403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /alertas-asturias/index.htm on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80

«No me reconozco de extrema derecha. Me reconozco de sentido común, en lo económico y en lo familiar»

Ignacio Blanco muestra en esta entrevista sus propuestas para el futuro de Asturias

;
Entrevista a Ignacio Blanco (VOX) El candidato de esta formación responde a las preguntas de La Voz de Asturias

Se mueve con un pequeño equipo de campaña, que tiene como centro neurálgico la sede de la calle Posada Herrera, justo encima de Ciudadanos. Responde a todo, no esquiva ninguna pregunta, y le gusta adornar el discurso con un torrente de datos. No se fía demasiado de los medios de comunicación. Lo deja bien patente en una parte de la entrevista. Pero en campaña partidos y medios forman parte indisoluble de un mismo juego. Cuando termina la conversación y se para la grabación, insiste. «Ahora pones lo que quieras». A continuación se reproduce íntegra la entrevista.  

-Hace cuatro años, con usted como candidato, Vox consiguió 3.200 votos. En esta ocasión es el escenario es muy diferente. ¿Qué ha cambiado en esta legislatura? ¿Qué ha cambiado para usted en este tiempo?

-En este tiempo ha cambiado el sentimiento de la gente por Vox. Nos han votado en las generales 2,7 millones. Los simpatizantes y los votantes se dieron cuenta de que el mensaje que estábamos trasladando desde 2015 seguimos repitiéndolo hoy, que anticipamos muchos de los problemas que se produjeron en nuestro país, como la deriva nacionalista que llevó casi a una quiebra de nuestro sistema constitucional, porque unos políticos pretendían separarse sin respetar ese contrato que nos dimos todos, que era la Constitución. Creo que los españoles se dieron cuenta de que por ahí y por la gestión del PP de esta crisis no se iba y que había otra alternativa que les parecía más razonable. Por otro lado, la llegada al poder de Pedro Sánchez y la deriva la izquierda del Partido Socialista, abandonando principios de la socialdemocracia clásica y acercándose a los postulados de Podemos, acercó también a mirarnos como una opción. Porque el centro en España, lo que se dice centro, está desequilibrado hacia la izquierda. El centro hoy en España son postulados que incluso cuestionan la propiedad privada y creemos que nosotros somos un partido de corte liberal en lo económico y que respetamos el derecho a decidir de las personas, pero el de verdad. No el de separar una parte del país sino el derecho a decidir la educación de nuestros hijos, la sanidad.

-¿Está diciendo entonces que Vox es el contrapunto de esa España política escorada a la izquierda?

-Somos el contrapunto a la España escorada hacia la imposición de tus ideas a los demás. Apostamos porque cada uno pueda decidir más ámbitos de su vida, desde la sanidad a la educación. Hay otra parte que no, que cree que tiene que ser impuesta por parte del Estado. Primero está el derecho a decidir de cada uno de los ciudadanos con respecto a su vida y después está el derecho del Estado a imponer determinadas normas básicas. Pero ahora prácticamente toda nuestra vida está impuesta por normas o legislaciones.

Somos el contrapunto a la España escorada hacia la imposición de tus ideas a los demás

-¿Cómo conjugamos entonces ese derecho a decidir con la competencia del Estado de gestionar y organizar esos servicios básicos?

- El Estado de Bienestar surge porque hay recursos económicos generados por la empresa, por el mundo privado, por los trabajadores y no al revés. El Estado de Bienestar en sí mismo no crea riqueza. La riqueza se crea y el Estado de Bienestar se sostiene con la recaudación de impuestos. Los estados del norte de Europa primero crean riqueza y luego fundan un Estado de Bienestar y no al revés. Es cierto que la cultura nórdica tiende más al común, porque en un clima tan adverso como aquel, cualquier persona que se aprovechase de un trabajo comunitario, por ejemplo si alguien recogía grano y un solo vecino aprovechaba ese almacén de grano con los duros que son los inviernos, podía poner en peligro a la comunidad. Esto no pasa en los países del sur. Por eso ellos tienen una idea de la comunidad más fuerte. Aquí el tiempo nos permitía ir más a nuestro aire. Todo esto se combina con mucha facilidad. Los funcionarios en España pueden elegir entre quién les presta el servicio sanitario, si una empresa privada o la pública. Y El 80% de los funcionarios, que cobran sus sueldos de los presupuestos públicos, optan por la prestación privada. Y está perfectamente equilibrado. Hay muchos recursos a la sanidad. La plaza en la sanidad pública cuesta de media 1.500 euros. La plaza privada o concerta, 1.200. Ahorraríamos al Estado 300 euros cada uno. Los servicios están ahí para darse y queremos que se den con calidad a los ciudadanos, sin ideologías. ¿Por qué tiene que esperar un ciudadano entre 71 días y 350 para ser intervenido? En Traumatología, tenemos una lista de espera en quirúrgica de 150 días, más luego la resonancia 80 días y el anestesista otros 120 días.

- ¿Quizá entonces lo que hace falta es más inversión?

