Esta es la fórmula política que Barbón aplicará en su Gobierno

El candidato socialista arranca hoy la cuenta atrás para ser presidente. Una fuerte agenda social, un nuevo modelo de planes de empleo, la defensa de la industria, la cooficialidad y el reto demográfico cimentarán su discurso

Adrián Barbón
Adrián Barbón

Adrián Barbón arranca hoy la cuenta atrás que le conducirá el viernes o el lunes a ser investido nuevo presidente del Principado. El candidato socialista defenderá hoy en su discurso en la Junta las líneas ideológicas que le auparon en las últimas elecciones autonómicas con una holgada victoria. Una fuerte agenda social ligada a inversión presupuestaria, la defensa de la industria asturiana, un nuevo modelo de planes de empleo, el impulso de políticas de innovación y ciencia, el apoyo a la cooficialidad y la lucha contra el invierno demográfico serán el hilo conductor de su programa. Tras alcanzar un acuerdo con IU, el PSOE negocia un pacto con Podemos que no es óbice para que Barbón ocupe el sillón de Suárez de la Riva tras los dos mandatos de Javier Fernández. La imposibilidad de votar en contra del único candidato a la presidencia (el PP descartó presentarse) garantiza la investidura.

El futuro presidente ya lo anunció durante la campaña electoral: su primera medida será requerir al Gobierno de España que defienda ante la UE la implantación de un arancel medioambiental. Se trata de defender a la industria asturiana de la competencia de otras potencias extracomunitarias que no afrontan los costes de emisiones de CO2. Barbón también  defenderá el Estatuto para las industrias electrointensivas. Además priorizará la reformulación de los planes de empleo, y la creación de una Consejería de Ciencia con planes para retener y atraer el talento y de una alianza para reclamar las infraestructuras de comunicación pendientes.   

La agenda social ocupará gran parte del discurso del futuro presidente. En materia educativa se paliará una de las lagunas del actual sistema: las escuelas de 0-3. Barbón pretende duplicar la red en la legislatura, con la garantía de que ninguna demanda municipal quede sin cubrir y la implantación de bonificación de matrículas para las familias. El objetivo es que solo el 29% de las familias abone la cuota máxima de 161 horas por jornada completa de ocho horas incluida la comida. Además se extenderá la oferta de comedores escolares. También se potenciará la lucha contra la violencia de género con inversiones en los juzgados para que víctimas y maltratador no coincidan y la contratación de más forenses y de personal en los centros asesores.

Barbón abordará en su discurso uno de los primeros logros que quiere conseguir en su mandato: una Ley de Derechos Vitales Básicos. Es decir, que todas las personas que residen en Asturias tengan cubiertas sus necesidades básicas: alimentación, ingresos mínimos, vivienda y suministros. E incidirá en la zona rural que el futuro presidente conoce como exalcalde de Laviana. Para combatir el ocaso demográfico propondrá blindar los sistemas de protección (escuelas con cuatro alumnos, ambulatorios) y el acceso a internet y formación digtital para la población rural. En esa línea de derechos sociales, quiere sacar adelante lo antes posible la Ley Trans que quedó pendiente en la pasada legislatura. La ley incluye que los centros escolares formen en identidad de género y orientación sexual.

El candidato socialista buscará también apoyos para una reforma estatutaria que haga cooficial el asturiano, medida que apoyan PSOE, Podemos e IU y rechazan PP, Ciudadanos, Vox y Foro. La izquierda no suma los 28 votos necesarios para aprobarla. En cualquier caso se aprobará un plan de normalización toponímica que permita el uso de los topónimos incluso en la administración central.

Negociaciones

Barbón ha alcanzado ya un acuerdo con IU e intenta un pacto con Podemos que se antoja muy complicado. La formación morada considera que la posibilidad de un acuerdo con el PSOE «está verde», según su secretario general, Daniel Ripa, que le ha reprochado que siga sin dar respuesta a sus propuestas.

«No puede ser que a 24 horas de la investidura desde el PSOE hayan remitido sólo una carta de buenas intenciones y dos líneas para explicar cómo gastar 3.000 millones» del gasto social del presupuesto, ha señalado Ripa que, no obstante, no ha dado por acabada la negociación y aún confía en un acuerdo.

Por su parte, la portavoz del PP, Teresa Mallada, ha considerado que el PSOE cuenta con apoyos suficientes para gobernar por lo que liderará una oposición «constructiva» tras acordar con la dirección nacional del partido la decisión de no optar a la investidura. Mallada, que mantiene abierto un enfrentamiento con la dirección regional del partido, ha incidido en que lo que ahora interesa para Asturias es tener gobierno «cuanto antes» y que saque adelante cuestiones pendientes a la mayor brevedad posible.

También en la oposición se situarán los cinco diputados de Ciudadanos, que también habrían dado a Barbón la mayoría necesaria para ser elegido en primera ronda, pero con los que optó por no seguir negociando al constatar una mayor cercanía con Podemos e IU dentro de una ronda de conversaciones de la que excluyó a Vox.

Precisamente, su portavoz, Laura Pérez, ha reprochado este miércoles a Barbón que se haya limitado a negociar con la «izquierda inestable» y renunciase a continuar los contactos con la formación naranja y analizar la posibilidad de gobernar con más estabilidad. 

Valora este artículo

4 votos
Comentarios

Esta es la fórmula política que Barbón aplicará en su Gobierno