Cué es uno de los seis candidatos a presidir la Comisión Europea. Un líder sindical (Cué), un investigador (Jan Zahradil), una comisaria europea (Margrete Vesthager), un ingeniero (Manfred Weber), un exministro (Frans Timmermans)  y una experta en estudios islámicos (Ska Keller); Todos se medirán el miércoles en un debate televisado por Eurovisión y que será su carta de presentación ante el electorado. De una hora y media de duración, el debate se celebrará en el hemiciclo del Parlamento Europeo en Bruselas y en él se hablará de empleo, migración, seguridad, populismo, cambio climático y el papel global de la Unión Europea (UE), entre otros temas. Tres periodistas ejercerán de presentadores: la francesa Emilie Tran Nguyen, de France Télévisions, y el alemán Markus Press, de ARD Germany, moderarán las intervenciones de los candidatos, mientras que la finlandesa Annastiina Heikkila, de YLE Finland, gestionará las contribuciones enviadas desde las redes sociales.

Comentarios

Este es el asturiano que aspira a presidir la Comisión Europea