Los partidos apuran el vértigo de los pactos locales

PP y Ciudadanos ultiman acuerdos en Oviedo y Colunga y el acuerdo global de PSOE e IU se resquebraja en Llanes


Apenas a poco más de 24 horas de la constitución de los ayuntamientos, los partidos viven con vértigo la tensión por unos acuerdos que en algunos casos no terminan de concretarse y que, en otros, se rompen por el eslabón más débil al poco de anunciarse. A izquierda y a derecha, las formaciones guardan sus cartas en una partida en la que las jugadas de farol pueden perder su valor en cuestión de horas. Buena parte de las miradas se centran en Oviedo, el gobierno de la capital podría caer de forma definitiva de nuevo en manos del PP si se cierra el bastante avanzado pacto con Ciudadanos para hacer alcalde a Alfredo Canteli. Con todo, los naranjas mantienen un diálogo a dos bandas en el que también participan los socialistas pero que, con el paso de los días, ha dejado muy lejos la denominada «opción Borgen»; la posibilidad de que el candidato de Ciudadanos, Ignacio Cuesta, pudiera llegar a la alcaldía con el apoyo del PSOE y la abstención de Somos. Los morados nunca han estado muy por la labor y en las últimas horas los socialistas han emplazado a Ciudadanos a elegir a su candidato, Wenceslao López o a Canteli.

La apuesta naranja por el PP es casi segura y hay muy poco espacio para la sorpresa. No sólo las conversaciones con el PP en Oviedo están más avanzadas que con los socialistas, no sólo es que la dirección nacional de Albert Rivera haya señalado al PP como «socio preferente» y que ya haya formalizado pactos con el PP (abiertamente) y con Vox (no reconocidos) en Madrid; es que el acuerdo en la capital tiene contraprestaciones en otros concejos. Ciudadanos está muy cerca de alcanzar el gobierno del concejo de Colunga, donde su candidato igualó en número de ediles a los socialistas (con cinco) y el único concejal del PP podría darles el gobierno del municipio. Se trataría, de cerrarse, del primer ayuntamiento asturiano gobernado por Ciudadanos.

Los naranjas pueden ser claves también en ayuntamientos como los de Amieva (gobernada en el último mandato por Foro y donde podría darse alternancia con un pacto entre PP y Ciudadanos), o Ribadesella, donde la derecha podría desplazar al PSOE si llegara a sumar todos los ediles junto a PP y Foro. Sin embargo, fuentes del partido señalaron que mantienen su vocación de «bisagra» en muchos ayuntamientos junto al criterio «dejar gobernar a la lista más votada» y que se permitirá, aunque sea con una abstención, que en muchos casos el gobierno de los concejos sea para los socialistas. Los naranjas, además, quieren evitar acuerdos que involucren a más de dos formaciones.

El pacto de izquierdas se rompe en Llanes

La mañana del jueves la Federación Socialista Asturiana y la dirección de IU Asturias ratificaban un acuerdo de apoyo mutuo para favorecer a la lista más votada que se resquebrajaba a las pocas horas en Llanes. Los términos del acuerdo incluían favorecer el «gobierno de la lista más votada de PSOE e IU» ya fuera con el voto explícito o la abstención y también «que en caso de no ser la fuerza más votada de ambas organizaciones, no presentar candidatura con el objetivo de que terceros no puedan modificar o alterar los términos del acuerdo suscrito entre la FSA-PSOE e IU de Asturies». Pero al par que las direcciones de los partidos firmaban este pacto desde Llanes llegaba la noticia de que la agrupación local de la coalición se había comprometido a reeditar el cuatripartito con Vecinos por Llanes, Foro y PP. Esta decisión fue desautorizada de forma inmediata por parte de la dirección regional de IU que advirtió además de que podrían derivarse sanciones (hasta la expulsión) de los concejales que no se ciñeran al acuerdo.

Otro de los puntos donde podría peligrar el acuerdo autonómico entre socialistas e IU es en Carreño. Allí el PSOE ganó los comicios con siete ediles y la mayoría absoluta está en nueve. El resto de la corporación la forman cinco concejales de IU, tres del PP y dos de Somos. La asamblea local de los morados aprobó el pasado miércoles respaldar una posible candidatura de IU contra los socialistas que requeriría el respaldo del PP. Sería posible si la coalición optara por presentarse, incumpliendo así el último punto del acuerdo firmado con la FSA, el de no optar a la alcaldía «con el objetivo de que terceros no puedan modificar o alterar los términos del acuerdo». Como un efecto dominó esta falta de acuerdo podría influir también en los concejos de Castrillón (donde IU podría perder la alcaldía frente al PP si no se logra un acuerdo a tres con el PSOE y Podemos) y también en Cangas del Narcea, donde sería necesario para el PSOE cerrar un pacto con la coalición. En Navia, los socialistas sí han alcanzado un pacto con IU.

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

Los partidos apuran el vértigo de los pactos locales