El reparto del poder fractura la fusión de Liberbank y Unicaja

Juan M. Arribas

ASTURIAS

La sede central de Liberbank en Oviedo
La sede central de Liberbank en Oviedo Eloy Alonso | REUTERS

El reparto accionarial se ha convertido en un escollo insalvable en las conversaciones. La entidad asturiana pretendía tener entre un 43% y 45% de la futura entidad

14 may 2019 . Actualizado a las 22:11 h.

Tras cinco meses de negociaciones y la sensación de que el final del túnel y del acuerdo estaba muy cerca, ha llegado una ruptura inesperada. Liberbank y Unicaja han roto su negociación y no se fusionarán. Durante las últimas semanas ambas entidades habían expresado su deseo de alcanzar un acuerdo inminente que no se ha producido. ¿La causa? El reparto del poder entre ambas entidades. Los consejos de administración han decidido por unanimidad no continuar con el proceso de fusión al no haber alcanzado un acuerdo sobre la eventual ecuación de canje de las acciones.

Mientras que Unicaja exigía un reparto 60%-40%, con disposición a rebajarlo no más allá del 58%, Liberbank reclamaba que su peso oscilase entre el 45% y el 43%. Ambas entidades se han mantenido firmes en sus peticiones y la operación se ha saldado con un fracaso sorpresivo. Liberbank seguirá por el momento en solitario. El consejo de administración de la entidad asturiana ha entendido que la operación no era rentable. El intento de la OPA fallida de Abanca hace unos meses había permitido a Liberbank ganar fuerza negociadora y no ceder peso, algo que no ha sucedido.   

La ecuación de canje en la posible fusión era una de las principales incógnitas de la operación, ya que determinaba la participación de control de cada entidad en el grupo resultante. Este asunto, que era clave, ha sido el obstáculo definitivo. De este modo, se da por finalizada una operación que de haberse materializado habría dado lugar a la sexta entidad por volumen de activos en España con 92.000 millones de euros, por detrás de Santander, CaixaBank, BBVA, Bankia y Sabadell y por delante de Bankinter, Abanca, Kutxabank, e Ibercaja.