Oviedo

La Unión Europea impulsó en el año 2008 el Pacto de los Alcaldes por el clima, un proyecto que en el 2014 se reformuló para darle un mayor alcance. La iniciativa ha tenido una gran acogida en el conjunto de España, donde uno de cada cuatro municipios se ha adherido. Sin embargo, la situación es muy diferente es Asturias, donde solo dos concejos han suscrito el documento: Ponga y Avilés.

El lanzamiento del Pacto de los Alcaldes tuvo lugar en 2008 en Europa con el propósito de reunir a los gobiernos locales que voluntariamente se comprometieron a alcanzar y superar los objetivos de la UE en materia de clima y energía. Cuando se incorporan oficialmente al Pacto, los firmantes se comprometen a desarrollar un Plan de Acción para (el Clima y) la Energía Sostenible en el plazo de dos años.

La firma del documento permite suscribir diferentes objetivos en función del grado de compromiso del ayuntamiento. Avilés, que tiene 81.659 habitantes según los datos de la página oficial del acuerdo, se adhirió en 2014 con compromisos para 2020. Ponga, con 626 personas censadas, se marcó sus objetivos para 2030. Son solo dos de 78 concejos, mientras que en España han apoyado la iniciativa 2.271 municipios de los 8.131 existentes. Cada dos años la UE revisa estos planes, y de no cumplirse los ayuntamientos tendrán que mejorar o salir de este acuerdo. El de Ponga está ahora en fase de revisión.

Con la firma del documento los ayuntamientos se comprometen a reducir en un 40 % las emisiones de efecto invernadero en el 2030  y la adopción de un enfoque común para el impulso de la mitigación y la adaptación al cambio climático. Para traducir su compromiso político en medidas y proyectos prácticos, los firmantes del Pacto se comprometen a presentar, en los dos años siguientes a la fecha de la decisión de su consejo local, un Plan de Acción para el Clima y la Energía Sostenible (PACES) en el que se esbocen las acciones clave que se pretende acometer. El plan incluirá un Inventario de Emisiones de Referencia para realizar el seguimiento de las acciones de mitigación y una Evaluación de los Riesgos y Vulnerabilidades Climáticos.

La estrategia de adaptación puede formar parte del PACES o elaborarse e incorporarse en un documento de planificación independiente. Este compromiso político marca el inicio de un proceso a largo plazo en el que las ciudades se comprometen a monitorizar la implantación de sus planes cada dos años.

Ayudas

Pertenecer a este club para el clima y la energía implica también una serie de ventajas. La Comisión Europea se ha comprometido a apoyar a las autoridades locales involucradas en el Pacto de los Alcaldes y a proporcionarles visibilidad pública. En primer lugar, la Comisión ha implementado y financiado la Oficina del Pacto de los Alcaldes, que ayuda a los firmantes a través del servicio de asistencia y promueve sus acciones locales a través de los canales de comunicación del Pacto. Además, la Comisión Europea se ha comprometido a movilizar facilidades financieras y apoyo político a nivel de la UE

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Estos son los dos únicos concejos en el Pacto de los Alcaldes para el Clima