Tormenta laboral en Asturias: más paro y menos trabajadores ocupados

Asturias pierde en el último año 8.300 ocupados y suma 3.800 parados. Gobierno, patronal y sindicatos muestran su preocupación


Asturias ha perdido en el último año 8.300 ocupados, el 2,12 por ciento de los trabajadores, la mayor destrucción de empleo del país, a la vez que ha incrementado el paro en 3.800 desempleados, el 6,26 por ciento, el tercer peor dato entre las comunidades autónomas. Las cifras no han invitado al optimismo: tanto el Gobierno regional como patronal y sindicatos han mostrado su «preocupación» por la tendencia. «No son datos para nada satisfactorios», ha afirmado Melania Álvarez, portavoz del Ejecutivo. En relación al tercer trimestre de 2018, el Principado refleja un aumento del paro y una pérdida de ocupación y de población activa, al contrario de lo que sucede en el conjunto del país.

La EPA ha revelado que la tasa de paro repuntó entre julio y septiembre del 14,17 al 14,43 por ciento, medio punto por encima de la media nacional. El Principado creó 1.400 empleos (+0,35%) en relación al segundo trimestre, hasta situar el número total de trabajadores en 386.000, gracias al tirón de las contrataciones estivales vinculadas al sector servicios.

Así, Asturias ha perdido en el último año 8.300 ocupados, el 2,12 por ciento, y ha elevado el paro en 3.800 desempleados, el 6,26 por ciento, mientras que la población activa cae en 4.500, el 1 por ciento, también la peor evolución del país. Asturias se mantiene así como la comunidad autónoma con menor tasa de actividad, un 50,74 por ciento, ocho puntos menos que la media nacional. Los datos de la EPA reflejan una significativa brecha en la tasa de actividad de hombres y mujeres, del 55,2 por ciento para los primeros y del 46,7 para las segundas. Esta diferencia es menor en el caso de la tasa de paro, que se situó en el 14,17 por ciento para los hombres y en el 14,71 por ciento para las mujeres.

De hecho, el aumento del paro se concentró entre los hombres, con 4.700 desempleados más, hasta 33.000, mientras que entre las mujeres se redujo en 3.100, hasta 32.100. Desde el Gobierno del Principado se ha admitido que los datos de la EPA «no son para nada satisfactorios», en palabras de la portavoz del Ejecutivo, Melania Álvarez a la Agencia EFE.

La directora del Servicio Público de Empleo del Principado (Sepepa), Pilar Varela, ha recordado que la EPA refleja importantes oscilaciones trimestrales por el reducido tamaño de la muestra en comunidades autónomas pequeñas y ha subrayado que estos datos no coinciden con el desempleo registrado y las afiliaciones a la Seguridad Social, que en ambos casos arrojan una evolución positiva durante los meses de verano.

Sin embargo, la responsable de Estudios Económicos de la Federación Asturiana de Empresarios (FADE), Marta Álvarez, ha considerado que Asturias presenta «un panorama preocupante» en un contexto marcado por la desaceleración económica y «los riesgos a la baja». De hecho, ha recordado que Asturias ya fue el pasado año la única comunidad autónoma que perdió ocupados y ha apuntado que este año, por primera vez en una década, tiene una tasa de paro superior a la media nacional.

Los sindicatos también han hecho una lectura muy negativa de los datos y se han mostrado especialmente preocupados por la situación de la industria.

La secretaria de Política Sindical de UGT de Asturias, Mar Celemín, ha advertido de que el «desplome» de la ocupación se ha notado especialmente en la industria, que ha perdido 2.000 empleos en el último año, el 3,6 por ciento.

El responsable de Política Institucional de CCOO de Asturias, Gilberto García Buelga, ha añadido que la industria sigue sin capacidad para crear empleo, ya que el sector cuenta con 400 ocupados menos que en 2013 y desde el inicio de la crisis, en 2008, ha perdido un total de 22.600.

En opinión de este dirigente sindical, los datos de la EPA reflejan «una reconversión encubierta», por lo que «las perspectivas son muy preocupantes». En el conjunto del país, el número de ocupados aumentó en 69.400 personas durante el tercer trimestre del año, hasta los 19.874.300 trabajadores, el 0,35 por ciento, en la peor evolución para este trimestre de los últimos seis años, desde 2013.

El número de desempleados en España disminuyó en 16.200 personas, el 0,5 por ciento, en lo que también supone la peor cifra para este periodo desde 2012, cuando aumentó. Este descenso sitúa el número de parados en 3.214.400, lo que reduce la tasa de paro en una décima hasta el 13,92 %, por debajo del 14 % por primera vez en diez años.

Comentarios

Tormenta laboral en Asturias: más paro y menos trabajadores ocupados