¿Debe un Gobierno en funciones firmar un convenio a 4 años con un centro educativo privado?

La Voz

ASTURIAS

De izquierda a derecha: El decano de la Facultad Padre Ossó, José Prieto; el consejero de Educación y Cultura, Genaro Alonso; y el director general de Ordenación Académica e Innovación Educativa, Francisco Laviana
De izquierda a derecha: El decano de la Facultad Padre Ossó, José Prieto; el consejero de Educación y Cultura, Genaro Alonso; y el director general de Ordenación Académica e Innovación Educativa, Francisco Laviana

Polémica por la decisión de la Consejería de Educación por el acuerdo con la Facultad padre Ossó, dependiente de la Iglesia

21 jun 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

«Impulsar medidas que fomenten la equidad, la inclusión y la diversidad en el sistema educativo.». Ese es el objetivo principal esgrimido para que la Consejería de Educación del Principado alcanzase un convenio de colaboración, con una vigencia de cuatro años, con la Facultad Padre Ossó, un centro privado con titulaciones adscritas a la Universidad de Oviedo. La rúbrica de este acuerdo tuvo lugar a comienzos de esta semana, en concreto, el pasado 17 de junio. El Gobierno asturiano lo colocó en su agenda oficial y explicó que era un acuerdo para desarrollar actividades educativas de atención a la diversidad en centros docentes financiados con fondos públicos. De hecho, allí estuvo el titular de la cartera, Genaro Alonso, estampando su firma. Lo que no pasó de ser un acto protocolario ha terminado degenerando en una árida polémica impulsada por los defensores de la escuela pública, que acusan a la administración de amparar a un centro privado vinculado a la Iglesia, aprovechando el parón Parlamentario tras las elecciones y con un Ejecutivo que está en funciones. En estos términos se ha expresado la número 1 de IU, Ángela Vallina, sindicatos como Suatea, colectivos laicistas como Asturias Laica y el Movimiento Social por la Escuela Pública.  

Contrarios

Vallina ha acusado a Genaro Alonso de firmar un acuerdo con la Facultad Padre Ossó que permitirá la entrada de personal de esta entidad en la escuela pública. «Es una vergüenza, primero por el momento que se ha elegido pero, sobre todo, por el fondo del asunto. No es aceptable que cuestiones de tal trascendencia como la lucha contra el acoso escolar se fíe a entidades ajenas al propio sistema público», ha señalado. La líder de la coalición cree que se está produciendo una gran contradicción ya que es «la administración la que, en todo momento, tiene que planificar, programar, garantizar y asegurar tanto la formación de su personal como el del sector privado».

IU cree que este convenio con un centro privado «choca con lo que debe ser una sistema educativo público, de calidad y laico». Cree que lo que tendría que hacer la Consejería de Educación es confiar la lucha contra el acoso escolar, la violencia de género o la exclusión a personal del sistema público especializado.