Muere el delicuente número uno de Georgia que secuestró durante un año a un asturiano

Chichiashvili retuvo a Francisco Rodríguez a punto de pistola cuando se dirigía al aeropuerto de Tiflis. Había sido amnistiado en su país

El empresario asturiano Francisco Rodríguez, secuestrado en Georgia a finales del año 2000
El empresario asturiano Francisco Rodríguez, secuestrado en Georgia a finales del año 2000

El Ministerio del Interior de Georgia ha confirmado la muerte en Ucrania de Mevlud (Shotá) Chichiashvili, quien en 2001 mantuvo secuestrado durante un año a dos empresarios españoles, el joyero vallisoletano José Antonio Tremiño y el asturiano Francisco Rodríguez, y que en su momento fue declarado el «delincuente número uno» de este país caucásico.

El ministerio declaró a Efe que los policías ucranianos mataron a Chichiashvili el pasado 1 de octubre en la aldea de Khotianivka, en la provincia de Kiev, después de que éste abriera fuego durante la operación de su captura e hiriese a dos militares de las tropas especiales. Aunque el georgiano había sido amnistiado en su país y no tenía causas pendientes, la Justicia ucraniana comenzó a buscarle a finales de septiembre pasado después de que en otra ocasión anterior abriera asimismo fuego contra la policía cuando le pidieron identificarse. Tras el incidente, Chichiashvili se dio a la fuga y días después la policía ucraniana lo localizó en Khotianivka.

El criminal fue juzgado y encarcelado en Georgia en 2004 después de que Rusia, adonde había huido tras los secuestros, le detuviera y extraditase. El tribunal presentó en aquel momento cargos por 18 delitos graves contra Chichiashvili, entre ellos por el secuestro de Petre Tsiskarishvili, diputado del Parlamento georgiano; del banquero británico Peter Shaw y de los empresarios españoles José Antonio Tremiño y Francisco Rodríguez. Rodríguez y Tremiño fueron secuestrados a punta de pistola en noviembre de 2000 cuando se dirigían hacia el aeropuerto de Tiflis.

El tío de Chichirashvili, Eldar, explicó que su sobrino viajó a Ucrania pocos días después de ser amnistiado en 2013. Antes de viajar a Ucrania, el criminal ofreció una entrevista al periódico georgiano «Kviris Palitra» en la que admitió el secuestro de los españoles. Según confesó entonces a la prensa, retuvo a sus víctimas en el desfiladero de Pankisi, controlado en aquella época por combatientes chechenos, con quienes hizo buenas migas e incluso colaboró.

Antes de situarse al margen de la ley, Chichiashvili fue miembro de las tropas especiales de Georgia y aprovechó sus conexiones en el Ministerio del Interior georgiano para evadir la persecución. Se estima que sobornó a altos funcionarios de la Policía con el mismo fin. «Tenía tanta influencia que pude haber sido el (Pablo) Escobar georgiano, pero me abstuve, porque soy un hombre temeroso de Dios», declaró entonces a la prensa del país caucásico.

Comentarios

Muere el delicuente número uno de Georgia que secuestró durante un año a un asturiano