La asturiana que vale más que tres ministerios

El rey, con el Gobierno
El rey, con el Gobierno

Cumplidas con ceremonia las tomas de posesión oficiales de los nuevos ministros, hubo quien se quedó con un poso de cierta decepción por la ausencia de asturianos en el nuevo gabinete del Gobierno de coalición. María Luisa Carcedo, que había ejercido en la última legislatura como ministra de Sanidad entregaba a su cartera en un acto en el que el departamento se dividía (con Salvador Illa, del PSC asumiendo la cartera principal sanitaria y el coordinador de IU, Alberto Garzón haciéndose cargo de un nuevo área de Consumo) y dejaba así de ser la representación asturiana en el consejo de Ministros.

«Yo soy diputada por Asturias y como tal estaré en el Congreso y así defenderé a mi tierra, siempre la defiendo»; destacó Carcedo en declaraciones tras entregar el testigo de su departamento, e insistió en que «llevo años como diputada o senadora pero siempre defendiendo los intereses de mi tierra junto con el interés general». Queda por saber si habrá más asturianos en los segundos niveles de la administración del gobierno, más allá de Alba González, nueva directora general de Igualdad de trato.

Con todo, la delegada del Gobierno en Asturias, Delia Losa, aseguró que el Principado tenía alguien mejor, más valioso y más influyente, que un ministro. Incluso más que tres. «Nosotros tenemos en el parlamento y en el partido socialista en Madrid a una persona, que es Adriana Lastra, y que podríamos decir que vale más que tres ministerios. Por su capacidad, por su implicación y por su influencia en el gobierno».

No es una protaganista menor. Si Adriana Lastra ya era una de las dirigentes socialistas que goza de la mayor consideración por parte del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, la vicesecretaria general del PSOE, también portavoz del grupo en el Congreso, ganó aún más enteros después de las negociaciones, que encabezó, para lograr la compleja suma de apoyos que garantizó los números suficientes para la investidura de Sánchez. Lastra estuvo con los grupos que sumaron su respaldo explícito y también para ganarse las abstenciones imprescindibles de ERC y de Bildu.

Los retos del futuro para Asturias no son pequeños. Con Teresa Ribera aunando en una vicepresidencia dos de las principales cuestiones que atañen al devenir de la economía asturiana: la crisis demográfica y la transición energética, la necesidad de que se tenga en consideración las singularidades del Principado es más que relevante. Además, en esta legislatura deberá debatirse otra cuestión crucial para Asturias, el nuevo modelo de financiación autonómica y las reivindicaciones asturianas no son precisamente coincidentes con las de las comunidades del Mediterráneo.

Comentarios

La asturiana que vale más que tres ministerios