El fuego de Vesuvius se extingue

La multinacional británica de elaboración de refractarios echa el cierre a su factoría de Langreo

Una de las manifestaciones de Vesuvius
Una de las manifestaciones de Vesuvius

Oviedo

El grupo Vesuvius, dedicado a la elaboración de productos refractarios para la siderurgia, anunció en el mes de septiembre el cierre de sus factorías de Langreo, que contaba con 111 empleados, y Miranda de Ebro, que daba empleo a 17. Este ERE planteó el cese de la actividad manufacturera así como algunas funciones administrativas tanto en su planta asturiana como en la burgalesa.

La multinacional, con sede en el Reino Unido, justificó esta decisión en la reorganización de la actividad que está llevando en todas sus fábricas europeas ante el deterioro que sufre la industria del acero por un exceso de capacidad y el incremento de importaciones de terceros países. La factoría langreana ya vivió una regulación de empleo hace diez años, con un expediente que supuso entonces la marcha de 77 operarios entre los que fueron regulados y los que aceptaron bajas incentivadas.

Con una facturación anual superior a los 44 millones de euros, Vesuvius Ibérica, que englobaba a las plantas de Asturias y Burgos, se dedicaba a la fabricación y comercialización de productos refractarios y cerámicas de uso siderúrgico, especialmente. Fuentes de la compañía señalaron que su objetivo era que la planta asturiana dejara de producir estos productos en Langreo y que se mantengan otras líneas de negocio y comerciales.

Según Vesuvius, el sector continuaba sufriendo una sobrecapacidad, una ausencia de medidas proteccionistas para frenar las importaciones de fuera de la Unión Europea y uno altos costes de emisión que podrían dar lugar a una caída en la producción del acero en Europa, lo que unido a la tensión política y económica en algunos mercados de oriente medio, llevó a la multinacional británica a reorganizar su capacidad productora en Europa.

A partir de ahora, Vesuvius quiere centrar su actividad manufacturera de los productos refractarios en un número limitado de fábricas en Europa para maximizar su producción y mantener la competitividad de sus productos, y consecuentemente, la producción total del grupo. Asturias se quedó fuera.

La compañía, que cuenta con 24 filiales y 33 oficinas de venta en Europa y cotiza en la bolsa de Londres, está presente en España desde 1989 y contaba con cuatro fábricas -tiene otras dos en el País Vasco- con un total de 200 empleados. Vesuvius está presente en 41 países de los seis continentes y cuenta con 59 fábricas repartidas por todo el mundo y 89 oficinas de venta, y una plantilla mundial de 10.809 personas, 4.360 de ellas ubicada en Europa.

Vesuvius señaló recientemente que la práctica totalidad de la plantilla afectada por el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de las plantas de Langreo y Miranda de Ebro decidieron participar en el programa de recolocación puesto en marcha en colaboración con Lee Hecht Harrison (LHH). El Expediente de Regulación de Empleo supuso finalmente la salida de un total de 107 empleados el pasado 31 de octubre, 91 en Langreo y 16 en Miranda de Ebro.

El plan de recolocación, acordado entre Vesuvius y el comité de empresa, se extenderá durante nueves meses en lugar de los seis previstos en la legislación actual, y seguirá incluyendo a los familiares de primer grado que estén en situación de desempleo, quienes también podrán beneficiarse de este plan de recolocación.

Plan de prospección

De forma paralela al programa de recolocación, Vesuvius sigue inmersa en un intenso plan de prospección de inversores para las dos plantas: la de Langreo, con 32.000 metros cuadrado de superficie (6.590 metros cuadrados en planta) y la de Miranda de Ebro, con 4.640 metros cuadrados (1.600 metros cuadrados en planta). La empresa ha mostrado su disposición a vender o alquilar el terreno y las edificaciones en función del compromiso de creación de puestos de trabajo y el tipo de contrato ofrecido.

Comentarios

El fuego de Vesuvius se extingue