Gijón, Oviedo y Avilés impondrán vetos al tráfico

Las tres ciudades tendrán que habilitar zonas de bajas emisiones. Restricciones al tráfico rodado y al uso de vehículos privados, fomento del transporte colectivo, aparcamientos disuasorios, espacios para cicloturistas y peatones, entre las medidas

Marcha de usuarios de bicicleta en Gijón
Marcha de usuarios de bicicleta en Gijón

El consejero Infraestructuras Medio Ambiente y Cambio Climático, Juan Cofiño, ha avanzado este miércoles que Oviedo, Gijón y Avilés tendrán que habilitar zonas de bajas emisiones al tener más de 50.000 habitantes y ha remarcado que la movilidad en la zona central ha de ser compatible con la sostenibilidad medioambiental. Las tres ciudades tendrán que elaborar un plan sobre restricciones al tráfico rodado y al uso de vehículos privados, el fomento del transporte colectivo y de los aparcamientos disuasorios, espacios para cicloturistas y peatones y la elaboración de planes de calidad del aire.

Madrid y Barcelona son las ciudades pioneras en España pero el objetivo es sumar a 145 municipios de toda España, entre ellos Gijón, Oviedo y Avilés, que deberán tener en 2023 un plan. Las tres urbes asturianas ya se han visto obligadas a activar protocolos por contaminación e imponer restricciones a la circulación de manera temporal. En Madrid, por poner un ejemplo, se ha contemplado restricciones a la circulación en un entorno de 4,7 kilómetros cuadrados, eliminación de calderas de carbón en 2022, reducción de las calderas de gas, más zonas verdes, carriles bus y un plan de ayudas de 200 millones para cambiar los vehículos contaminantes de taxis, empresas y particulares. Prevé también peatonalizaciones (en la Puerta del Sol) el fomento de coches eléctricos y el carsharing y motosharing.

La alerta de Naciones Unidas

La base de todas estas medidas es el Acuerdo de París de 2015 para poner freno al cambio climático, que dicta que el papel de las ciudades y regiones es fundamental. Según Naciones Unidas, las ciudades son responsables del 70% de las emisiones mundiales de CO2.  En Europa se contabilizan 280 ciudades con zonas de bajas emisiones. En el año 2050, casi siete de cada diez personas vivirán en zonas urbanas.  

Cofiño ha indicado que estas medidas supondrán un cambio en las ciudades que tendrán que hacer planes en sus proyectos de movilidad en relación al tráfico rodado y el uso de vehículos privados. Se favorecerá la creación de zonas para los cicloturistas y peatones y aparcamientos fuera de las zonas urbanas. El transporte colectivo deberá incrementarse. El vicepresidente ha señalado que el plan de la emergencia climática y ambiental que aprobó ayer el Gobierno traerá consigo una serie medidas para paliar el cambio climático, una cuestión que, a su juicio, la sociedad asume con «absoluta unanimidad» al ya no ser «un asunto de discusión ideológica».

«La zona centro de Asturias tiene pendiente la asignatura de mejorar su movilidad siendo compatible con la sostenibilidad medioambiental», ha recalcado el vicepresidente del Principado, mientras que el alcalde de Oviedo, Alfredo Canteli, ha dicho que él acatará esos cambios, si al final son necesarios, ya que es «muy disciplinado».

Comentarios

Gijón, Oviedo y Avilés impondrán vetos al tráfico