Ganaderos, en pie de guerra: «Somos unos esclavos laborales y financieros»

Usaga convoca una movilización para pedir a la Administración más leyes que defiendan el medio rural

Varios manifestantes de Usaga, en la concentración
Varios manifestantes de Usaga, en la concentración

Redacción

Decenas de personas se han reunido durante la mañana del viernes en una movilización convocada por la Unión de Sectoriales Agrarias de Asturias (Usaga), en Oviedo, para pedir a los políticos de todas las formaciones «la defensa del medio rural con leyes». Además, entre los asistentes, ha habido también representantes de la Unión de Uniones y de AiGAS (Cantabria). Fernando Marrón, coordinador de Usaga, ha alegado que la situación de los ganaderos «es insostenible» y necesitan que la Administración «trabaje para el medio rural»

Ni siquiera las fuertes lluvias consiguieron frenar a los manifestantes. Además, Marrón ha denominado a los ganaderos como «esclavos laborales y financieros». Se han quejado también de los ataques que sufre su ganado por parte de fauna salvaje, de la avispa asiática, del precio de la leche que está «por los suelos» y han reclamado unas campaña se saneamiento que no «les arruinen». Además, desde la organización han asegurado «la necesidad de mejorar el medio rural es una cuestión que no entiende de bandos políticos».

El recorrido ha comenzado en la estación de tren de Oviedo, para continuar por la calle Uría y llegar hasta el Parlamento regional, donde el coordinador se ha dirigido a los asistentes para insistir en la necesidad de que los políticos atiendan a las reivindicaciones. Posteriormente se han trasladado a la sede de la Presidencia, para presionar también al Gobierno regional. «Esperamos que los políticos reaccionen de una vez y sea hoy el día 0, a partir del cual se vuelva a pensar en el campo», ha asegurado Fernando Marrón. Ha concluido: «Estamos aquí para recordarles a los candidatos que las promesas que se hacen en campaña están para cumplirlas». 

Comentarios

Ganaderos, en pie de guerra: «Somos unos esclavos laborales y financieros»