Blanca Marsillach recluta diez actores amateurs pero veteranos

Ana Cosme OVIEDO

ASTURIAS

Intérpretes procedentes del centro de mayores La Felguera ponen en escena en Oviedo una obra en homenaje a uno de los más grandes de las tablas españolas

21 jun 2019 . Actualizado a las 18:24 h.

Alguno de ellos se suben por primera vez a un escenario. Blanca Marsillach les ha brindado esta oportunidad tan importante para los protagonistas. Son diez actores amaeurs reclutados en el centro social de personas mayores de La Felguera para participar en un novedoso proyecto. Estos diez intérpretes, y sus tres profesores, no estarán solo sobre las tablas. Les acompañará la figura de un grande del teatro, Alfredo Marsillach, proyectado sobre una pantalla. Como ellos mismos han declarado, es una dedicatoria a todas esas personas que ya no están. Blanca Marsillach rinde homenaje a su padre. Ellos a sus seres queridos. Entre el público, sí que tendrán a amigos y familiares, un apoyo fundamental. La obra que representan se titula Entre versos y Marsillach, una adaptación de Mónica Buiza, del homenaje que Adolfo Marsillach, Amparo Rivelles y María Jesús Valdés realizaron en 1997 a ilustres dramaturgos españoles del Siglo de Oro.

El escenario elegido ha sido la Escuela de Ingeniería de Minas de Oviedo y el proyecto está impulsado por Varela Produciones, la Cía. de Blanca Marsilach y la Fundación Bancaria Caixa. Esta iniciativa surge de un deseo de Blanca Marsillach, la cual quería tener la oportunidad de trabajar con su padre, labor que ya había realizado como actriz siendo él director, pero nunca habían compartido escenario. De esta forma, gracias a las nuevas tecnologías, puede hacer su sueño realidad con la imagen de su padre proyectada en el escenario y a la vez involucrar a personas mayores.

La gira Entre versos y Marsillach llega a Oviedo después de haber pasado por más de una treintena de ciudades españolas, en las que en cada representación se cambia el elenco, dando así una oportunidad única a personas mayores de subirse a un escenario, muchos de ellos por primera vez. Los participantes ensayan mañana y tarde durante cuatro días, en los que desgranan el verso y entienden qué quiere decir cada palabra, una actividad que ayuda a ejercitar la memoria además de favorecer el compañerismo. Este programa centenario promueve el envejecimiento activo saludable de la gente mayor y con el lema «Mientras sumas años a la vida, sumas vida a los años», explican que el hecho de cumplir años no significa dejar de hacer sueños realidad. «Es un grupo que a mí me ha sorprendido bastante, de mayor quiero ser como ellos», ha afirmado Begoña Mencía, codirectora del proyecto y profesora de los participantes. Mencía ha manifestado que «la gente mayor nos da muchas cosas y llega un momento en el que nosotros también tenemos que devolver ese amor».