Génova vuelve al «dedazo» para la dirección del PP de Asturias

ASTURIAS

El presidente del PP, Pablo Casado (c), acompañado de la candidata del partido a la presidencia del Principado, Teresa Mallada (d), participa en un acto de campaña para las elecciones europeas, autonómicas y municipales del 26 de mayo, esta tarde en Quintueles (Asturias)
El presidente del PP, Pablo Casado (c), acompañado de la candidata del partido a la presidencia del Principado, Teresa Mallada (d), participa en un acto de campaña para las elecciones europeas, autonómicas y municipales del 26 de mayo, esta tarde en Quintueles (Asturias) JL Cereijido

La cúpula del partido a nivel nacional desiste de convocar un congreso extraordinario la elección del presidente regional tras la renuncia de Cherines

11 feb 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

No habrá congreso extraordinario para la elección de un nuevo presidente, o presidenta, en el PP asturiano después de la renuncia, ya el pasado mes de septiembre, de Mercedes Fernández que dejó el cargo orgánico para encabezar la candidatura del partido al Senado en Asturias. La apuesta de Génova es la de designar directamente a una persona, aunque no se han aclarado los candidatos con más posibilidades, para dirigir la formación en Asturias sin pasar por un cónclave que, en todo caso, debería celebrarse de forma ordinaria en un plazo de dos años.

Cherines dimitió del cargo tras largos meses de tensión interna después de que la nueva dirección de Pablo Casado al frente del partido optara por Teresa Mallada para ser la candidata en las elecciones autonómicas. Esta bicefalia no funcionó bien y los enfrentamientos entre ambas llegaron a tener un carácter público, con duros reproches en actos del partido y una formación que afrontó dividada los comicios locales y regionales. En esa duar y soterrada batalla cayó también el secretario general del partido, Luis Venta, mano derecha de Mercedes Fernández, que fue suspendido tras ser acusado por el entonces edil en Gijón (y hoy diputado con Mallada), Pablo González, de haberle remitido una carta con amenazas y filtrarse a los medios la imagen de una cámara de seguridad de la oficina de Correos, con Venta enviando la misiva, Llegados a los tribunales, el excretario general resultó absuelto por falta de pruebas, En todo momento, Venta defendió su inocencia argumentando que se había limitado a reenviar al interesado una carta que él le había llegado promoviendo sospechas.

En todo este tiempo, desde el pasado mes de septiembre, el PP de Asturias ha estado sin presidente ni tampoco secretario general, una situación anómala incluso para los casos similares de renuncias producidas en otros territorios dentro del mismo partido, ya que suele ser el secretairo general quien se hace cargo de la agrupación si dimite el presidente hasta la celebración de un congreso. Sin embargo, primero con el argumento de esperar al resultado de las elecciones generales repetidas en noviembre, y después en un largo periodo de desidia, el partido en Asturias ha prolongado su vacío de poder durante casi todo el invierno.