-No, la inversión ya es brutal en el sistema sanitario. Los sistemas públicos mal gestionados hacen sufrir al ciudadano, haciéndoles esperar 300 días. Una vez que entras en el hospital para ser operado, tenemos el mejor sistema del mundo, probablemente. Pero hasta que te atienden es un desastre. Y como se está gestionando ahora, la ineficiencia de los recursos públicos hace esperar a los ciudadanos. Son como las colas de racionamiento alimentario. Cuando hay pocos productos, hay que esperar. En la sanidad, llevándolo a una comparación un poco ridícula, cuando se gestionan mal los recursos, se hace esperar a los ciudadanos. Los funcionarios optan por la sanidad privada porque no tienen listas de espera. ¿Por qué yo puedo hacer una resonancia magnética en la privada o en la concertada en tres o cuatro días y en la pública tengo que esperar 90? Cuando la pública tiene infinitamente más recursos… Solo hace falta comparar los presupuestos, en gasto sanitario público y privado. El problema es la gestión.

-¿Cuál sería entonces su sistema ideal? ¿Para quién quedaría entonces esa sanidad pública?

-Para el que la elija. ¿Por qué tengo yo que obligar a alguien? Yo no tengo que obligar a un funcionario que está satisfecho con la sanidad privada a que elija la pública. Que elija el ciudadano. ¿De verdad somos tan soberbios para creer que los ciudadanos no saben lo que quieren para ellos mismos? ¿Vamos a decirles a los funcionarios, mira vosotros que sois casi tres millones de personas, de los que el 80% optáis por la privada, a partir de mañana, no lo vais a tener? Hay muchos recursos en la sanidad. Solo se optaría por el prestador. La sanidad de todos estaría pagada con los impuestos de todos. Es uno de los grandes equilibrantes sociales, junto con la educación. No tiene que costarle a nadie tener su salud y su educación cubierta. Que sea el ciudadano el que elija, aunque todos paguemos entre todos, todo.

¿De verdad somos tan soberbios para creer que los ciudadanos no saben lo que quieren para ellos mismos?

-¿Con qué modelo fiscal refrendaríamos todo esto? ¿Si mañana llegara a la Presidencia del Principado qué impuestos bajaría o subiría?

-Tengo en la cabeza que no voy a votar a favor de ninguna subida de impuestos. Votaré en contra de cualquiera. Solo votaré a favor de un incremento del gasto cuando haya una reducción de otro gasto equivalente o superior e, inicialmente, voy a proponer la eliminación del impuesto de sucesiones y donaciones y de patrimonio, que computan una recaudación entre los dos de 120 millones de euros. Ya tenemos hechos cálculos de en qué se puede reducir el coste de los presupuestos en esos 120 millones de euros.

-¿Y de dónde recortaría esos 120 millones de euros?

-Sedes son 25 millones al año. Vipasa son otros nueve millones. Tenemos personal de confianza y eventuales que no sé por qué son de confianza o eventuales. Y hay otras muchas partidas más que se pueden ir recortando. Hay medios de comunicación públicos con una plantilla de 150 trabajadores que suponen un coste de siete millones de euros al año. El coste de la cadena pública son 20 millones. Es decir, manteniendo los puestos de trabajo todavía podríamos ahorrar 14 millones de euros más. Además, a mí me parece que los medios de comunicación públicos son una competencia desleal para los medios privados y son instrumentos que pagan todos los ciudadanos pero que están controlados por cuatro políticos. No quiero una cadena pública en la que yo decida nada pero tampoco quiero una cadena pública en la que PSOE, PP o Podemos puedan decidir.

No voy a votar a favor de ninguna subida de impuestos. Votaré en contra de cualquiera 

-Entonces el modelo puede ser una cadena pública que no depende del Gobierno, con otros mecanismos de control. ¿O su propuesta es eliminarla?

-Apuesto porque no haya cadenas públicas ni que haya fondos públicos destinados a promocionar personajes políticos o programas en medios privados. Porque tenemos que tener en cuenta que no tenemos solo un problema con los medios de comunicación públicos, que son instrumentos políticos, sino que en muchas ocasiones los partidos financian medios de comunicación a través de anuncios o promociones o de amigos vinculados al partido, para destacar determinadas figuras. Hay que acabar con eso. Nosotros no ponemos ni un euro en medios de comunicación en esta campaña. ¿Por qué tienen que pagar los ciudadanos con sus impuestos subvenciones a los partidos para estos financien a los medios de comunicación? ¿De verdad que los medios de comunicación no tienen criterio para saber qué es informativamente relevante? ¿O tienen que depender de que el PP o Ciudadanos pongan más dinero para que se hable más de ellos? Al final, no es el medio el que determina qué es informativamente relevante.

-Es que una cosa es la publicidad y otra cosa la información. Usted está mezclando ambas cosas.

-¿Pero crees que la relevancia que se da a los partidos no está empujada, en algunos casos, por la financiación que reciben? O se les da solo la relevancia informativa

-Hay muchos más criterios a la hora de informar. Uno de ellos es el número de votos que obtienen.

