Ante de que comenzara el acto solemne de toma de posesión de Adrián Barbón como nuevo presidente de Asturias, fue Adriana Lastra, vicesecretaria general del PSOE, la que robó protagonismo en la Junta General al comparecer para valorar el ofrecimiento de Pablo Iglesias de dar un paso atrás que permitiera facilitar la formación de un gobierno de coalición en el Estado. Lastra se mostró optimista: «estoy convencida de que habrá acuerdo».

La dirigente socialista añadió además que, con este nuevo posicionamiento de Iglesias «se abre una oportunidad que todos estábamos esperando. Tenemos que hablar de un programa de gobierno y estamos convencidos de que vamos a alcanzar un acuerdo que dé esperanza y respuesta a los millones de personas que votaron un gobierno de progreso», señaló. No será fácil en todo caso ya que si bien el máximo responsable de Podemos se apartó para no ser un obstáculo, después de veto levantado por Pedro Sánchez, reclamó que el número de dirigentes morados que entren en el Ejecutivo sea proporcional al resultado de las urnas, con lo que hasta una cuarta parte de los ministros podrían corresponder a Podemos.

Con todo, la advertencia contra el bloqueo político fue una constante en las conversaciones y en los discursos de la Junta General. El mismo Adrián Barbón destacó en su intervención que las mismas circunstancias de la investidura nacional (que empieza su debate el próximo lunes) habían impedido que Pedro Sánchez acudiera en persona a este acto y apuntó que «aprovecho para urgir de nuevo a quienes lo impiden a que se configure pronto un Gobierno Estatal: ni la conclusión de las grandes comunicaciones, ni las necesidades de nuestra industria, ni la financiación autonómica, ni los planes de futuro para las cuencas, entre otras tantas cosas, están para más demoras».

Por su parte el presidente del parlamento asturiano, Marcelino Marcos, también incidió en que una toma de posesión, tras una investidura, como la que se celebraba en Oviedo era un «triunfo de la democracia» y su ausencia «un fracaso». Marcos subrayó que «el debate y el diálogo son la esencia de la democracia», frente al «fracaso» que representan los intereses partidistas, el bloqueo y la falta de acuerdo político que tienen «su última expresión en una repetición electoral». Por ello, ha abogado por buscar herramientas «para lograr paliar esta situación» y plantear reformas que eviten el bloqueo político. En el caso del parlamento asturiano no se permite un voto negativo a los grupos en la sesión de investidura (sólo de respaldo o abstención) lo que facilita que se ponga en marcha la legislatura al poder elegirse el presidente en una segunda votación por mayoría simple.

Por último, según recogió EFE, el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación en funciones, Luis Planas, mostró la «plena disposición» del Gobierno de España al nuevo presidente de Asturias, Adrián Barbón, para abordar de forma conjunta y desde la «cooperación institucional» los principales retos que afronta la comunidad.

Planas ensalzó el trabajo realizado durante los últimos dos mandatos por su predecesor, Javier Fernández, quien le ha dejado un «buen punto de partida» y una «sociedad cohesionada» y aseguró que Barbón cuenta con un «ambicioso» programa de Gobierno para dar respuesta a cuestiones de vital importancia, como la lucha contra la despoblación, la transición energética, la culminación de infraestructuras y el reforzamiento del sistema educativo.

«Conseguiremos llegar a múltiples acuerdos para el desarrollo de proyectos conjuntos», ha argumentado el ministro en funciones.

Planas ha señalado que Barbón es un «auténtico conocedor de la realidad de los asturianos», al que le avala su gestión al frente al Ayuntamiento de Laviana.

Además, ha querido poner en valor el acuerdo alcanzado con el grupo parlamentario de IU para la investidura de Barbón, una alianza que muestra la «cooperación» de ambos partidos en beneficios de los asturianos.

«Mis mejores deseos para el Ejecutivo en sus responsabilidades en favor de todos los asturianos», ha concluido Planas.

Comentarios

Tres advertencias contra el bloqueo en el Estado