Asturias se queda sin pisos nuevos en la costa

Un informe de Tinsa recoge que casi no quedan inmuebles a estrenar en las zonas de playa y que el mercado se limita al de segunda mano


Oviedo

El mercado inmobiliario asturiano ha salido del coma. Después de casi una década de larga enfermedad, la construcción de vivienda en la región da síntomas de recuperación. Aumenta el número de visados de obra nueva, suben los precios y el mercado digiere el stock de vivienda disponible. Especialmente en la costa, donde ya casi no hay pisos a estrenar y la oferta se limita prácticamente a los inmuebles de segunda mano. Con todo, el valor de estas edificaciones nada tiene que ver con el de antes del estallido de la burbuja.

El último informe elaborado por la consultora Tinsa sobre la vivienda en la costa recoge que, tras varios años de deterioro, el mercado se ha estabilizado en Asturias. Una de las principales consecuencias es que prácticamente no existen inmuebles nuevos sin vender en las zonas de playa de la región. Aunque el estudio hace una diferenciación por bloques, esta es la tónica general en todo el Principado.

Según Tinsa, en el bloque que va de Muros de Nalón a Villaviciosa, que es donde se encuentran los concejos costeros más poblados, la oferta disponible «se ha absorbido paulatinamente, quedando actualmente escaso stock de obra nueva». Entre los concejos incluidos en este apartado se encuentran Muros del Nalón, Soto del Barco, Castrillón, Avilés, Gozón, Carreño, Gijón, Villaviciosa, y allí «predomina la oferta de segunda mano, siendo especialmente proclives a más fácil comercialización viviendas en bloque colectivo de dos a cuatro dormitorios». En esta zona el mercado de alquiler vacacional resulta secundario, concentrándose en Gijón y Luanco.

La situación general en estos municipios es de «estabilidad con algunos indicios de mejoría», y el informe añade que «no se prevén futuros incrementos sustanciales en el precio, en tanto que el esfuerzo financiero necesario comenzaría a resultar excesivo». En esta zona no se ha producido un gran avance en la construcción de obra nueva, aunque Tinsa destaca las excepciones de Luanco, con la promoción de viviendas unifamiliares, y Gijón. En esta última ciudad el precio medio en vivienda vacacional en primera línea de playa en la zona más cara oscila entre los 4.000 y los 6.000 euros el metro cuadrado.

Entre Castropol y Cudillero

En este apartado Tinsa incluye los concejos de Castropol, El Franco, Tapia de Casariego, Coaña, Navia, Valdés y Cudillero. En estas localidades la oferta no ha variado sustancialmente, «siendo el actual nivel de excedente asumible a corto y medio plazo». El mercado de alquiler vacacional no es demasiado representativo y mantiene sus precios y predominando viviendas plurifamiliares de dos o tres dormitorios.

La coyuntura actual es similar a la del año anterior, «con ligeras mejorías puntuales en algunas localidades». El precio medio en primera línea de playa se sitúa en 2.000 euros el metro cuadrado.

Entre Colunga y Ribadedeva

El tercer bloque divisorio realizado por Tinsa incluye los concejos de Colunga, Caravia, Ribadesella, Llanes, Ribadedeva. En cuanto a la situación general, el informe señala «leves indicios de recuperación desde el ejercicio anterior, con ciertas expectativas de mejoría». En la zona «predomina la segunda mano, no habiendo cambiado sustancialmente el panorama del excedente de viviendas acumulado, que sí resultaría asumible». Tinsa también sostiene que en esos concejos prácticamente no existe mercado del suelo.

El precio medio más caro en la zona asciende a 2.000 euros el metro cuadrado.

Evolución de los precios

Los precios se han recuperado en Asturias según todas estadísticas, aunque todavía están muy lejos de los registrados antes del estallido de la burbuja. El precio medio del metro cuadrado en la región- en costa e interior- se situó en 2018 en 1.151 euros. En el primer trimestre de 2019 la cantidad ascendió hasta los 1.200 euros, un 4,3% más que un año antes pero un 32% menos que los máximos históricos registrados en la región.

Otro dato que demuestra la mejora del sector es el de la compraventa. En 2017 se vendieron en Asturias 9.216 viviendas, mientras que en 2018 la cifra se elevó hasta los 10.175, un 10% más. En cuanto los visados de obra nueva, el aumento anual fue del 39%.

Datos nacionales

El informe Vivienda en Costa 2019 es una radiografía de la situación del mercado de vivienda vacacional en España, a partir de información estadística y de la experiencia local de Tinsa en las 63 zonas en la que el estudio divide el litoral peninsular e islas. La información sobre oferta, demanda y actividad en los diferentes segmentos de la costa española aportada por los técnicos de la compañía se complementa con datos de precios medios, compraventas y visados de obra nueva.

«Durante el último año ha proseguido el buen ritmo en la actividad de los mercados residenciales costeros, haciéndose extensible la mejoría, así como incrementos adicionales de precio. En términos generales, ha continuado la absorción de buena parte del excedente acumulado en el ciclo anterior, no sólo en las áreas tradicionales más consolidadas», afirma Rafael Gil, director del Servicio de Estudios de Tinsa.

Muestra de esta mejora en la situación es que las zonas de costa donde la situación es calificada por los técnicos de Tinsa como de «en vías de recuperación» han aumentado respecto al año pasado (del 46% al 51%), al tiempo que se reducen del 6% al 5% las zonas de litoral donde la situación está aún en fase de ajuste.

Comentarios

Asturias se queda sin pisos nuevos en la costa