-Creo que no y eso se está viendo en la cadena pública. Cuando habla de los partidos en los telediarios, está diciendo que no comparte el criterio de la asignación de tiempos de la Junta Electoral y que no son partidarios de emitir los tiempos conforme establece una norma sino que la información sobre la política debería establecerse conforme al criterio del medio en concreto. Estoy de acuerdo con que un medio de comunicación hable solo de Podemos o del PSOE. Tendrá ese público objetivo y querrá hablar de esos dos partidos, por ejemplo. Otros querrán solo del PP. Otro, solo de Vox. U otro, que probablemente tendrá más lectores que nadie, tratará de hablar de todos conforme a la relevancia informativa que le den sus responsables.

No quiero medios públicos en manos de partidos, ni para mí ni para nadie

-¿Qué le parece entonces que una Junta Electoral intervenga debates en medios privados?

-Para mí no tiene ningún sentido en los medios de comunicación privados. Podría tener algo más de sentido en los públicos pero tampoco. Porque eso determinaría que la relevancia informativa en una cadena pública no la dan sus responsables sino que la da una norma. Esa norma debería cambiarse. Viendo la actuación de Rosa María Mateo en Televisión Española, tenemos una cadena en manos del PSOE. Por eso no quiero medios públicos en manos de partidos, ni para mí ni para nadie. Por eso les pregunto a los demás si querrían que yo tuviera para mí una cadena de televisión pública que cuesta 25 millones al año. Ningún partido me dice que sí.

-¿No cree que una cadena pública cumple otras muchas funciones, además de la meramente informativa, que es en la que se está centrando?

-Yo elijo lo que quiero ver o cómo quiero ser informado. Si hay tanta demanda social no tiene por qué haber una financiación pública, con anunciantes podrás dar ese servicio. Si con anunciantes no se puede dar ese servicio, entonces es que no hay tanta demanda social. ¿La utilidad es que un 4% o un 5% de share estén pagado por el 100% de los asturianos? Cuando me reúno con persona de gran discapacidad y me dice que en Asturias se destinan solo nueve millones de euros a gran discapacidad, que es donde tiene que estar el dinero público, y en Guipúzcoa con la misma población se destinan 20 millones, me saltan los números. ¿Es eso lo que queremos? ¿De verdad gente con gran discapacidad tiene que esperar 18 meses por subvenciones, que ponen en riesgo a asociaciones de padres de niños con gran discapacidad psíquica?

-¿Quién está esperando 18 meses por una subvención?

-Hay un centro especial de empleo que está esperando una subvención desde el 2017 y tiene pendientes de cobro 900.000 euros. Aprobada y pendiente de cobro. Porque los políticos juegan con lo siguiente, solo responden ante iniciativas de personas lo más vociferantes y activas posibles. Aquellos colectivos que no son demasiado beligerantes en sus reivindicaciones quedan abandonados. Y la gran discapacidad está abandonada en Asturias, porque no son colectivos conflictivos ni quieren salir en medios. Porque los centros de empleo tienen clientes y compiten en igualdad con todas las empresas. Se traslada un problema a su cliente y el cliente no quiere que haya problemas con su suministrador porque lo tratan en precios y condiciones igual que a cualquier empresa. Esos recursos se dan a otras cosas que no tienen una relevancia social. Eso es relevancia social, atender a los que no se valen por sí mismo y ahí se destinan pocos recursos. Por eso es importante la gestión adecuada.

-Hablando de problemas reales, está nuestro actual modelo industrial. Está Alcoa, el recorte de producción de Arcelor, el proceso de descarbonización… ¿Qué modelo propone Vox para relanzar el sector industrial y cómo conjugarlo con el recorte de emisiones y la lucha contra el cambio climático?

-Es que como nos pongamos a combatir el cambio climático desde España ya podemos todos ir a pastar pación al campo. España es el responsable del 0,8% de las emisiones a nivel mundial de CO2. Si arrasáramos con toda la industria en España, no se iban a reducir las emisiones porque lo que se produce aquí se iba a producir en Marruecos o en Turquía, con normativas ambientales menos exigentes. Y habría incluso más porque el acero que se produce en España se consume todo, así que se va a producir fuera. Fuera de España y fuera de la Unión Europea, porque una empresa que se deslocaliza de España no se va a Alemania, se va a Turquía, China o Marruecos. El problema que tenemos en Asturias, en España y en Europa en general está generado por los políticos y no por las multinacionales. Los costes de emisión de CO2 hace cuatro años suponían cuatro euros por tonelada hoy son 24 euros por tonelada, un 600%. Es una decisión política. Solo en Europa se pagan costes por emisión de CO2. La electricidad en España es un 40% más cara que en Alemania o un 50% más cara que en Polonia, y dentro del mismo continente. En Alemania reciben diez veces más ayudas las industrias para el pago de su coste energético que en España. Son decisiones políticas ¿Por qué el coste de la electricidad en España es más cara? También es una decisión política. Muchas tonterías que se hicieron en el sector derivaron en el incremento del coste de la energía. Cuando escucho a muchos políticos decir que las multinacionales no hacen inversiones en Asturias, pienso ¿de verdad no son conscientes de que una empresa a medida que ve que las decisiones políticas les incrementan los costes va a dejar de hacer inversiones y las va a hacer en otro sitio? Una inversión de un alto horno la voy a recuperar en 20 años. Si sé que un continente o un país me van a seguir incrementado los costes en la cuenta de resultados, con el CO2, la energía o no se plantea establecer aranceles como planteamos nosotros,… Nosotros proponemos en la política industrial dos vías. La primera es flexibilizar y reducir los costes políticos de producción, emisiones CO2 y reducir el coste de la electricidad con medidas reales, con la tarifa impositiva. El 60% de lo que se paga por la tarifa de la luz son impuestos. Mientras conseguimos flexibilizar estos costes, que no va a ser de un día para otros, establecer aranceles a la entrada de mercancía que compite con los nuestros en desigualdad de condiciones. El acero turco no tiene las condiciones medioambientales ni las tarifas de la luz achacables a decisiones políticas, no paga la seguridad social a sus trabajadores… O establecemos una barrera de entrada, ahora ya, o la industria va a desaparecer.

