La rareza inédita desde 1900 que explica el (mal) tiempo en Asturias

La configuración actual de la Oscilación del Atlántico Norte explica el comportamiento del anticiclón de las Azores, que genera una meteorología muy cambiante

Oviedo en un día de lluvia
Oviedo en un día de lluvia

Desde hace meses la meteorología en Asturias se ha estado comportando como una auténtica montaña rusa, y durante el período estival el tiempo no está siendo precisamente como uno esperaría. Junio ha registrado en el Principado más lluvias de las esperadas, temperaturas más bajas de lo habitual y un 25% menos de horas de sol. Julio mantiene una tendencia similar.

El anticiclón de las Azores es el responsable de las condiciones tan cambiantes y de que Asturias no haya conseguido acumular diez días consecutivos secos y cálidos. Las altas presiones no terminan de situarse donde deberían, al oeste y al norte de la Península.

Uno de los motivos fundamentales que explica la actitud del anticiclón se encuentra en la configuración de la Oscilación del Atlántico Norte (NAO). «Se trata de un modo de oscilación atmosférico entre las bajas presiones de Islandia y las altas de Azores. El índice caracteriza la diferencia de presión, siendo positivo cuando esta diferencia es superior a la media y negativo al contrario», explica el meteorólogo Juan Taboada.

La NAO lleva más de ochenta días en fase negativa, desde mediados del mes de abril, algo que no ocurre desde el año 1900. Estamos, por tanto, ante una anomalía de carácter histórico. «Esto quiere decir que esa diferencia de presión se mantiene por debajo, bien porque el anticiclón haya estado muy debilitado, porque las borrascas atlánticas hayan sido poco profundas o por ambos motivos a la vez. Lo extraño de esta situación es que se prolongue durante tantas semanas, ya que las oscilaciones de la NAO suelen ser bastante rápidas, afirma Taboada.

La fase negativa de la Oscilación del Atlántico Norte tiene también su huella sobre la circulación de la corriente en chorro que lleva casi todo el 2019 circulando con grandes meandros como los de un río. «El Jet Stream ha traído masas de aire muy frío más al sur de lo habitual, haciendo que el anticiclón no acabase de asentarse en su posición natural», confiesa el meteorólogo.

Lo que suceda a medio plazo con la NAO determinará en buena medida el tiempo que se puede esperar durante el resto de la estación. «Parece que la situación tiende a normalizarse. Aunque el anticiclón sigue algo más al sur de lo habitual va poco a poco afianzándose y también empiezan a verse algunas borrascas entre Islandia y Escocia. Por tanto, lo previsible es que la NAO pueda pasar a valores positivos en las próximas semanas, tendiendo a normalizarse la situación», asegura Taboada.

Valora este artículo

8 votos
Comentarios

La rareza inédita desde 1900 que explica el (mal) tiempo en Asturias