La patronal marca sus líneas a Barbón: «Estamos ante el último tren y no podemos cometer errores»

Belarmino Feito explica en la clausura de la asamblea de la FADE el detalle de las 22 propuestas para la recuperación económica de la comunidad


En las semanas previas a la constitución formal del nuevo parlamento autonómico, aún sin haberse cerrado los pactos para gobernar los ayuntamientos, la clausura de la asamblea general de la Federación Asturiana de Empresarios (FADE) se convirtió en un pequeño escenario de corrillos políticos. Allí estaban Adrián Barbón y Adriana Lastra, además del reelegido eurodiputado Jonás Fernández, también la candidata popular Teresa Mallada, la de Podemos Asturies, Lorena Gil, además de representantes de Vox, entre otros. Todos compartieron breves conversaciones antes de escuchar al presidente de la patronal asturiana, Belarmino Feito que en su discurso hizo un resumen del despliegue de las 22 medidas propuestas por los empresarios para la recuperación económica de la comunidad y, en cierto modo, le marcó un camino a los nuevos gobiernos, una serie de propuestas para las que reclamó consenso y unidad a los partidos. Ante los principales responsables socialistas señaló que «probablemente estemos ante el último tren y no podemos cometer errores».

A grandes rasgos, las preocupaciones de los empresarios asturianos pasan por varios escenarios, uno de ellos es el internacional y no es ,enor por la enorme influencia que pueden tener en la economía regional, y singularmente en la industria, tanto la guerra comercial emprendida por EEUU, las medidas proteccionistas y también el Brexit. Si la semana pasada desde la CEOE se ponía en cuestión la pertinencia de que Europa estableciera un arancel medioambiental para hacer frente a la competencia de industrias sin los mismos requerimientos ecológicos, en esta jornada Feito insistió, sin querer hacer sangre con la patronal nacional, que no se dan las circunstancia de un «mercado libre y no se compite en igualdad de condiciones» por lo que consideró que ese arancel es «el mecanismo que en este momento tiene Europa para proteger su industria».

En este sentido, el presidente de los empresarios reclamó también al Ejecutivo central que evalúe «el impacto» sobre la economía regional de los plazos de la descarbonización y, de forma relacionada, la garantía de precio y suministro eléctrico para las grandes factorías. Feito advirtió de que «ni un solo dato de todos los que describen la realidad socio-económica de una región es favorable para la nuestra» y además en un contexto en el que Asturias está más aquejada que otros territorios por los efectos del envejecimiento y las falta de desarrollo de infraestructuras. La patronal reclamó de nuevo que se finalicen las obras de la Variante de Pajares, para mercancías y pasajeros, y también advirtió que respecto a la conexión de los vuelos internacionales «el aeropuerto de Asturias ha tocado fondo».

Financiación autonómica

La reforma del modelo de financiación autonómica será un asunto clave en esta legislatura y la patronal asturiana reiteró una idea que ya ha trasladado en otras ocasiuones, que el nuevo sistema no puede ahondar en desigualdades entre territorios. Tras una defensa de «la unidad de Espala y de la Constitución», Feito señaló que el nuevo modelo debe tener en cuenta singularidades de Asturias como el despoblamiento, la orografía, la propia producción energética o la dispersión territorial. Y señaló que, sin tener eso en cuenta, «Asturias se verá abocada a otra reconversión adicional que probablemente nadie había pensado nunca en ella: la de sus servicios públicos».

En sus apelaciones al Gobierno Central, Feito se mostró muy crítico con el uso por parte del Ejecutivo de los decretos leyes sobre medidas de ámbito laboral. Así, citó «el caótico decreto sobre el control horario» que, en su opinión, ha sumido en el «desbarajuste» a «millones de empresas»; también «la abrupta subida del salario mínimo» o «el decreto de igualdad».

En el terreno fiscal, los empresarios señalaron que «queremos pagar impuestos» pero no más que los empresarios de otras comunidades. En sus 22 medidas se incluyen rebajas a los tributos de patrimonio y de sucesiones entre otros, aunque ante todo se reclamó una armonización de los impuestos que varían entre comunidades.

Formación profesional 

Otro de los puntos en los que más insistió la patronal es en la demanda de una reforma de la Formación Profesional para adecuarla a los requerimientos de las empresas. Feito señaló que «cuesta entender que con 70.000 parados, con un paro juvenil de casi un 30% con un sistema de formación que tiene recursos técnicos y económicos suficientes, no haya en Asturias un solo sector, ni uno solo, que no tenga problemas para encontrar en este momento personal con cualificación suficiente». El presidente la patronal añadió además que «no nos vengan con la cantinela de los salarios» ya que, según aseguró, el convenio de la construcción y el del metal en Asturias son los «segundos más ventajosos de España».

Cerró la asamblea, en uno de sus últimos actos como presidente de Asturias, Javier Fernández, quien coincidió en las preocupaciones planteadas respecto a la industria y la financiación autonómica. Según recogió EFE, Fernández alertó de la «crítica» situación que afronta la industria regional ante una transición energética que, si no atiende a plazos, inversiones y alternativas que eviten destruir la competitividad de una economía «débil», puede llevar al sector «a una quiebra drástica».

Fernández situó el proceso de descarbonización impulsado en la UE como el principal riesgo que afronta una industria como la asturiana, que representa el 23 por ciento del PIB regional y que viene de perder en la última década casi uno de cada cuatro empleos. Así reconoció que combatir el calentamiento global es «un imperativo moral y una fuente de oportunidades».

No obstante, el jefe del Ejecutivo ha señalado que «la falta de paciencia o la presión ideológica puede llevar a un sobreesfuerzo a la actual generación y condicionar gravemente el bienestar económico y social de determinados territorios».

Así, ha expuesto que Asturias y su industria «con muy vulnerables a esta cuestión», tanto por las emisiones directas de dióxido de carbono como por su «sensibilidad» a un precio de la electricidad que en España es, «con certeza, uno de los más distorsionados», por las subvenciones cruzadas y por el sistema impositivo.

Por ello ha vuelto a reclamar «un ritmo de sustitución de las energías fósiles que permita la combinación económicamente más eficiente y socialmente menos costosa» con el objetivo de contar con «un tiempo pautado que evite esa quiebra drástica que deje atrás a territorios, empresas y personas».

«Cuando viajen por el centro de Asturias, recorran la comarca de Avilés o se acerquen a Gijón, cuando pasen por cualquier zona fabril, fíjense en lo que tienen a la vista. Eso es lo que está en juego», ha subrayado.

Valora este artículo

3 votos
Comentarios

La patronal marca sus líneas a Barbón: «Estamos ante el último tren y no podemos cometer errores»