«Me imagino otra Asturias, no me gusta lo que veo»

«Asturias ha encendido la luz roja, sus habitantes están lanzando un SOS a los políticos, para que resuelvan problemas estancados»

Ignacio Calviño, presidente de la Asociación de Jóvenes Empresarios (AJE)
Ignacio Calviño, presidente de la Asociación de Jóvenes Empresarios (AJE)

Si yo fuera presidente del Principado de Asturias, mi premisa sería diálogo, compromiso y más diálogo.

El análisis de la realidad que estamos viviendo en nuestra región es un tema recurrente en las conversaciones de los asturianos; los pronósticos que se nos presentan respecto a nuestro futuro no invitan al optimismo sino todo lo contrario. Asturias ha encendido la luz roja, sus habitantes están lanzando un SOS a los políticos, para que desde sus posiciones, sean resolutivos con los problemas que están estancados desde hace años.

Como presidente de Asturias, me pondría a trabajar para salir de esta situación tan delicada, recobrando el pálpito que merecemos, y para poder llevarlo a cabo, convocaría desde el primer día a todos los grupos políticos, organismos e instituciones para, a través del diálogo, llegar a consensos que nos hicieran avanzar juntos en la misma línea, y con un mismo objetivo. Puede parecer una utopía, pero creo que no hay otra salida, todos a una.

Por mi parte, aportaría propuestas reales, con líneas de actuación muy definidas y con resultados que cualquier ciudadano que viva en nuestra región pudiera apreciar, mejorando su bienestar y condiciones de vida.

Necesitamos un área metropolitana unificada, con una red de transportes ágil, que conecte las ciudades principales. Centralizaría los servicios públicos para abaratar costes de mantenimiento, potenciaría la capacidad comercial actual, concentrando empresas y mejorando la atracción turística tanto del área central como del oriente y occidente.

Consolidaría a las empresas, creando ayudas para favorecer su crecimiento y por lo tanto crear empleo. Ofertaría a los empresarios y empresarias programas formativos para que pudiesen manejar las últimas herramientas en innovación de cada sector para ser más competitivos y poder dar el salto a la comercialización de sus productos fuera de nuestras fronteras.

Frenaría el éxodo empresarial  a otras comunidades autónomas con medidas fiscales más favorables, como la reducción de los tipos marginales máximos de IRPF, la eliminación de la asimetría en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones,  bonificando el 100% del Impuesto sobre Patrimonio y reduciendo los tipos del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.

Como presidente, tomaría medidas respecto a uno de nuestros problemas más graves; las comunicaciones. Impulsaría un acuerdo definitivo sobre el proyecto de ferrocarril de alta velocidad Asturias- Madrid. Los autónomos y pymes, los jóvenes empresarios, necesitan una postura clara y unánime de la sociedad política, civil y empresarial, que defienda un único proyecto deseable en Asturias y que Madrid esté obligado a responder. Crearía una comisión que garantizase que en el plazo de tres meses se obtuviera una propuesta de consenso definitivo.

Impulsaría  el establecimiento de  una agencia especializada en conexiones aéreas que se encargase de las relaciones con las aerolíneas, de la prospección de mercados y de la promoción turística.

No podemos quedarnos a la cola de España, mi responsabilidad como presidente también asumiría el freno a la fuga de talentos, a través de medidas que fomenten el teletrabajo, a través de la dotación de infraestructuras tecnológicamente adecuadas, a través del fomento de espacios coworking y con la participación directa de los empresarios y empresarias en las instituciones educativas liderando un programa que fomente la cultura emprendedora, que despierte vocaciones y  que, entre otros objetivos, realice funciones de orientación laboral.

Y por supuesto, tendría muy en cuenta nuestro futuro, los niños, niñas y adolescentes asturianos, garantizando una inversión pública estable en las políticas que afecten a su bienestar, reconociendo a la infancia como principio de prioridad presupuestaria, aplicando políticas con enfoque de equidad, que reduzcan el abandono escolar temprano, fomentando la inclusión de niños con necesidades especiales, creando programas para mejorar el clima escolar, fomentar la educación en valores, e impulsando la participación como Derecho de la infancia en la vida escolar, municipal y autonómica, esta última a través del Pacto con la Infancia del Principado de Asturias, firmado hace un años con el consenso de todos los grupos políticos.

Me imagino otra Asturias, no me gusta lo que veo. Los pequeños comercios cierran, la industria desaparece, las minas se cierran, los jóvenes se van, los nacimientos disminuyen… La sociedad asturiana necesita cambios, necesita un nuevo diseño, liderado por un buen presidente que escuche, negocie, dialogue, sea un buen gestor y, sobre todo, resolutivo. Hay que salir del SOS.

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Tags
Comentarios

«Me imagino otra Asturias, no me gusta lo que veo»