Conflictos laborales en Orovalle y Tuinsa

Los trabajadores anuncian movilizaciones por despidos y motivos salariales

Pancartas a la entrada de la empresa Tuinsa en el polígono de Somonte
Pancartas a la entrada de la empresa Tuinsa en el polígono de Somonte

Las empresas Tuinsa y Orovalle afrontan conflictos laborales. La plantilla de Tuinsa, compuesta por casi 80 trabajadores, iniciará mañana un calendario de movilizaciones para reclamar las tres nóminas que se les adeuda y exigir medidas que garanticen la continuidad de la empresa. Mientras, el comité de empresa de Orovalle anuncia protestas ante los «continuos e injustificados despidos de personal».

Los sindicatos han explicado que los trabajadores de Tuinsa han optado por la movilización ante la falta de planteamientos claros por parte de la nueva propietaria de la sociedad, Full Pack Trading and Marketing. La empresa, ubicada en el polígono de Somonte, en Gijón, se dedica a las construcciones metálicas y al mantenimiento electromecánico, aunque lleva semanas sin actividad por la falta de pedidos.

El comité, que atribuye la situación de la empresa a la falta de gestión, alerta de que la compañía ha dejado de pagar las cuotas de la Seguridad Social de los trabajadores, lo que impide la firma de nuevos contratos por la desconfianza generada entre los potenciales clientes. Los trabajadores se concentrarán mañana, pasado y el viernes, entre las 7.30 y las 8.30 horas, en las inmediaciones de la carretera AS-326, junto a las instalaciones de la empresa.

Por su parte, el comité de empresa de Orovalle Minerals, consideran necesario «promover una movilización en las diferentes líneas de actividad de la empresa, para manifestar el rechazo ante la situación de continuos e injustificados despidos de personal y la política laboral emprendida en los últimos tiempos por parte de la actual dirección».

«No podemos permitir que tras los resultados de este tiempo donde se manifiesta por parte de Orvana, sociedad propietaria de Orovalle Minerals, records de producción y resultados obtenidos en las minas de Boinas y Carles y las buenas perspectivas de futuro, la dirección del Grupo esté cuestionando la profesionalidad y buenas practicas del personal técnico con titulación cualificada y amplia experiencia en la empresa, procediendo reiteradamente a la rescisión de los contratos de dicho personal», ha señalado CCOO.

A su juicio, «la dirección pretende seguir cargando sobre los trabajadores y aplicar una política laboral basada en la incertidumbre y represalias al personal, así como a la aplicación de medidas sancionadoras como alternativas laborales a la no definición de una estrategia clara en el proceso productivo».

Comentarios

Conflictos laborales en Orovalle y Tuinsa