El estatuto para la industria electrointensiva, las pruebas para la llegada de la alta velocidad a Asturias en los primeros meses del 2021, el arancel medioambiental que defiende el PSOE asturiano, la financiación autonómica y el reto demográfico. Estos son los compromisos adquiridos por el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ante un auditorio de 1.800 militantes y simpatizantes congregados en el Corredoria Arena, de Oviedo. Sánchez citó en varias ocasiones su apuesta por el futuro de la industria asturiana y de las cuencas mineras. Cree que es algo que define el espíritu socialista y que demuestra su apuesta por el equilibrio territorial. Sánchez ha pedido el voto de los asturianos frente al bloqueo que encarnan Ciudadanos y Podemos. También frente a la fragmentación de la izquierda, señala que el PSOE es la única alternativa seria. «Nosotros miramos hacia adelante mientras a nuestra derecha y a nuestra izquierda sólo hay una sopa de letras», ha insistido.

Frente al bloqueo

«No se preocupe, vamos a ganar por más para que no nos puedan volver a bloquear», ha respondido el presidente a un militante que le ha interrogado de pie ante el público. Ese ha sido el mensaje insistente de todos los socialistas que han intervenido desde Pedro Sánchez, al presidente del Principado, Adrián Barbón; la vicesecretaria general del partido y candidata por Asturias, Adriana Lastra, y el portavoz en Oviedo, Wenceslao López. Los socialistas se presentan como la única alternativa sólida y con futuro. Cada uno ha enumerado sus argumentos, que van desde su trayectoria de 140 años, al equipo económico que tienen trabajando, a su extensa base social, su apuesta por las libertades, la ilusión, su defensa por el equlibrio territorial... Alrededor solo ven deserciones -Pedro Sánchez ha citado algunas en todos los partidos- y discursos vacíos que solo pretenden dividir y exaltar. 

Gobierno o bloqueo. Esa es la dicotomía que presentan los socialistas. Y gobierno es Pedro Sánchez como presidente, para poder «completar una legislatra de cuatro años y para consolidar la justicia social». Así el candidato del PSOE señala que la denostada ley electoral ha permitido que cada elección más partidos entren en el arco parlamentario. Eso cree que les está beneficiando. «Cuantos más partidos entran más evidente resulta que la respuesta de la izquierda es el PSOE», ha insistido.

Agenda para Asturias

¿Qué promete? Ha jugado con la E de España, que forma parte de las siglas del partido para desarrollarlo. Promete educación pública de calidad, empleo digno, ecología (con su transición) y equilibrio territorial. Todas esas políticas van a tener su reflejo en el Principado. Asegura que se volcará con la industria de la región como ya ha hecho con las cuencas mineras. Ha citado el proceso en el que están inmersas las centrales térmicas, ha hablado de garantizar el empleo y de generar una economía verde. Ha garantizado que las empresas asturianas gozarán de la solidaridad del resto del Estado.

Además de las centrales térmicas ha citado expresamente el arancel ambiental que Adrián Barbón considera prioritario y ha hecho referencia a la financiación autonómica y a la necesidad de que en el reparto se tenga en cuenta los retos de cada territorio. En el caso de Asturias, uno de esos retos es el despoblamiento y el envejecimiento. Esta es una posición defendida por los socialistas asturianos.

Los primeros en recibir a Pedro Sánchez fue un grupo de trabajadores de Vesuvius, con sus hijos y ataviados con sus camisetas naraja. Habló en su nombre José Enrique Ruiz García, quien reclamó al presidente que les ayude a mantener abierta a factoría de Langreo y sus puestos de trabajo. «Estoy en ello», esa fue su concisa respuesta. Luego, ya en el estrado, hizo referencia a ellos y se comprometió a trabajar por el empleo digno.

Un enfervorizado Barbón

Un enfervorizado Adrián Barbón también puso en pie al Corredoria Arena en varias ocasiones, cuando gritó «queremos al dictador fuera» o cuando exigió defender la memoria de las 13 rosas frente a los ataques desaforados de Vox. El presidente del Principado ha apuntado a los principales responsables de que haya un Gobierno en funciones y nuevas elecciones son Podemos y Ciudadanos.

Barbón, que ha llamado a «votar con rebeldía», ha compartido la solidaridad de la Federación Socialista Asturiana (FSA) con la plantilla de Vesuvius y ha mostrado su indignación contras las fuerzas políticas de la derecha que han impedido a la consejera de Cultura, Berta Piñán, intervenir en el parlamento en asturiano. Esos comportamientos «surrealistas» son los que cree que se pueden corregir con las urnas el próximo 10 de noviembre. «O más PSOE o más bloqueo», ha repetido a modo de eslogan. 

«Ninguno queríamos estar aquí hoy. Pero nos robaron el resultado electoral». Así comenzó Adriana Lastra su intervención, para posteriormente cargar contra «la supuesta izquierda» que  «por cuarta vez» impide un gobierno estable del PSOE. Lastra disparó a derecha a izquierda, contra los podemitas que «prefieren Juego de Tronos a resolver los problemas de la gente» y contra la derecha que estuvo 40 años en el poder con la dictadura. La vicesecretaria general del partido puso como ejmplo de la resistencia socialista a la histórica militante Ángeles Flórez, Maricuela, sentada en primera fila junto a los consejeros del Principado. Allí estaba también la ministra María Luisa Carcedo o el eurodiputado, Jonás Fernández. No faltaba nadie. Había que cerrar filas con el líder.

El exalcalde de Oviedo, Wenceslao López, se ha mostrado muy crítico con Podemos. Ha señalado que la nueva izquierda no está preparada para asumir la responsabilidad de Gobernar. «Los que vienen del 15-M no han sabido realiza la transición de la protesta a la propuesta, de la oposición al Gobierno», ha explicado.

Comentarios

Pedro Sánchez garantiza un plan de choque para la industria asturiana