El rescate extremo de Xana

Drones, bomberos, un helicóptero y escaladores se movilizaron para rescatar a la perra perdida en un acantilado de Candás

El momento del rescate de la perra Xana
El momento del rescate de la perra Xana

A la hora de efectuar rescates en los escarpados paisajes de Asturias ningún hombre queda atrás. Y ningún perro tampoco. La historia de la perrina Xana, que se despeñó por un acantilado en Candás tuvo un final feliz, después de mantener en vilo a un gran número de espectadores conmovidos y tras movilizar también un despliegue inédito de medios en el que se dejó notar el valor de los voluntarios.

Xana había sido acogida por la protectora Don Gato pero se escapó del centro el lunes de la semana pasada. Tras varios días de búsqueda hubo un momento de suerte. Una vecina oyó los ladridos del animal, la localizó en la pendiente extrema y del acantilado de San Antonio y le hizo una fotografía. La alerta y las imágenes permitieron fijar su ubicación concreta que no era precisamente un lugar de acceso sencillo. 

Los servicios de emergencia y los bomberos se movilizaron para buscar a Xana, fue una labor llena de dificultades porque la perrina estaba atemorizada, se escondía y no podían encontrarla. Llegaron drones para tratar de encontrarla desde el aire, finalmente alguien pudo señalarla y un grupo de escaladores descendió a por ella. El momento del rescate fue inmortalizado por el público que se había trasladado al lugar en una jornada festiva.  

Valora este artículo

12 votos
Comentarios

El rescate extremo de Xana