 Como nos pongamos a combatir el cambio climático desde España ya podemos todos ir a pastar pación al campo

-¿Y qué puede hacer un presidente del Principado dentro de sus competencias autonómicas?

- Presión política. Porque realmente un presidente del Principado no puede afectar a los costes de emisión o de la electricidad. Todo nuestro presupuesto anual no serviría para compensar. Autonómicamente solo podemos hacer presión y estar del lado de aquellos que apuestan por reducir los costes de la industria. Darles facilidades. Lo que sí puede hacer el presidente de la comunidad autónoma es acabar con la normativa medioambiental asturiana, que eso está limitando a muchas industrias.

-¿Qué habría que eliminar?

-Tenemos una normativa medioambiental europea que afecta a nuestras industrias, que ya es bastante exigente. Tenemos una normativa nacional, que todavía restringe más. Y, adicionalmente, tenemos una legislación ambiental autonómica que es distinta a las de otras comunidades. Apuesto por eliminar este último escalón. Con la europea y la nacional, tenemos suficiente. Asturias, con la orografía, que tiene es complicada. Solo tiene un 2% del terreno agrícola y solo un 10% de ese terreno tiene una inclinación inferior a 10 grados. Es decir, sitios en los que se pueda hacer algo realmente. Tenemos la población concentrada en zonas llanas. Tenemos ejemplos, como los problemas que dio el Raminp con la regasificadora de Gijón o la plantona. Estos son problemas que genera la normativa ambiental asturiana. Tenemos que acabar con tanto exceso de revisión.

-Asturias presume de región verde, de ser un paraíso ambiental y eso es también gracias a su normativa ambiental. Un tercio del suelo del Principado está protegido. ¿No cree que es adecuado? ¿Habría que eliminarlo también?

-Se puede proteger el entorno sin estrangular a los que lo mantienen. La gente del mundo rural lo que nos dice es que ya no puede hacer prácticamente nada. La figura del Paraíso Natural está muy bien para atraer turistas pero hay que hacerlo compatible con la vida rural. En el mundo rural, lo que nos dicen es que tiene ahí un monte pero que no se lo dejan tocar. No pueden ni sacar madera, porque las autorizaciones que piden son casi imposibles. No pueden plantar por ejemplo eucalipto que no rebrota y lo están haciendo en Galicia, a 20 kilómetros. No pueden sacar y aprovechar la madera del río arrastrado con las riadas. No pueden consolidar las riberas de los ríos y me lleva una hectárea y media una crecida del Nalón en Pravia. Creo que estamos estrangulando a nuestra región. El paraíso natural está bien siempre que haya gente viviendo aquí. Yo no quiero un paraíso en el que no viva nadie. Yo quiero un paraíso en el que nuestra gente del rural siga viviendo, que no tengan que marcharse los críos de los pueblos porque en las explotaciones ganaderas de Tineo a los padres no les dejan ni ampliar la ganadería, que tiene 70 cabezas, y quieren crecer pero les piden tantos permisos que es imposible,.. Quiero que la gente del mundo rural, que es la que hasta ahora nos dio el paraíso natural, pueda vivir. Un paraíso de cristal en el que no pueda vivir nadie en él no lo quiero.

Quiero que la gente del mundo rural, que es la que hasta ahora nos dio el paraíso natural, pueda vivir. Un paraíso de cristal en el que no pueda vivir nadie en él no lo quiero

-¿Entonces cuál es su propuesta concretar? ¿Reducir ese territorio protegido?

-Reducción de los terrenos protegidos, facilitar que en las explotaciones ganaderas puedan construirse casas, acabar con la legislación ambiental asturiana y reducir los espacios protegidos. Nadie mejor que la gente del mundo rural sabe cómo proteger su entorno. Creemos que el paraíso natural lo creamos los de la ciudad. No es así. Cuando creamos el paraíso natural, ya existía y no había ecologistas de estos que se encadenan a los mataderos. Vamos a darle más posibilidades de autogestión a la gente del mundo rural y vamos a permitirles hacer más cosas en los espacios protegidos de lo que hacen ahora, vamos a darles más poder a las juntas vecinales para que dispongan de recursos para arreglar sus pueblos y no empresas de fuera como Tragsa. La gente del medio rural tiene que decidir más sobre su entorno.

