Tres mujeres completan el organigrama del Gobierno asturiano

Nieves Roqueñí, Encarnación Vicente y Graciela Blanco, se harán cargo de las viceconsejerías de Medio Ambiente y Cambio Climático, de Justicia y de Turismo, respectivamente.

 Graciela Blanco, Encarnacion Vicente y Nieves Roqueñí.
Graciela Blanco, Encarnacion Vicente y Nieves Roqueñí.

Nieves Roqueñí, Encarnación Vicente y Graciela Blanco, se harán cargo de las viceconsejerías de Medio Ambiente y Cambio Climático, de Justicia y de Turismo del Gobierno del Principado de Asturias, respectivamente.

Con esta decisión, que se oficializará por el Consejo de Gobierno, el presidente del Principado, Adrián Barbón, pretende reforzar «su apuesta por la igualdad», según indican desde el Ejecutivo asturiano en nota de prensa. Las tres tienen experiencia de gestión en la Administración del Principado, donde han ejercido diversas responsabilidades.

El Consejo de Gobierno aprobó este viernes los decretos de estructura de cada departamento. Con diez consejerías, el Ejecutivo pasará a sumar 44 direcciones generales (tres más que el anterior) y mantiene la cantidad de viceconsejerías (tres). Las variaciones respecto a la pasada legislatura responden, básicamente, a la creación de dos consejerías, la de Ciencia, Innovación y Universidad y la de Cultura, Turismo y Política Llingüística. Se trata de dos decisiones estratégicas, para fortalecer las políticas de desarrollo científico e investigador y las de promoción turística y cultural.

El presidente también ha decidido que las políticas de igualdad y la lucha contra el machismo sean otro de los rasgos de su Ejecutivo. Así, además de haber formado un equipo paritario, con cinco consejeros y cinco consejeras, asumirá directamente la dirección de Igualdad, que dependerá de la Presidencia del Principado. La elección de una mujer para ejercer la portavocía del gabinete, Melania Álvarez, titular de Derechos Sociales y Bienestar, y de las tres viceconsejeras «forma parte del mismo compromiso».

La Viceconsejería de Medio Ambiente y Cambio Climático, de la que dependerá la Dirección General de Calidad Ambiental y Cambio Climático, forma parte de la estructura de la Vicepresidencia, a cargo de Juan Cofiño. Es de nueva creación y está planteada con una vocación transversal, para coordinar todas las políticas que influyan en el cambio climático, uno de los principales desafíos a los que se enfrenta el Ejecutivo. Será la interlocutora del Principado tanto ante el Gobierno central como ante la Unión Europea.

La Viceconsejería de Justicia está integrada en la Consejería de Presidencia, titulada por Rita Camblor. De ella dependerán otras dos direcciones generales: la de Sector Público, Seguridad y Estrategia Digital y la de Función Pública. Entre su amplio cometido, la viceconsejería asumirá las relaciones con los diferentes órganos e instituciones de la Administración de Justicia.

La promoción turística será, por su parte, la finalidad principal de la Viceconsejería de Turismo, dependiente de la Consejería de Cultura. Durante los últimos años -y los datos de este ejercicio lo corroboran- el sector turístico ha multiplicado su importancia hasta convertirse en una de las áreas más dinámicas de actividad económica. La creación de la viceconsejería pretende reforzarla más aún.

Las nuevas viceconsejeras

Nieves Roqueñí Gutiérrez (La Cavada, Cantabria, 1964) es doctora ingeniera de Minas por la Universidad de Oviedo y profesora titular del área de Proyectos de Ingeniería. Entre 2007 y 2011, fue directora de la Oficina para la Sostenibilidad, el Cambio Climático y la Participación del Gobierno regional, ejerciendo la representación del Principado en el Consejo Nacional del Clima. En el ámbito académico, ha ocupado diferentes cargos de responsabilidad como directora del área de Gestión de I+D+i, en el Vicerrectorado de Investigación y Campus de Excelencia Internacional; directora de la Oficina de Transferencia de Resultados de la Investigación, y subdirectora del Departamento de Explotación y Prospección de Minas, entre otros. También ha formado parte del grupo de Investigación del Subsuelo y Medio Ambiente. Dentro de su bagaje profesional, destaca la participación en numerosos proyectos europeos en materia de medio ambiente, cambio climático, empleo verde, y sobre los impactos de las actividades minero-industriales en el agua, suelo y subsuelo. Asimismo, es coautora de diversas publicaciones sobre los efectos del cambio climático en Asturias.

Encarnación Vicente Suárez (Avilés, 1969) es graduada en Gestión y Administración Pública por la Universidad de Oviedo y funcionaria de la Administración General del Estado desde 1989, año en el que ingresó al Cuerpo General Auxiliar. Ha trabajado durante más de 20 años en la Administración de Justicia, siete de ellos (2008-2015), en calidad de adjunta a la gerencia territorial de Asturias del Ministerio de Justicia. En 2016 se incorporó al cargo de jefa de servicio de Relaciones con la Administración de Justicia de la Dirección General de Justicia e Interior y en enero de 2017 paso al frente de la Dirección General de Justicia, puesto que ocupa hasta la actualidad.

Graciela Blanco Rodríguez (Langreo, 1974) es licenciada en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad de Oviedo y consultora certificada en SAP. Su trayectoria profesional comenzó en la empresa privada como consultora y coordinadora en diferentes empresas y entidades bancarias. Entre 2010 y 2012, ejerció como técnica de Iniciativas de Recursos Externos del Ayuntamiento de Langreo, para pasar a dirigir la Agencia Asturiana de Cooperación Internacional al Desarrollo hasta 2014. Ese año fue nombrada consejera de Bienestar Social y Vivienda. Durante la pasada legislatura, ha estado al frente de Establecimientos Residenciales para Ancianos (ERA).

Comentarios

Tres mujeres completan el organigrama del Gobierno asturiano