Las cotizadas asturianas se olvidan de las mujeres en los consejos de administración

El porcentaje de mujeres en estos puestos de responsabilidad supone el 23%


Redacción

Son más del 50% de la población pero la presencia de las mujeres en puestos directivos todavía es una asignatura pendiente de la sociedad española. A pesar de que en los últimos años la situación ha mejorado sustancialmente debido al impulso de políticas de igualdad -tanto en las administraciones públicas como en la iniciativa privada- la realidad es que queda un largo camino por recorrer para acercarse a la paridad. Un ejemplo más de estas diferencias entre sexos son las cotizadas asturianas, en las que la representación de las mujeres en sus consejos de administración es muy inferior a la de los hombres. En conjunto suponen el 23%, aunque hay casos extremos en los que no llegan ni al 15%.

Asturias no es una excepción y los porcentajes en los que se mueven las empresas de la región que cotizan en Bolsa van en sintonía con las del resto de España. De hecho, es levemente superior, ya que en el Principado alcanza el 23% mientras que en el conjunto del país se queda en el 19%. La evolución nacional es evidente, ya que en 2016 representaban el 16,6% y en 2015 el 15,41%, pero los datos evidencian que hace falta impulsar medidas encaminadas a corregir esta anomalía para alcanzar el objetivo fijado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) de que en 2020 supongan el 30%. A día de hoy, parece una utopía.

De las tres empresas asturianas con presencia en el parqué, la que más muejeres tiene en el consejo de adminstración es Liberbank. También es, con diferencia, la que tiene más miembros en este órgano de dirección. De los 11 consejeros del banco, 3 son mujeres. Es decir, el 27,27%. El porcentaje roza el objetivo de la CNMV.

El consejo del banco asturiano, según la última información remitida por la entidad al regulador, con fecha 27 de fenrero de 2019, está formado por Pedro Manuel Rivero, Manuel Menéndez, Víctor Manuel Bravo, Jorge Declaux, Felipe Fernández, Ernesto Luis Tinajero, Luis Masaveu y David Vaamonde. Las tres mujeres son Dávida Sara Marston, María Encarnación Paredes y María Luisa Gañada.

En cuanto a las percepciones económicas que ingresa cada una de ellas por pertenecer al consejo, Garaña y Marston ganó el año pasado 140.000 euros (en la parte alta de la clasificación, solo superadas por Menéndez y Rivero y en igualdad con parte de sus compañeros), mientras que Peredes ganó 110.00 euros (en sintonía con el resto de compañeros que forman parte de este órgano).

Duro Felguera

La multinacional asturiana vive uno de los momentos más críticos de su historia. Con una posición financiera que asfixia su día a día, los responsables de la compañía buscan un nuevo acuerdo con los bancos que les aporte oxígeno. Su consejo de administración está formado, según la información remitida el 29 de marzo a la CNMV, por ocho personas, de las que solo dos son mujeres. Por tanto, la presencia femenina supone el 25%.

Los miembros del consejo de Duro son: Acacio Rodríguez, Alejandro Legarda, José María Orihuela, Juan Miguel Sucunza, Ricardo de Guindos e Ignacio Soria. Las mujeres son Marta Elorza y Loreto Ordoñez. La primera percibió el año pasado 35.000 euros por pertenecer al órgano de dirección y la segunda 3.000 euros.

GAM

El caso en el que hay más diferencia entre sexos es el de GAM. De los siete consejeros, solo una es muejer. El porcentaje es del 14%. La última información remitida a la CNMV, con fehca 23 de marzo, recoge que los miembros de este órganos son: Pedro Luis Fernández, Juan José Zorzona, Jacobo Cosmen, Pablo Blanco, Carlos Luis Méndez, Ramón Forn y Verónica María Pascual.

La diferencia en el número de asientos se hace extensible a los ingresos que percibió cada uno. Pacual fue el miembro del consejo que menos ganó el año pasado por formar parte del órgano de dirección (30.000 euros). De menos a más, el siguiente ingresó 33.000 euros, varios de ellos 42.000 euros y Fernández, consejero delegado, superó el millón de euros.

Comentarios

Las cotizadas asturianas se olvidan de las mujeres en los consejos de administración