-También necesitan infraestructuras. Este es el eterno debate de esta región …

-Y la eterna mentira.

-Hay dos vertientes, la vertebración interior del territorio y las comunicaciones exteriores, tanto por carretera, como la ferroviaria y el aeropuerto. ¿Cuál es la propuesta de Vox para Asturias?

-Es un debate demagógico. La administración estatal y la autonómica han reducido más de 1.000 millones de euros su inversión en Asturias en los últimos 10 años. En 2019, la inversión conjunta no llegará a los 300 millones. Los 20 kilómetros de la Y de Bimenes costaron 175 millones de euros. ¿Qué vamos a hacer en Asturias con 350 millones de inversión? Ninguna de las promesas electorales que estamos haciendo se va a cumplir con esa inversión. Ni la variante de Pajares va a llegar a Asturias con esas inversiones ni se va a hacer la estación intermodal de Gijón. Son mentiras electorales. Es demagogia. O se plantea de verdad dotar de recursos las inversiones o nada. Se ha reducido la inversión en I+D pese a que Barbón dice que se ha aumentado. Su partido es de los que más ha reducido esta partida porque su partido es el que ha gobernado. Es el que más ha reducido la inversión en Asturias. Para nosotros, hay una prioridad, que son las comunicaciones ferroviarias interiores que están abandonadas por falta de mantenimiento. Prefieren cortar una cinta a arreglar una vía estropeada. Vamos a recuperar ese orden de prioridades, mantener bien las infraestructuras interiores que tenemos y si tenemos una prioridad y hay recursos, apostar por terminar la Variante de Pajares. No podemos tener las peores conexiones aéreas de España, no podemos tener el acceso más caro a Madrid de todo el norte de España, ninguna otra región tiene dos peajes, y, además, tener el peor acceso ferroviario. León se ha disparado turística y comercialmente con la llegada del AVE. Tenemos que conseguir que llegue aquí. Pero entre 2015 y 2018, de los 450 millones presupuestados para la Variante, solo se ejecutó el 40%. Seis de cada diez euros presupuestados para la Variante fueron a parar a otras comunidades. Primero hay que invertir más y luego priorizar.

-Habla también de vuelos. ¿No serás entonces partidario de una política intervencionista de subvención de vuelos?

-Somos partidarios de políticas de empuje inicial y acompañarlas de una política estratégica conjunta. No soy partidario de dar unas subvenciones para que paren aquí unos vuelos sin sentido o no soy partidario de proponer subvenciones a líneas aéreas para que nuestros directivos salgan fuera. Yo lo que quiero es traer gente de fuera aquí. Ya se nos va bastante gente. Somos la única provincia que pierde población en los últimos diez años. Tenemos que conseguir que vengan. Lo primero es plantear, ¿tenemos claro de dónde vienen la gente que nos visita, qué quieren hacer y cuáles son los canales de comunicación por el que Asturias les llega? No. No hay un observatorio del turismo.

Somos partidarios de políticas de vuelos de empuje inicial y acompañarlas de una política estratégica conjunta

-Pero en Asturias tenemos el Sita, el Sistema de Información Turística, que estudia estos aspectos con informes cuatrimestrales y anuales.

-La patronal del turismo me dice que no hay un observatorio claro que diga con exactitud de dónde vienen o qué es lo que les gusta hacer. ¿A los turistas chinos qué les gusta? ¿Comer comida china en Asturias? Los ingleses qué hacen en Asturias. Apuesto por un plan de creación de productos turísticos conjunto con varios sectores, que nos ayude a gestionar la patronal turística, y tratar de anticipar paradas de rutas aéreas con más tiempo, no de un año para otro. Cuando una compañía ya tiene cerradas sus rutas, es imposible que cambie las escalas. Es un plan a largo plazo, un proyecto a dos o tres años para empezar. Hay que hacerlo, sí, apoyar financieramente, pero con un proyecto. Ese programa de rutas tiene que ser temporal y no subvencionar eternamente.

-Cambiando de tercio, dos temas legislativos pendientes en Asturias son la reforma de la ley electoral y la reforma del Estatuto de Autonomía. ¿Tienen sentido tres circunscripciones? ¿Hay que actualizar el estatuto?

-Empezando por la última no creo que sea necesaria una reforma del estatuto ahora mismo, no encuentro en qué habría que reformarlo. Pero tampoco veo sentido a las tres circunscripciones en una comunidad uniprovincial, de hecho creo que perjudica a las alas porque acaban teniendo menos representación, aunque se venda al revés. En la ley electoral, simplemente quiero que todos los asturianos y todos los españoles tengamos el mismo peso con nuestro voto y eso ahora mismo no existe.

