Un coronel asturiano recurre el archivo de una denuncia por acoso sufrido en una residencia militar de Madrid

El recurso reclama una copia del parte por falta grave que se presentó contra el denunciante cuando la dirección de la Escuela de Guerra intentaba que abandonara su habitación. Solicita que se investigue la vinculación real con un caso de «mobbing» juzgado en 2004

Escuela de Guerra del Ejército de Tierra
Escuela de Guerra del Ejército de Tierra

Un juzgado togado ha archivado la denuncia presentada por un coronel asturiano contra el general director de un alojamiento logístico y contra otros dos mandos más por el acoso y el chantaje al que fue sometido para abandonar la habitación que había ocupado durante 16 años en la Escuela de Guerra del Ejército de Tierra, en Madrid. El militar asturiano, ya en la reserva, no se resigna a esta decisión, al considerar que no se ha investigado lo sucedido, no se han tenido en cuenta las conexiones con un caso anterior mobbing ya juzgado y condenado y no se han practicado las pruebas solicitadas. Por esa razón ha presentado un recurso en el que muestra su sorpresa por la rapidez con la que el tribunal aparca la denuncia y en el que solicita que, al menos, se practiquen algunas diligencias.

El caso se remonta al pasado verano de 2019, cuando confluyeron para el coronel asturiano diversas situaciones profesionales y personales. Pasó a la reserva en el mes de junio, momento en el que residía todavía en la Escuela de Guerra del Ejército de Tierra. Al mismo tiempo, estaba inmerso en un proceso judicial para recuperar su única vivienda. Los tribunales ya le habían asignado en el mes de abril la titularidad pero todavía quedaban flecos procesales por resolver, como una impugnación de la tasación de costas cifrada en 14.000 euros, por lo que necesitaba quedarse en su habitación unas semanas hasta tener su casa. Ahí es cuando denuncia que comenzaron unas actuaciones de acoso y chantaje, con la presentación de un parte de falta grave que nunca llegó a originar un expediente disciplinario. Terminó abandonando el alojamiento a finales de agosto, tras renunciar a los 14.000 euros. Entonces decidió interponer una denuncia.

El coronel asturiano quiere demostrar que sufrió un caso de acoso y trata de probar que está relacionado con el hecho de que fue el primer militar en denunciar un caso de mobbing dentro del Ejército español, que supuso el procesamiento del entonces coronel Luis Gómez Armero y que obtuvo una amplia repercusión mediática.

El procedimiento

El caso apenas ha tenido recorrido en los tribunales militares, ya que el juzgado togado militar número 2 de Madrid ha decidido archivar la denuncia, tras tomar declaración al coronel asturiano el pasado 18 de diciembre. Se ha quedado, por tanto, en la primera fase de la instrucción. El letrado que representa al denunciante ha mostrado su sorpresa, ya que le han comunicado esta decisión justo en el momento en el que estaba recopilando todas las conexiones con el caso de mobbing de Luis Gómez Armero y cuando ni siquiera se había solicitado que se presentara una copia del citado parte por falta grave, que es una de las piezas fundamentales sobre las que el abogado sustenta la denuncia.

No es su única queja sobre la instrucción. El letrado reclamó por adelantado que se grabara la declaración de su representado. No fue capaz de obtener una respuesta concreta pese a sus insistentes peticiones. Finalmente, el testimonio se grabó. Pero el denunciante no pudo recoger una copia. El juzgado le obligó a contratar un abogado o un procurador en Madrid que pasara a retirarla. Así tuvo que hacerlo. Algo similar ocurrió con la documentación que obra en la instrucción. Aunque se le dijo inicialmente al letrado que se le entregaría de manera digital, mediante un lector de memoria, finalmente se le negó. Esto motivó que el pasado 22 de diciembre se presentara ante el Consejo General del Poder Judicial una queja, que no fue respondida por el juzgado militar dentro del plazo establecido.

El auto de archivo de la instrucción tiene fecha del 15 de enero. El recurso se presentó apenas una semana después, el 21 de enero. Ese recurso va acompañado de tres archivos de audio de conversaciones ocurridas durante el verano, que se aportan para acreditar la situación de acoso que el coronel asturiano sufrió y que han derivado en un cuadro clínico. 

Nueva información

En ese recurso aporta información complementaria. Uno de los argumentos para que el militar asturiano abandona la Escuela de Guerra esgrimidos por el principal acusado, el general director del alojamiento logístico, José María Millán Martínez, -al que no se ha tomado declaración- era que necesitaba esa habitación. El letrado cita hasta cinco ejemplos diferentes de militares y familiares de militares que utilizaron habitaciones en ese alojamiento durante el verano de 2019 cuando no les correspondía. Este comportamiento les hace sospechar que, como mínimo, su criterio para tratar de echarlo, no era de aplicación para todos los usuarios.

Con respecto al parte por falta grave, también se extiende. El auto de archivo dice que «al parecer» el general llegó a cursarlo pero luego no se materializó. En varias partes de la redacción, parece poner en tela de juicio su veracidad. El letrado insiste en que no hay duda de su existencia, otra cosa es que no se materializara, ya que su única intención parecía ser presionar al coronel asturiano para que abandonara su habitación. Por esa razón, detalla que su cliente recibió un oficio de remisión, es decir, el resguardo de que se había interpuesto. Sabe que tiene el número 10 de los reservados, de fecha 17 de julio. De ahí que considere crucial incorporarlo a la causa. Para saber qué se alega y cómo se razona y por qué nunca llegó a tramitarse.

El recurso de apelación cuestiona el auto del juez, pues en algunas partes considera que se contradice el testimonio prestado por el coronel asturiano, niega que se hayan agotado los medios de investigación e insiste en la conexión con el caso de mobbing del coronel Armero. Expone las implicaciones y relaciones de todos los citados en la denuncia. Considera de vital importancia el cambio de actitud registrado por el general director del alojamiento logístico, ya que Millán Martínez inicialmente se mostró favorable a la prolongación de su estancia en la Escuela de Guerra, hasta que pudiera acceder a su vivienda. ¿Por qué cambio de idea de manera repentina? ¿Por qué pudo descubrir o recordar justo entonces quién era? El escrito del letrado explica que el coronel asturiano intentó que se regularizase en las base militar ADAMS las anotaciones existentes sobre ese antiguo caso de mobbing, ya que no se ajustaban a todo lo sucedido y había errores importantes. Todo coincidió en el tiempo.

Tags
Comentarios

Un coronel asturiano recurre el archivo de una denuncia por acoso sufrido en una residencia militar de Madrid