El meteorólogo americano que predijo el frío de junio sabe cuándo volverá el calor a Asturias

Las temperaturas seguirán siendo bajas pero en el horizonte se ve un cambio importante


Asturias padece estos días temperaturas de invierno a las puertas del verano. Las máximas apenas superan los 13 grados en zonas del suroccidente y las mínimas se están desplomando. En Tineo, por poner un ejemplo, se espera que el viernes el termómetro descienda hasta los cinco grados. Ninguna de las actualizaciones que los principales modelos meteorológicos realizan cada seis horas observa calor a corto plazo. Este fin de semana el mercurio termómetro seguirá marcando cifras por debajo de la media en esta época del año. La jornada más cálida será el domingo pero con máximas que apenas superarán los 20 grados. 

El sol y las altas temperaturas no harán acto de presencia en Asturias mientras la configuración atmosférica actual no cambie. Ahora mismo, las borrascas están ocupando el lugar del anticiclón, que se ha situado sobre Escandinavia. Esto explica por qué el tiempo se encuentra justo del revés, con más calor en el extremo norte de Europa y frío en el sur del continente. Esta situación que se prolonga ya durante dos semanas fue predicha a finales de mayo por el meteorólogo americano Judah Cohen. «Es un conocido climatólogo y doctor en ciencias atmosféricas. Merece la pena destacar su interés en mejorar la previsión mensual y estacional, teniendo en cuenta parámetros que influyen en la dinámica de la atmósfera como la cubierta de nieve. También se ha especializado en el calentamiento que se produce en el Ártico y su influencia en los fenómenos meteorológicos extremos en el hemisferio norte», comenta el también meteorólogo Juan Taboada. 

Cohen, un investigador del MIT (Instituto de Tecnología de Massachusetts), anunció que la Oscilación Ártica, que determina dónde se sitúan las altas y las bajas presiones en el Atlántico norte entraría en una fase negativa en la primera semana de junio. Predijo que se formaría un bloqueo anticiclónico en la región escandinava, donde además se registraría una anomalía térmica positiva, es decir, con más calor de lo habitual en países como Suecia e Islandia. Y eso es justo lo que ha ocurrido. 

El científico acaba de publicar hace unas horas en su cuenta de Twitter que esta meteorología tan poco veraniega podría tener las horas contadas. Cohen asegura que la semana que viene la Oscilación Ártica volverá a estar en fase positiva. Esto permitiría que el anticiclón de las Azores ocupase la posición que le corresponde y que las borrascas se desplazasen al norte. Regresaría por tanto el sol y las temperaturas normales para este período del año.

Además con el anticiclón reforzado, siempre hay más posibilidades de que podamos tener las condiciones perfectas para ir a la playa, que es lo que toca. Esto ocurriría a medio plazo. «El cambio debería materializarse durante la segunda mitad de la próxima semana, de forma que se ven buenas posibilidades de que a partir del fin de semana del 21 de junio podamos disfrutar de la estabilidad atmosférica ese penúltimo fin de semana y la última semana de junio», confirma Taboada. 

 

El tiempo que muchos asturianos están demandando todavía tardará en llegar. Pero la buena noticia es que el cambio de tendencia asoma en el horizonte. De nada sirve que tengamos un único de día de playa si al siguiente bajan las temperaturas y regresan las nubes. Lo que necesitamos es despedirnos de esta montaña rusa meteorológica. Y para ello necesitamos que el anticiclón se encuentre con fuerzas. Y eso es justo lo que se está anunciando.

Valora este artículo

20 votos
Comentarios

El meteorólogo americano que predijo el frío de junio sabe cuándo volverá el calor a Asturias