La primera nieve de la temporada, un 10 de septiembre

El refugio del Urriellu amanece con el primer manto blanco

El refugio del Urriellu, nevado en septiembre
El refugio del Urriellu, nevado en septiembre

La imagen la han compartido los gestores del refugio del Urriellu, en pleno corazón de los Picos de Europa, a los pies de una de las paredes más emblemáticas para los escaladores. La madrugada del 10 de septiembre ya ha caído la primera nevada de la temporada. Con la luz del tenúe de un amanecer neblinoso, la nieve brilla sobre el suelo. La única luz brillante aparece en una de las ventanas del edificio. 

Ha nevado pero se espera que el tiempo mejores. «Para mañana sale el sol de nuevo, dejándonos un buen fin de semana. Sn saludo desde las alturas», puntualizan para aquellos que estén preparando una ascensión para los próximos días.

Lo había advertido la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). Era posible que cayera la primera nieve de la temporada. La cota se colocaba ya por debajo de los 2.000 metros, entre 1.600 y 1.900 metros de altitud. Son los restos del huracán Dorian los que están provocando las primeras nevadas y han obligado a activar varias alertas rojas por lluvias torrenciales. La atmósfera no entiende de fronteras.

La cordillera, los Picos de Europa y el litoral oriental de Asturias está este martes en aviso amarillo por lluvias que pueden llegar a ser de 15 litros por metro cuadrado en una hora.

Alerta en España por una anómala situación meteorológica que afectará a Asturias

Xavier Fonseca
La nubosidad ha ido en aumento a lo largo de toda la jornada y el viento y las lluvias han sido localmente fuertes, traslandandose de oeste a este a medida que avanzaba la tarde.
La nubosidad ha ido en aumento a lo largo de toda la jornada y el viento y las lluvias han sido localmente fuertes, traslandandose de oeste a este a medida que avanzaba la tarde.

Los restos del huracán Dorian producirán las primeras nevadas y han obligado a activar varias alertas rojas por lluvias torrenciales. Asturias también notará los efectos

La atmósfera no entiende de fronteras. Por ello, un suceso meteorológico que ocurre a miles de kilómetros de distancia puede acabar afectando a Asturias. «Es el famoso efecto mariposa», reconoce J.J. González Alemán, investigador en la física de la atmósfera.

La semana pasada el potente huracán Dorian, que alcanzó categoría 5, arrasó las Bahamas. Después, el ciclón se desplazó hacia el norte, pasando por la costa este de Estados Unidos y terminando en Canadá. Durante su ascenso, Dorian sufrió un proceso de extratropicalización. Es decir, perdió las características propias de un sistema de bajas presiones de origen tropical para convertirse en una borrasca convencional, aunque profunda, que dejó importantes daños en zonas como Nueva Escocia. «Este tipo de transiciones son habituales pero esta en concreto se produjo de forma muy intensa, a través de un proceso que llamamos seclusión cálida. Lo que quiere decir es que durante la transformación el núcleo cálido de Dorian quedó intacto y el aire frío que empezó a bordear el ciclón no fue capaz de retirarlo. La diferencia de presión entre el centro y la parte exterior generó una diferencia mayor de presión que produjo fuertes vientos», explica Gonzalez- Alemán. 

Seguir leyendo

Valora este artículo

1 votos
Tags
Comentarios

La primera nieve de la temporada, un 10 de septiembre