-Tenemos que hablar del asturiano. Está claro que no son partidarios de la oficialidad. Pero entonces, ¿qué hacemos con la llingua? ¿Mantenemos la actual ley de uso, al menos?

-Vuelve la soberbia de los políticos. Los asturianos deciden no hablarlo pero hay determinados colectivos que deciden que sí, que hay que hablarlo. Pues yo creo que no. Cuando algo se sustenta con la iniciativa legal y con recursos públicos es que la ciudadanía no lo demanda. Hubo medios de comunicación en asturiano que desaparecieron porque no los comproba prácticamente nadie. No conozco ninguna escuela privada que dé clases de asturiano, ni de llingua ni de bable porque no lo demanda la ciudadanía. Los ciudadanos si se les daba un bloque de optativas en el que estaba francés prácticamente nadie elegía bable. La ley de uso les permite hacer prácticamente todo lo que quieren pero, claro, como la ley de uso habla de libertad de uso tampoco nos gusta. Entonces el asturiano tiene que ser oficial. ¿Por qué? Porque está muerto. Lo reconocía el propio presidente de la Academia. Decía que si no era obligatorio desaparecía. Como va a desaparecer, porque los asturianos no lo usan, vamos a hacerlo obligatorio. Eso es a lo que me opongo. Si hay personas que quieren la educación vehicular en asturiano o en bable yo estoy dispuesto a que un centro educativo decida que sea así, incluso que sea concertado, y que lo paguemos entre todos. No como dicen ellos, que nosotros nos paguemos nuestra educación si optamos por la concertada. La educación nos iguala a todos. Pero no quiero que impongan que mis hijos tengan que estudiar bable en el colegio. Viendo la deriva de nuestra comunidad autonóma, en la que 50.000 jóvenes se fueron en los últimos años, no sé de qué les va a servir a esos jóvenes el bable. Si hay que preservar la cultura, preservémosla. Hay multitud de soportes digitales, de cultura en asturiano, libros.. Se puede preservar pero no obligar a hablar algo que solo han hablado quienes lo inventaron, que es el bable normalizado.

Los asturianos deciden no hablar bable pero hay determinados colectivos que deciden que sí, que hay que hablarlo. Pues yo creo que no

-Es decir, ¿defendería el mantenimiento de la actual ley de uso?

La ley de uso genera un problema y es que abre la puerta a aquellos que no aceptan la libertad de elección de los ciudadanos. Entonces, si a los colectivos que tratan de imponer la oficialidad, la ley de uso no les vale, pues yo casi prefiero que se derogue. Yo lo hablo.Yo tengo mis giros en asturiano. No lo hablo como lo hablan los de la escuela. Y trato con gente que también tienen esos giros. Otra cosa que nos dicen los de la Academia es que el 66% de los asturianos hablamos bable. Pero qué me estás contando. Mi suegra de Trevias, mis padres del Natahoyo, gente de toda Asturias y yo no conozco a nadie que hable bable normalizado, nadie. No le encuentro ningún sentido. Si lo quieres hablar, háblalo. El año pasado el Ayuntamiento de Gijón recibió 28.000 escritos, no llegaron a 10 lo que se presentaron en asturiano y eso que, según ellos, hay una demanda social descomunal. Claro que Llera, que es el que hizo el estudio sociolingüístico, es académico de llingua. Es como si yo hago un informe sobre la bondad de mi despacho de abogados. Voy a coger a uno de mis abogados para que haga un informe sobre la bondad de mi despacho. Seamos serios con el asturiano. Y sobre todo que la oficialidad, ya lo dijo el Tribunal Constitucional cuando sucedió con el catalán, impone obligaciones. No hay oficialidad amigable. El Constitucional ya dijo que una vez que una lengua es oficial, lo es independientemente de la demanda social y la administración tiene que comunicarse con sus administrados en los dos idiomas. Porque el ciudadano tendría derecho a que la administración le transmita la información en los dos. Habría que dar cursos a los funcionarios, a los profesores… Y todo eso se estima en un coste de 70 millones de euros al año. La gran discapacidad nueve millones, el asturiano 70.  Volvemos otra vez, los recursos son limitados y Asturias es la segunda provincia con el mayor esfuerzo fiscal de toda España, solo detrás de Baleares, pero seguido Andalucía y Extremadura, cuatro comunidades que coinciden que han estado gobernadas por los socialistas. Y somos la región más pobre del norte de España. La diferencia con el resto es que solo los socialistas llevan 30 años gobernando. Los asturianos merecen otra oportunidad. El PSOE en Asturias ya tuvo suficientes.

-Vox hace mucho hincapié en la seguridad. Ha habido mucha polémica con el tema de tener armas en casa. ¿Cree que Asturias es una región insegura? ¿Necesitamos también aquí un arma? ¿Se genera una alarma?

