Polémica homilía en Covadonga: IU se indigna y C's apoya la libertad del arzobispo

Juan M. Arribas

ASTURIAS

El presidente del Principado, Adrián Barbón (3i); el presidente del parlamento regional, Marcelino Marcos (2i) y la delegada del Gobierno, Delia Losa (i), junto al arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes (d), durante el oficio este domingo en la basílica de Covadonga.
El presidente del Principado, Adrián Barbón (3i); el presidente del parlamento regional, Marcelino Marcos (2i) y la delegada del Gobierno, Delia Losa (i), junto al arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes (d), durante el oficio este domingo en la basílica de Covadonga. Alberto Morante

La coalición pide que la fiesta sea aconfesional. Ciudadanos critica a Barbón por «penalizar» su opinión sobre el aborto, la eutanaisa y el matrimonio igualitario

09 sep 2019 . Actualizado a las 19:14 h.

La homilía de la misa de la Santina oficiada por el Arzobispo de Oviedo en Covadonga ha provocado las primeras reacciones. Mientras la portavoz de IU, Ángela Vallina, ha afirmado que la mejor vía para evitar polémicas en el Día de Asturias es «aplicar la Constitución» y hacer de la fiesta una celebración aconfesional, la portavoz de Ciudadanos, Laura Pérez Macho, ha criticado que Adrián Barbón «penalizara la opinión de Jesús Sanz Montes sobre el aborto, la eutanasia o el matrimonio igualitario.

El prelado, en una referencia al aborto, indicó que «se destruye la vida no ayudando a la mujer por prepotencia machista o demagogia feminista». Además, Montes también se posicionó contra la eutanasia y defendió la familia «tradicional», en relación a la unión de un hombre y una mujer, rechazando así el matrimonio igualitario. Horas después, sin nombrar las palabras de Montes, el presidente Barbón replicó incidiendo en que su Gobierno tiene un proyecto para una Asturias feminista a la vez que diversa, «donde se proteja a todo tipo de familias».

Vallina ha rechazado la «equidistancia del Arzobipo al poner en un mismo nivel la violencia machista y el feminismo». «En realidad lo que esconde es un machismo exacerbado de la iglesia que mejor se aplicaba en las críticas a sus propios modos de actuación», ha afirmado.