Asturias conocerá el impacto de la descarbonización y una bateria de alternativas en seis meses

La comisión mixta sobre la transición energética, impulsada por el Principado, la patronal y los sindicatos, considera urgente presentar un diagnóstico

Reunión de la Comisión Mixta sobre el impacto de la transición energética en Asturias
Reunión de la Comisión Mixta sobre el impacto de la transición energética en Asturias

Redacción

La comisión mixta para evaluar el impacto de la transición energética en Asturias, que ha celebrado hoy su primera reunión de trabajo, se ha marcado un plazo de seis meses, prorrogable tres meses más si fuese necesario, para presentar un análisis del impacto que tendrá el proceso de descarbonización y una batería de propuestas para reactivar a las comarcas mineras. Los integrantes de esta comisión, formada por miembros del Gobierno regional, organizaciones sindicales y FADE, han coincidido en la «urgencia» de presentar un diagnóstico en el menor tiempo posible, ya que el futuro de la región «está en juego» y «no se puede esperar más».

Según cuenta EFE, la directora general de Energía, Minería y Reactivación, Belarmina Díaz, ha explicado que esta primera toma de contacto ha servido para establecer el ámbito de trabajo de la comisión, plantear los datos de partida para el análisis del impacto de la transición energética, y para conformar los seis grupos de trabajo que trabajarán en esta materia. Sobre este asunto, ha señalado que habrá cinco grupos de trabajo centrados en el sector energético, primario, secundario, terciario y medioambiental y un sexto «transversal» que abordará el impacto desde la perspectiva del empleo, que se irá incorporando «progresivamente» a la mesa y que podría tener incidencia en los cinco grupos de trabajo principales.

El objetivo de esta división es «avanzar de manera práctica y efectiva», ha apuntado, para lograr un diagnóstico acertado de la transición energética en el Principado, un territorio «singular» con una «fuerte dependencia de la industria y de la generación eléctrica» y que «necesita un precio competitivo, estable y seguridad en el suministro» de electricidad.

Por este motivo, ha incidido en la importancia de que esta comisión vaya «un paso más allá» y también vea esta transición como «un proceso que presenta oportunidades en Asturias», que para el Gobierno regional pasan por «las energías renovables, la eficiencia energética, la diversificación de sectores y la apuesta por el medio rural». No obstante, ha puntualizado que en esta primera reunión no se ha hablado de «cifras concretas» sino que se ha planteado una «hoja de ruta» desde la que se irá avanzando hasta presentar el informe final.

Por su parte, el secretario general de UGT en Asturias, Javier Fernández Lanero, ha subrayado la importancia de trabajar en la evaluación del impacto de la transición basándose tanto en los plazos actuales como si éstos se adelantasen, lo que daría lugar a una «descarbonización exprés injusta». En su intervención, ha insistido en la importancia de «centrar el tiro» y acertar en la vía que debe seguir la región en los próximos años, ya que hasta el momento lo único que se conoce con certeza son «las fechas de cierre», mientras que el resto son «posibilidades y oportunidades sin concretar».

En la misma línea se ha mostrado el secretario general de CCOO en Asturias, José Manuel Zapico, que ha coincidido con Lanero en la importancia de «aprender de los errores del pasado» y acertar en las decisiones que se tomen porque «Asturias se la juega». Para CCOO, es fundamental que las instalaciones que vayan a dejar paso a otras fuentes de energía garanticen la actividad industrial y el mantenimiento del empleo, ya que «no se pueden perder más puestos de trabajo». Por este motivo, ha anunciado que su sindicato presentará tres documentos a la comisión en los que hará una evaluación del impacto de la transición energética, una serie de propuestas para reactivar las cuencas mineras y abordará el potencial de la región en materia de energías renovables.

Eurodiputados visitarán Galicia y Asturias para estudiar sus proyectos de transición energética

Redacción | La Voz

La delegación entrará en contacto con los problemas que atraviesan las industrias electrointensivas

El Parlamento Europeo ya ha puesto fecha para su próxima visita a Galicia y Asturias. Será en septiembre del 2020. Una delegación integrada por eurodiputados de la Comisión de Industria, Investigación y Energía (ITRE) de la Eurocámara aterrizará en ambas regiones para pasar revista a sus proyectos de transición energética y analizar las necesidades que atraviesan las industrias galaicas y asturianas para poder adaptarse a los objetivos europeos de descarbonización.

En el horizonte está la fecha del 2050. A partir de entonces, la Unión Europea deberá ser neutra en carbono. Una hoja de ruta que añade presión a los problemas que ya atraviesan las plantas intensivas en energía del noroeste peninsular. El socialista gallego, Nicolás González, instó a la cámara a tener en cuenta el impacto socioeconómico que acarreará la transformación para todos los sectores productivos: «Eso exige tomar medidas de calado desde ya (...) Pero acompañando al conjunto de las personas y regiones afectadas para que nadie se quede atrás», sostuvo. Ese desafío exigirá grandes esfuerzos, por eso reclamó ante la Eurocámara más financiación: «La única posibilidad de lograr esa transición es hacerla con justicia, poniendo recursos presupuestarios suficientes para afrontarla”.

Seguir leyendo

Comentarios

Asturias conocerá el impacto de la descarbonización y una bateria de alternativas en seis meses