El «caso Marea» cierra su trámite judicial a la espera de la decisión del Supremo

Los recursos han sido analizados durante una vista de dos horas y media

El exconsejero de Educación José Luis Iglesias Riopedre (d), acompañado de su abogado, a su salida de la Audiencia Provincial de Oviedo
El exconsejero de Educación José Luis Iglesias Riopedre (d), acompañado de su abogado, a su salida de la Audiencia Provincial de Oviedo

El caso Marea, la mayor trama de corrupción investigada en Asturias, ha cerrado su trámite judicial con la vista de los recursos presentados por los ocho condenados ante el Tribunal Supremo, que deberá dictaminar ahora si mantiene la sentencia, rebaja las penas u ordena la repetición del juicio.

Los recursos han sido analizados por el Supremo durante una vista de dos horas y media de duración en la que las defensas de los ocho condenados, a los que se impusieron penas que superan los cuarenta años de prisión, han defendido el contenido de sus escritos.

Según han señalado a Efe fuentes de las defensas de los condenados, los letrados han dado por reproducidos sus recursos -de más de 200 folios- para incidir en los aspectos más relevantes como la petición de que se consideren ilegales las escuchas telefónicas y los registros realizados durante la investigación.

Por su parte, tanto la Fiscalía como las acusaciones particulares -el Principado de Asturias y María Teresa Porrúa- y las populares -el colectivo Amigos y Vecinos de Llanes (AVALL), Podemos y el Partido Progresista de Belmonte- han mostrado su conformidad con la sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Oviedo.

Tras hacer pública su sentencia en septiembre de 2017, la Audiencia Provincial acordó dejar en libertad provisional a los ocho condenados desestimando así la petición de ingreso en prisión realizada por Podemos.

La sentencia condena al exconsejero de Educación José Luis Iglesias Riopedre y a su número dos en el departamento, María Jesús Otero, a 6 y 9 años y medio de prisión, respectivamente, e impone también 9 años de cárcel a la funcionaria Marta Renedo Avilés por su participación en la trama de adjudicación irregular de contratos.

Además, los cuatro empresarios juzgados -Víctor Manuel Muñiz, de Igrafo; Alfonso Carlos Sánchez, de Almacenes Pumarín; Maximino Fernández, de Asac Comunicaciones, y José Azorín, de Nora Proyectos e Ingeniería- fueron condenados a un total de 15,9 años de prisión.

La resolución judicial condenó además a un funcionario del Ayuntamiento de Mieres, contra el que la Fiscalía no había presentado acusación, al que impuso una multa de 1.800 euros por cohecho mientras que absolvió a los otros cinco procesados, también trabajadores de otros ayuntamientos y de la Universidad de Oviedo.

Durante la celebración de la vista, el secretario general de Podemos Asturies, Daniel Ripa, ha señalado en las proximidades de la sede del Tribunal Supremo que es «vergonzoso» que el PSOE asturiano «calle sistemáticamente ante la corrupción» y que no se le haya oído «ni una sola palabra sobre el caso Marea».

Ripa ha denunciado «el silencio ante el caso Marea de todos los partidos, los que estaban dentro del Parlamento asturiano y los que estaban fuera, mientras quienes gobernaban miraban para otro lado» y ha recordado que, un año y medio después de que se dictara sentencia, los condenados siguen libres y sin devolver el dinero.

El dirigente de Podemos ha estado acompañado por el número cuatro de la candidatura autonómica, Rafael Palacios, -responsable de la Agencia de Cooperación en los gobiernos de los que formó parte Riopedre- y que ha lamentado que la FSA-PSOE, al margen de quien la dirija, siempre mantiene la posición de «tapar lo que está pasando».

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El «caso Marea» cierra su trámite judicial a la espera de la decisión del Supremo