El oso de territorio urbano

La localidad leonesa de Villablino se ha visto afectada por la visita de los plantígrados que buscan comida entre la basura

Un oso baja a Villablino

No una sola vez, sino dos. Y además recogidas en vídeo por los asombrados vecinos. La buena noticia de la recuperación paulatina del oso cantábrico tiene efectos colaterales, por ejemplo que los animales puedan atreverse cada vez en mayor medida a acercarse a áreas pobladas por el hombre. Es lo que ha ocurrido en Villablino, en León, en los últimos días con dos animales que fueron grabados rebuscando entre la basura.

El oso que rebusca en la basura

«La recuperación del número de osos en los últimos años hacía previsible que pudiera ocurrir en cualquier momento. El caso del oso joven de Villablino es, por ahora, una de las pocas excepciones, aunque esto no significa que no deba prestársele la suficiente atención para evitar que se repita y vaya más», señaló a través de un comunicado la Fundación Oso Pardo.

El pasado mes de agosto, el Fondo para la Protección de los Animales Salvajes (FAPAS) explicó que si los osos no encuentran carroñas en invierno, en primavera buscan alternativas proteínicas en las colmenas «con el consiguiente enfado de los apicultores». y también alertó de que estan creciendo los basureros en zonas de montaña, lo que favorece que los osos acudan en busca de comida y pueda generar un cambio en su comportamiento, habituándolos a hacer recorridos donde puedan obtener alimento con facilidad.

¿Cómo se debe ver un oso?

Susana D. Machargo
Imagen de la guía del Ministerio de Medio Ambiente sobre el turismo de observación y naturaleza, de J. Talegón.Imagen de la guía del Ministerio de Medio Ambiente sobre el turismo de observación y naturaleza, de J. Talegón
Imagen de la guía del Ministerio de Medio Ambiente sobre el turismo de observación y naturaleza, de J. Talegón

El Ministerio de Medio Ambiente publica una guía con consejo básicos para realizar turismo de observación. Este decálogo recoge los imprescindibles

Una investigación de la Universidad de Oviedo alertaba recientemente de que el ecoturismo relacionado con la observación de los osos puede afectar a su comportamiento, su fisiología y su ecología, al generarles estrés. La enseñanza que extraía es que este tipo de actividades deben analizar una a una, vinculada a cada especie y población antes de aprobar una normativa que regule la actividad. Solo unos días después de la publicación de que este nuevo trabajo relacione el ecoturismo con el estrés en animales protegidos, el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente edita un manual de Buenas prácticas para la observación del oso, lobo y lince en España. Esta obra, accesible en la página web de la institución, reúne un puñado de buenos consejos basados en la experiencia, en la gestión y en los conocimientos científicos. Reconoce las bondades del turismo de avistamiento y de naturaleza ya que permite dar a conocer la biodiversidad, desarrolla territorios y ayuda en la conservación. Pero también precisa que hay que organizarlo sin amenazar la superviviencia de los animales y con el menor impacto posible. ¿Cómo? Estos son los consejos básicos.

Seguir leyendo

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

El oso de territorio urbano