«No podemos resignarnos a tener el AVE en León y el aeropuerto en Santander»

Susana Machargo
Susana D. Machargo REDACCIÓN

ASTURIAS

Carmen Moriyón, la candidata de Foro dice que está acostumbrada a mandar y está dispuesta a demostrarlo en el Principado

20 may 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

Está acostumbrada a mandar, tanto en su vida profesional, como médico, como en los ocho años que lleva en la política. Así que deja claro que ahora, en su salto a la política autonómica, tienen mando en plaza y no siente la sombra alargada de Francisco Álvarez-Cascos sobre ella. Disfruta del contacto con la gente. Eso es lo que hace llevaderos los miles de kilómetros que lleva rodados en su coche a lo largo de toda Asturias. Confiesa que incluso ha pegado alguna cabezada intempestiva y al despertarse no sabía donde estaba. Fue algo muy puntual. Carmen Moriyón es muy consciente de qué se juega Foro en estas elecciones. Aspira a convertirse en la llave de la gobernabilidad, dice, para cambiar cosas.  

-Tiene experiencia en campañas municipales pero se estrena en la autonómica, ¿qué diferencias básicas está notando?

-Solamente le veo una diferencia, las distancias, que ahora ya tampoco me parecen para tanto. Mis dos campañas en los ayuntamientos eran por los barrios y, claro, te recorrías los barrios que ya conocías. En la primera, Gijón me pareció muy grande. Luego ya no. Ahora, tocan las autonómicas. El año pasado, todavía me parecía un territorio que no abarcaba. Ahora estoy contenta porque me gusta. Me gusta viajar y conocer personas.

-¿Y el contacto con el elector es igual en ambas campañas?

-Las personas quieren que los políticos hablemos con ellos y se sienten fatal cuando llegas con propuestas. Las personas, legítimamente, necesitan que se les escuche y saber que pintan algo. Tú estás haciendo planes con sus vidas y ellos quieren dar su opinión y, sobre todo, contar lo que están pasando. Y eso pasa muchísimo en el medio rural. Es increíble cómo necesitan hablar, denunciar que no se cuenta con ellos. Es con los que menos se cuenta. Se ha legislado todo para ellos sin tenerlos en cuenta y se sienten la nada. Eso es lo peor que he visto. Lo primero es escuchar. Las campañas, desde luego, hay que hacerlas. Es donde lo damos todo y nos comprometemos al detalle. Pero es cierto que a todos los municipios he estado yendo desde el verano, cuando fui ya a visitar a recabar el apoyo de mis compañeros para nuestro congreso. Después he seguido yendo mucho y eso hace que ahora tenga mucha tranquilidad. Porque ir solo ahora, estas semanas de campaña, no me atrevería. No me atrevería ir a pedir sin haber pisado antes el territorio, así que estoy muy contenta.