Un pareja de ancianos convive con cuatro cabras muertas en su finca

La Guardia Civil interviene en un terreno en El Franco, alertado por los vecinos

Cadáver de una de las cabras localizadas por la Guardia Civil en El Franco
Cadáver de una de las cabras localizadas por la Guardia Civil en El Franco

Convivían con los cadáveres de cuatro cabras y con otras tres no declaradas. La finca estaba llena de maleza y de residuos. La Guardia Civil ha tenido que intervenir en la propiedad de un matrimonio mayor, en la localidad de El Franco tras recibir informaciones de vecinos que alertaron de lo que estaba sucediendo. Los veterinarios decidieron trasladar a los animales vivos a otra explotación, retirar los cuerpos de las cabras y limpiar todo el entorno debido al elevado riesgo de incendio, 

La denuncia ciudadana fue la que inició el caso. Los agentes de la Guardia Civil de los puestos de La Caridad-El Franco tuvieron conocimiento a través de avisos de vecinos y de post en las redes del abandono de varias cabras en una finca situada en La Caridad. Tras conocer la localización exacta de la finca, una patrulla de seguridad ciudadana del puesto de la Caridad se trasladó al lugar y observó que la propiedad se encontraba rodeada por un muro de hormigón que delimitaba todo su perímetro. Tras observar por encima de esa tapia, descubre que se encontraba en un estado de abandono absoluto, con gran una gran cantidad de basura acumulada y dos cabras vivas. Los guardia deciden solicitar la intervención del Seprona.

La patrulla de Seprona se personó en la vivienda anexa a los terrenos que se encontraban en tan mal estado. La casa estaba ocupada por dos personas mayores que, según fuentes de la Benemérita, habían pasado recientemente «por enfermedades delicadas» y que autorizaron el acceso a los guardias. Loos agentes descubrieron que la situación era incluso más grave de la detectada a distancia. El terreno estaba totalmente cubierto de maleza, residuos varios y restos de poda. Localizaron cuatro cadáveres de cabras y otras tres vivas. Los animales no estaban declarados ni identificados, por lo que se deciden a iniciar un protocolo de intervención.

Solicitaron la presencia de veterinarios de la Consejería de Desarrollo Rural para que valoraran la situación y el destino de los animales vivos. Los profesionales de la administración se personaron, se hicieron cargo de las cabras y regularizaron su situación documental y sanitaria. También realizaron informes que dirigieron al Ayuntamiento del Franco para que con urgencia retire los cuerpos de los animales fallecidos y para que trasladar a los vivos. Debido al riesgo potencial de propagación en caso de incendio, la Guardia Civil reclamó al consistorio la limpieza de la finca.

Comentarios

Un pareja de ancianos convive con cuatro cabras muertas en su finca