Alimerka «siembra» 7.500 paneles fotovoltaicos en su centro logístico de Llanera

La empresa invierte casi dos millones para redudir las emisiones de CO2 en 1.000 toneladas anuales

Iván Pravia y Paula Díaz-Caneja en la presentación de los paneles fotovoltaicos de Alimerka
Iván Pravia y Paula Díaz-Caneja en la presentación de los paneles fotovoltaicos de Alimerka

Redacción

El movimiento FridaysForFuture ha puesto en el centro de la agenda política internacional un problema de dimensiones planetarias. Cada viernes, miles de jóvenes de todo el mundo salen a la calle para exigir a los políticos que tomen medidas para reducir la contaminación y poner freno al cambio climático. El papel de los dirigentes es fundamental, pero también lo son las acciones individuales de cada individuo o del tejido empresarial. En este contexto, Alimerka ha dado un nuevo paso en su apuesta por las energías renovables. La cadena asturiana de supermercados ha invertido alrededor de 2 millones en la instalación de 7.500 paneles fotovoltacios en su centro logístico de Llanera. Con este sistema, espera reducir en 1.000 toneladas anuales sus emisiones de CO2.

Con la instalación de estos paneles, la empresa abastecerá de energía a sus dos naves de Llanera con una potencia de 2,4 megavatios que aportarán esos 7.500 paneles. Según ha explicado Iván Pravia, director de la oficina técnica de la empresa, se trata del mayor proyecto de estas características en la cornisa cantábrica. Además, ha precisado que la energía solar obtenida de los paneles permitirá reducir el consumo energético de su red de distribución y alimentar, entre otras y de forma proporcional, el frío industrial de sus instalaciones, su maquinaria de proceso e iluminar sus instalaciones.

La compañía tiene ya planificada de aquí a octubre de 2020 la instalación de este sistema de energía en 16 tiendas de Asturias, un proceso que Alimerka inició en su tienda de Laguna de Duero (Valladolid), que cuenta con 322 paneles fotovoltaicos, y que fue la primera en incorporar este sistema. Asimismo, también está proyectada la instalación de estos paneles en el cebadero de IGP Ternera Asturiana que la compañía tiene en Villaviciosa, con lo que la suma de estas diecisiete instalaciones alcanzará los 1,65 megavatios de potencia, lo que reducirá en 660 toneladas las emisiones de CO2 a la atmósfera.

Las placas están en funcionamiento desde el pasado mes de agosto, por lo que los responsables de la empresa ya tienen datos de septiembre. Ese mes, en el centro logístico se consumieron un millón de kilowatios hora y los paneles produjero 190.000 kilowatios hora. Es decir, la planta cubrió el 19% de las necesidades de consumo, ha explicado Pravia. Un dato que sirve para contextualizar estas cifras es que, según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), una vivienda unifamiliar consume de media unos 826 kilowatios hora, por lo que la planta de Alimerka generó el mes pasado electricidad para cubrirar las necesidades de 230 viviendas unifamiliares.

Paula Díaz- Caneja, responsable de Calidad y Medio Ambiente, ha insistido en que la planta fotovoltaica es un paso más en el «compromiso que Alimerka ha adquirido con el medio ambiente». Además, ha señalado que la empresa consiguió a principios de este año el premio Lean&Green, concedido en España por la Asociación de Fabricantes y distribuidores (AECOC), una iniciativa internacional que nació con el objetivo de ayudar a las empresas a reducir un 20% sus emisiones logísticas de CO2 en un plazo de cinco años. Una auditora externa ha acreditado que Alimerka cumple ese requisito y por eso ha conseguido la distinción.

Los datos de la empresa

El centro logístico de Alimerka, inaugurado en 2009, cuenta con 46.106 metros cuadrados repartidos en dos naves: destinada a oficinas centrales, almacenaje y distribución de productos secos -como detergentes y cremas-, fruta, verduras, carne, charcutería y pescado y otra de aproximadamente 6.100 metros cuadrados para la elaboración de pan y productos de bollería.

La cadena cuenta en la actualidad con 166 supermercados y da empleo directo a más de 6.000 personas y ha impulsado en los últimos años otras iniciativas como la conversión de su flota de camiones (69 en total), que desde marzo ya son todos propulsados por Gas Natural Licuado, lo que reduce un 20% sus emisiones de CO2 y generan la mitad de ruido que un camión diésel convencional.

Comentarios

Alimerka «siembra» 7.500 paneles fotovoltaicos en su centro logístico de Llanera