-Tampoco me quiero meter con los medios de comunicación pero creo que se caricaturiza más el mensaje y el personaje que lo que realmente se trató de trasladar.  España no es un país con unas altas tasas de criminalidad pero sí se da. Hay zonas con más alta tasa que otra. En Asturias, no tenemos un problema de criminalidad pero sí existe. Lo que se trasladó es que lo primero es cambiar la norma que rige la autodefensa. Si alguien entra en mi casa por la noche y apalea a mi mujer y a mis hijos, yo no tengo por qué estar buscando el equilibrio de qué fuerza tengo que usar. ¿Si me ataca con un cuchillo tengo que estar pensando si puedo defenderme con una escopeta, si es que tengo una escopeta en casa? Si tú entraste en mi casa por la noche y me pillaste por sorpresa, te atienes a las consecuencias, con independencia de lo que te pase. Eres tú el que violaste la confianza en la que se basa la sociedad. O tengo que esperar a que eche a correr y dejarlo escapar, porque no sé si va a escapar de mi casa o va a ir a la furgoneta para buscar un amigo y volver con una pistola. Si alguien entra en tu casa, la idea es que te puedas defender sin guardar ningún tipo de proporcionalidad. Eres tú, delincuente, el que entra en mi casa. Soy partidario de que te protejas de la forma en que tú quieras y si tienes un arma, que la uses. En España, hay 1,2 millones de licencias de caza, así que 1,2 millones tienen una escopeta y nadie sale a pegar tiros por la calle ni a matar a nadie. ¿Somos, de verdad, tan soberbios que creemos que los españoles no saben contenerse? Qué problema hay con los cazadores. Lo que pretendemos es que te puedas defender y que no pase como en Sevilla, donde un policía local que tuvo una condena superior que el delincuente que entró en su casa o a este señor que tenía una pistola irregular en su casa y porque se defiende con ella después de que lo apalearan a él y a su mujer, tiene dos años de prisión. Eso no es razonable. Si entras en mi casa, atente a las consecuencias. Voy a atacar con todo lo que tengan en manos.

Si alguien entra en mi casa por la noche y apalea a mi mujer y a mis hijos, yo no tengo por qué estar buscando el equilibrio de qué fuerza tengo que usar

-Estamos en un momento en el que parece que todo el mundo clasifica a todo el mundo. ¿Le molesta que clasifiquen a Vox de extrema derecha? ¿Se siente identificado? ¿Le molesta que se use políticamente en función del momento político, como ha hecho Pablo Casado?

- Me molesta que se me achaque algo yo digo que no soy pero no me lo tomo a mal. Como dice el refrán, no ofende el que quiere sino el que puede. Sí que creo que en España hay extrema izquierda porque hay personas que se declaran de extrema izquierda. Hay comunistas porque hay personas que dicen que son comunistas. Hay personas que se dicen que son separatistas y nacionalistas. Y hay también personas que están condenadas por terrorismo. Yo no me reconozco de extrema derecha. Me reconozco de sentido común, en lo económico y en lo familiar. Sí que hay extrema izquierda pero no me reconozco como extrema derecha. Y, claro, lo de Pablo Casado es una comedia. El que fuera portavoz de Mariano Rajoy, mudo durante todo el gobierno, que durante la campaña se fue más a la derecha casi que Santiago Abascal, que el viernes antes de las generales dice que quiere proponer un gobierno prácticamente de coalición con Vox y que el lunes dice que somos extrema derecha… ¿Dónde estamos? ¿Estamos en el Pablo Casado  de la derecha, el portavoz de Mariano, en esa vuelta al centro que no sabe qué es, en un partido que fue de una mayoría absoluta a una mayoría parcial y a un auténtico desastre? Por eso van a seguir votándonos, porque el PP no es de fiar. Y el PP en Asturias menos. No se quieren entre ellos cómo van a querer a los asturianos.

Van a seguir votándonos, porque el PP no es de fiar. Y el PP en Asturias menos. No se quieren entre ellos cómo van a querer a los asturianos

-¿Cómo cree que van a influir las elecciones generales del 28 de abril en los resultados de las autonómicas en Asturias?

-Puede ser un efecto de ir a más. En las andaluzas 400.000 votos y ahora 600.000. Creo, además, que la estrategia del PP de volver a abrazarse a la socialdemocracia que expulsó a Rajoy de las instituciones les va a perjudicar. Aquí en Asturias, la división del PP les va a perjudicar. Tenemos a la presidenta enfrentada a la candidata. El mérito profesional de la candidata es haber sido presidenta de Hunosa, cargo designado políticamente. Mientras Hunosa pedía 30 millones al año, ella cobraba un sueldo de 160.000 euros. Era de los altos cargos que más cobraba de España. Se habla mucho de ella pero no por su cargo sino por sus imputaciones y sus peleas internas. El PP no es una opción. ¿Qué es de esa candidata? Cuánta información más se va a trasladar sobre ella a los medios de comunicación teniendo al partido en contra. Luego tenemos a Ciudadanos. En Asturias no creo que saque mejor resultado que a nivel nacional, creo que lo va a sacar peor. Juan Vázquez se declara socialdemócrata. Juan Vázquez fue el presidente del comité de sabios designado por Javier Fernández a los siete meses de llegar a la Presidencia, un Javier Fernández que llega a la Presidencia con el voto de Ignacio Prendes, diputado de Ciudadanos. Este comité que presidía Juan Vázquez cobraba 6.000 euros por cada reunión, cuatro al año. ¿Cuál era su cometido expresa? Era proponer soluciones para sacar a Asturias de la crisis económica en la que estaba en 2012. Y con esos sabios presididos por Juan Vázquez hoy estamos peor que en 2012. Quien quiera votar a Javier Fernández tiene una opción, Juan Vázquez. Quien quiera votar a Pedro Sánchez tiene a Adrián Barbón. El socialismo va a tener un problema con Ciudadanos porque compiten por el mismo electorado y Vázquez ya está diciendo que solo va a pactar con PP o con PSOE. Pero por la cercanía que tiene Ciudadanos con el PSOE en Asturias es evidente que va a pactar con el PSOE. Y nosotros vamos a más.

