El presidente del Principáu, el socialista Adrián Barbón, esplicó esti miércoles que foi a la misa de la Santina como xefe del Executivu y como respetu a la Virxe de Cuadonga, «dalgo que tresciende de ser un elementu de vocación relixosa» al tener «vocación s'asturianía».

Asina respondió a delles de les crítiques pola so asistencia a la misa en Cuadonga'l 8 de setiembre, Día d'Asturies. «Asistí como xefe del Executivu asturianu y non por decisión personal al recibir una invitación como cargu institucional», señaló.

Nesi sentíu, recordó que «ye una tradición» que «instauró'l presidente socialista, Rafael Fernández, y dende entós siguiéronla tolos presidentes del Principáu».

Barbón sostién qu'esta tradición «nun ye una muestra de respetu a quien ocupa nesi momentu'l cargu d'Arzobispu nin a la Ilesia sinón que ye un respetu a la Santina (Virxe de Cuadonga), dalgo que tesciende de ser un elementu de vocación relixosa. Tien vocación d'asturianía».

«Acepto toles crítiques pero dexé claro que la posición del Gobiernu d'Asturies ye aconfesional y con un programa qu'apuesta pol feminismu y por que la sociedá avance en derechos».

Comentarios

Barbón defende que la Santina tresciende lo relixoso al ser un símbolu «d'asturianía»