Barbón marca sus primeras líneas rojas en los pactos con la extrema derecha

El candidato socialista llama a asumir «con responsabilidad» la contundente victoria en los comicios y destaca que los acuerdos en ayuntamientos son la «prioridad»


La victoria socialista en Asturias ha sido holgada más allá de las expectativas, con 20 diputados en la Junta General, sólo a tres de la mayoría absoluta, y además con la posibilidad de gobernar en 55 de los 78 ayuntamientos (38 directamente por mayoría absoluta y el resto con pactos); aún así Adrián Barbón llamó a asumirla «con humildad y responsabilidad» y que, a su juicio, el mensaje de los electores ha sido una apuesta «por la seriedad» frente a «la confrontación». Con todo, reunida la Ejecutiva de la FSA, Barbón señaló que su primera prioridad, porque se va producir de forma inmediata, es la constitución de los consistorios y para ello ha fijado una línea roja: el rechazo a pactos con la extrema derecha.

Adrián Barbón reivindicó el trabajo de campaña realizado por su partido «ya desde el mes de noviembre porque nosotros nos tomamos esto en serio» y con mensajes a doble banda; hacia Podemos e IU, sin nombrarlos, señalando que «los ciudadanos han dicho basta al lenguaje bronco, a quien no quiere dialogar y a la confrontación permanente» y tras resaltar que lo «urgente» es formar los gobiernos municipales, otra llamada de atención a Ciudadanos «para ser freno a la amenaza de involución en los concejos que pueden caer en las garras de la extrema derecha». De forma directa, el dirigente socialista señaló al caso de la capital, cuyo ayuntamiento podría regresar a manos del PP, diciendo que «para gobernar Oviedo la necesita». Aunque lo cierto es que la mayoría absoluta en el ayuntamiento ovetense está en 14 ediles y al PP, con nueve, le bastaría un acuerdo con Ciudadanos, con cinco.

También tuvo Barbón un mensaje interno, como secretario general de la FSA, que sucedió tras la primarias que auparon a Sánchez, a largo periodo de Javier Fernández. Así indicó que en sucesivas elecciones el PSOE asturiano ha consolidado su hegemonía por «el camino que hemos elegido, el de la escucha activa, y de corregir errores cuando nos equivocamos».

Con alegría contenida, en todo caso, Barbón también hizo gala de la magnitud de su victoria. Así destacó que la distancia que ahora tienen con el segundo grupo en la Junta (20 diputados frente a los 10 del PP) es la mayor registrada en Asturias «desde 1983, y los 20 diputados nos llevan al mandato de Areces en 2007 y entonces con sólo tres partidos». También destacó que sus escaños son mas que la suma «de las cuatro derechas» entre las que incluyó a PP, Foro, Ciudadanos y Vox.

Respecto al hecho de que su primer mensaje en tuiter tras conocer el resultado de los comicios se publicara tanto en castellano como en asturiano, Barbón resaltó que se trata de que «normalizar» el uso de la llingua «ante una deriva terrible de las derechas que parecía más que tuvieran un problema con el mismo asturiano». Y añadió que «queremos demostrar el cariño y el afecto a nuestra cultura y tradición con normalidad». 

Comentarios

Barbón marca sus primeras líneas rojas en los pactos con la extrema derecha