-Se presenta a unas elecciones autonómicas por un partido que habla de recentralizar y de adelgazar de competencias a las autonomías, ¿no sé si tiene demasiado sentido? ¿Es su objetivo llegar a la Presidencia para restarse competencias?

-(Se ríe) Sí, soy el caballo de Troya. No es ninguna contradicción. ¿Cómo cambias un sistema si no es desde dentro? ¿Cómo influyes en un sistema tan cerrado como el político español actual? Quiero proponer que se reduzca ya de 45 a 35 diputados. La ley lo permite pero nuestros políticos para colocar a sus amigos optaron por el máximo, que son 45. Reduciríamos diez salarios todos los años con un dinero que podría terminar en los que más lo necesitan y propondría la devolución de las competencias en educación y sanidad inmediatamente, porque los españoles estamos empezando a ser desiguales por la educación y la sanidad. La educación es la que nos iguala de verdad en oportunidades. El sistema autonómico nos ha perjudicado a todos. Ahora la financiación autonómica se establece en base a criterios políticos y Cataluña recibe más inversiones que el resto. El cupo vasco supone que contribuyentes extremeños o asturianos, que tenemos una renta media inferior a la de los vascos, contribuimos con nuestros impuestos a financiar a ciudadanos que tienen rentas medias superiores a las nuestras. Se están produciendo transferencias a esas dos comunidades superiores a las que recibimos en Asturias o en Extremadura. Tenemos que financiar no a las autonomías. Una autonomía no recibe ni recauda impuestos, los pagamos los ciudadanos. La financiación autonómica tiene que estar establecida en base a criterios de renta media. Las comunidades con menor renta media tienen que recibir más y eso ahora no ocurre así. Eso es una profunda injusticia. No es justo que una persona que cotice como autónomo toda su vida se jubile con 800 euros al mes.

Quiero proponer que se reduzca ya de 45 a 35 diputados

-¿Todo esto se consigue cambiar con menos competencias en las autonomías?

-Es una reducción de gastos brutal. Tendremos los mismos médicos y los mismos tratamientos pero habrá menos decisores en cargos intermedios. No hacen falta. Si la decisión sanitaria que se adopta en Asturias es positiva, entonces puede adoptarse en Madrid para toda España. Tenemos que eliminar capas administrativas. Porque en España tenemos un problema con el coste marginal de los servicios públicos. Estamos entre una ratio de 1,4 y 2,15. ¿Qué significa esto? Pues por cada euro de gasto efectivo que se realiza, en España tenemos que recaudar entre 1,4 y 2,15. Hay que recaudar dos euros para que llegue de manera efectiva un euro. Y eso se reduce reduciendo estamentos intermedios. Para tratarnos a todos igual y que no tenga un problema en otra comunidad y no sirva mi tarjeta sanitaria autonómica o tenga que hacer un trámite adicional. ¿Qué problema hay en que me atiendan con mi DNI? Eso es lo que pedimos. Queremos ser el caballo de Troya que acabe con ello y queremos estar dentro para influir. Si no, no se nos haría ni caso. Una de las razones por las que estoy en política es para que se escuchen unos mensajes que de otra manera no llegan. He constituido asociaciones como el Club de los Viernes y llegas más fácil cuando estás en política, porque los medios te hacen más caso y es más sencillo transmitir. Por eso doy el salto a la política para poder llegar a trasladar.

-¿Crees que desde el Club de los Viernes el mensaje no estaba llegando?

-Ya se estaba llegando pero era más despacio. El esfuerzo era ingente. Tenemos 50.000 personas en el Club de los Viernes. Pero la sociedad civil, que está desvinculada de los partidos, por esa razón cesé como secretario del Club de los Viernes, tiene que exigir a los estamentos políticos más de lo que exige. Toda la sociedad civil. Me estoy percantando que solo los movimientos más vociferantes consiguen un recursos. Aquellos sin voz como la infancia o el maltrato infantil, que no se trata en España porque no tiene representante. No puedo pensar cómo se siente un niño maltratado en casa. Quiénes son los representantes de los niños maltratados en España. Somos un act tank

                        

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Comentarios

«No me reconozco de extrema derecha. Me reconozco de sentido común, en lo económico y en lo familiar»