Esta Asturias no da «un solo paso atrás»

Barbón destaca en la entrega de medallas del Principado la región solidaria, que lucha por por la igualdad y defiende a sus trabajadores


Las celebraciones institucionales del Día de Asturias han servido para reivindicar la solidaridad, frente a los nacionalismos excluyentes, y para plasmar el compromiso de la región con los derechos de la mujer, pero también para recordar a los que tuvieron que emigrar o a la plantilla de Vesuvius, que se enfrenta al posible cierre de la fábrica langreana. Como es habitual, dos días antes de que el 8 de septiembre tenga lugar esta festividad, el parlamento asturiano ha celebrado un pleno institucional y el auditorio de Oviedo ha acogido la entrega de las Medallas de Asturias en un acto que ha contado con representantes del mundo empresarial, cultural y político, entre ellos, la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, y la vicesecretaria del PSOE, Adriana Lastra.

En esta ocasión, han recogido las medallas de oro Soledad Saavedra, en nombre del expresidente del Principado Vicente Álvarez Areces, fallecido a los 75 años el pasado 17 de enero, y la Brigada de Salvamento Minero, y las tres de plata la Red de Casas de Acogida, la presidenta del Centro Superior de Investigaciones Científicas, Rosa Menéndez, y la escultora María Jesús Rodríguez. El acto de entrega ha estado presentado por los periodistas Sonia Fidalgo y Pedro Pangua, que realizaron varias intervenciones en asturiano, idioma que también estaba presente en la cartelería de las medallas y en las canciones interpretadas por Héctor Braga durante la ceremonia, informa Europa Press.

El presidente

Estas distinciones, con un claro protagonismo femenino, ha llevado al presidente del Principado, Adrián Barbón, a mostrar su compromiso con la defensa de la igualdad para que Asturias siga «en la vanguardia» de la defensa de los derechos de las mujeres, sin dar «un sólo paso atrás» en la lucha contra la violencia machista. Durante su intervención, Barbón ha hecho una pequeña semblanza de cada una de las personas e instituciones que este año han sido merecedoras de estas medallas y que representan, según ha dicho, «lo mejor de Asturias», recoge EFE.

Así, ha puesto en valor desde al «político que se entregó a una pasión de libertad e igualdad» y al equipo minero que «se juega la vida para salvar a los demás», hasta a la química que se sitúa «a la vanguardia de la investigación», como a la escultora que «nos atrapa con su obra» y a la red de casas creada para acoger a quienes sufren la violencia machista.

Los premiados

La viuda de Areces, Soledad Saavedra ha recordado que el que fuera presidente del Principado durante doce años y otros tantos alcalde de Gijón vio con «optimismo» el futuro de Asturias, porque creía que disponía de «instrumentos y talento». El proyecto de Álvarez Areces se sostenía, según su viuda, «en discurso y en acción, en hacer y convencer», siempre bajo «profundos valores de justicia social» y una acción vertebradora a base de sumar talentos.

Saavedra ha aprovechado su intervención para destacar que todos los premiados de este año cuentan con una mezcla de inteligencia, voluntad, trabajo y compromiso y han empleado su talento «en la forma más sublime, poniéndolo al servicio de su comunidad» y que «Tini no podría sentirse hoy más orgulloso» de compartir su medalla con ellos.

Felicitaciones para todos ellos trasladaron también los portavoces de los grupos parlamentarios que aprovecharon el pleno institucional para reclamar a Barbón una mayor implicación con los problemas más acuciantes de Asturias, como la financiación autonómica, el reto demográfico, el éxodo juvenil, la transición ecológica o el futuro de la industria regional.

El presidente de la Junta

El presidente del parlamento asturiano, Marcelino Marcos Líndez, tras mostrarse seguro de que a la mayoría de los asturianos le gusta esta Asturias que «invierte en recursos públicos para cuidar a sus mayores» y de tradición minera e industrial, también ha advertido de que seguro que también quiere un Principado con empleo de calidad y en el que se mantenga l equilibrio entre calidad ambiental y desarrollo

Marcos pidió además que este domingo se celebren las diferencias étnicas, lingüísticas y hasta religiosas, pero sin extraer de ellas consecuencias políticas, y se mostró convencido de que la mejor forma de prevenir el virus del nacionalismo es la vacuna de la solidaridad. 

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Esta Asturias no da «un solo paso atrás»